Peugeot 308 SW 2.0 BlueHDi 150 CV

Prueba: Peugeot 308 SW 2014

  • Prueba 2.0 BlueHDi 150 CV
  • Prueba 1.2 PureTech 130 CV
  • Prueba de contacto

 

Hace un año nos poníamos al volante de la versión familiar del 308 con el motor de gasolina 1.2 PureTech con 130 CV. Como puedes leer en la prueba (en la pestaña derecha situada justo sobre estas líneas), esta versión nos dejó muy buen sabor de boca por su comportamiento y bajo consumo. En esta ocasión hemos decidido conducir la versión diésel con 150 CV: el Peugeot 308 SW 2.0 BlueHDi 150 CV GT Line con cambio manual de seis velocidades. ¿Nos gustará más o menos?

Un compacto familiar con motor diésel de 150 CV
Un compacto familiar con motor diésel de 150 CV

Para leer la prueba a fondo del Peugeot 308 SW 1.2 PureTech 130 CV pincha en la pestaña de arriba.

Estéticamente el acabado GT Line marca algunas diferencias con respecto al resto de la gama con detalles como el logo del león en relieve mediante tres garras horizontales, tecnología LED con faros de gama alta Full LED, intermitentes de iluminación secuencial, faros antiniebla, llantas de aleación diamantadas de 17 pulgadas, embellecedores de los bajos de caja, difusor negro lacado, doble cánula de salida de escape y el logotipo GT Line en la parrilla, en las aletas delanteras y en el portón trasero.

Interior y equipamiento

Para conocer nuestra valoración sobre el habitáculo y capacidad de carga del Peugeot 308 SW (Station Wagon o familiar) te remito a la prueba a fondo del 1.2 PureTech 130 CV. Pero antes te comento algunos detalles del acabado GT Line, que es el más deportivo de la gama. Destacan el volante de cuero perforado, pedales en aluminio y los detalles en rojo en las costuras del salpicadero, en las puertas o en el cambio manual. Los asientos van tapizados con piel alcántara en negro, para mi gusto un material un poco sucio ya que se queda el polvo pegado y las manchas no se quitan bien. Quitando este detalle, este acabado ofrece muy buena calidad percibida, además añade asientos delanteros Sport GT con mejor sujeción lateral.

A tener en cuenta que este 308 SW va equipado de serie con la ayuda de arranque en pendiente, faros antiniebla LED, faros Full LED Technology, indicador de baja presión en las ruedas, indicador de cambio de marcha óptimo (GSI), ordenador de viaje con dos trayectos, regulador y limitador de velocidad, climatizador bizona, encendido automático de luces, limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia, retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, navegador etc.

Peugeot 308 SW 2.0 BlueHDi 150 CV
Habitáculo espacio y con buena percepción de calidad

Y de forma opcional con sistema de arranque sin llave, alerta de colisión con frenada de emergencia, aparcamiento asistido, cámara de visión trasera, sistema de llamada automática de emergencia e-call (Peugeot Connect), asientos delanteros con calefacción y con masaje, techo panorámico o red de separación de carga para el maletero, entre otros.

El precio de tarifa del Peugeot 308 SW BlueHDi 150 CV manual GT Line es de 28.900 euros frente a los 25.850 euros que cuesta el 308 SW PureTech 130 CV manual con el mismo acabado.

Motor, prestaciones y consumo

El encargado de mover los 1.390 kilos de peso (125 kg más que la versión GT Line de gasolina con 130 CV) es un motor diésel BlueHDi de 1.997 cm3 con 150 CV que entrega a 3.750 rpm y un par máximo de 370 Nm a 2.000 rpm. Con este propulsor, el 308 SW alcanza una velocidad punta de 215 km/h y desde parado se pone a 100 km/h en 8,9 segundos. Añadir que equipa el sistema de parada y arranque automático Stop/Start para ayudar a reducir consumos y neumáticos 225/45 R17.

Este motor está disponible con cambio manual de seis velocidades o automático también de seis. Optamos por la transmisión manual, un cambio que nos ha gustado por los cortos recorridos de la palanca y su precisión, características que le dan un toque deportivo a este familiar.

Peugeot 308 SW 2.0 BlueHDi 150 CV
El acabado GT Line le da un aspecto más deportivo

En cuanto al gasto de combustible, homologa un consumo urbano de 4,3 l/100 km, extraurbano de 3,4 l/100 km y un consumo medio de 3,7 l/100 km. Y es en este apartado donde más me ha decepcionado este 308 familiar. Hay que partir de la base que son 150 CV (20 CV más que el gasolina que conduje el año pasado) pero en nuestra prueba de consumo real las cifras no acompañan a este motor diésel. En un viaje de 468 km a ritmo legal pero sin buscar consumos conseguimos 6,8 l/100 km, bastante por encima de los 3,4 litros que homologa y 1,1 litros más que el PureTech en un viaje similar. En un recorrido únicamente urbano el consumo rondaba los 7,1 l/100 km y tras una semana de prueba y cerca de 1.200 km recorridos el consumo medio fue de 7,5 l/100 km (6,7 l/100 km en el PureTech 130 CV).

Prueba dinámica del Peugeot 308 SW BlueHDi 150 CV

El comportamiento en carretera es similar al que consigue el Peugeot 308 SW con el motor 1.2 PureTech 130 CV pero con la ventaja de que el diésel con 150 CV ofrece más par (370 Nm frente a 230 Nm). Esto se traduce en que es más enérgico desde bajas vueltas respondiendo con mayor rapidez en cuanto pisas el acelerador. Se notan sus 150 CV de potencia, pero tiene en su contra un aumento del consumo cuando le pedimos el 100%.

Cosas buenas de este motor: es suave, sin apenas vibraciones, no es especialmente ruidoso (si se filtran ruidos son más aerodinámicos que del motor), es potente y además muy flexible, es decir, responde bien en un amplio margen de revoluciones.

Es una buena alternativa para realizar viajes en familia sin problemas de peso, ya que sus 150 CV pueden con todo. Mucho tiene que ver en la comodidad del viaje el buen hacer de sus suspensiones, muy equilibradas, sin balanceos y capaces de absorber baches e irregularidades del asfalto sin que los ocupantes boten en el asiento. También son responsables de que este 308 SW transmita seguridad en todo momento incluso circulando a buen ritmo.

Peugeot 308 SW 2.0 BlueHDi 150 CV
Un buen coche rutero para disfrutar en familia

En su modo normal el trabajo del conjunto suspensión-amortiguador aprueba con nota pero si aún buscamos una mayor deportividad podemos pulsar el botón del modo Sport (Driver Sport Pack). Con este modo las suspensiones se endurecen, el tacto del pedal del acelerador se vuelve más sensible y la dirección se vuelve más precisa. Comentar que la dirección en modo normal me ha gustado por su precisión, es bastante directa y transmite bien lo que pasa bajo las ruedas.

También con el modo Sport cambia la pantalla del cuadro de instrumentos, los relojes aparecen en tono rojo, la pantalla LCD indica datos de par, potencia y de presión del turbo y escuchamos un sonido más deportivo procedente del escape.

El volante de tamaño pequeño aporta deportividad a la conducción al igual que su cambio manual de seis velocidades con sus recorridos cortos y un tacto preciso. La potencia y flexibilidad del motor 2.0 con 150 CV no hacen trabajar mucho a la transmisión que es capaz de mantener el ritmo ágil sin necesidad de reducir marchas con frecuencia.

Con estas prestaciones y comportamiento a este 308 familiar no le da ningún miedo enlazar curvas, es más, te podrá hacer pasar un rato divertido conduciendo con seguridad gracias a su buena estabilidad.

Peugeot 308 SW 2.0 BlueHDi 150 CV
El consumo de este compacto familiar diésel es mejorable

En ciudad se mueve con soltura. Su alto par desde bajas vueltas te permiten callejear y cruzar rotondas sin tener que hacer uso del cambio. No es el coche ideal para circular por vías urbanas de forma frecuente por su longitud (4.585 mm) o a la hora de buscar aparcamiento, aunque llegado el momento de aparcar la cámara de visión trasera (160 euros) y los detectores de obstáculos delantero y trasero (ambos de serie) te lo pondrán muy fácil.

La opinión del probador

Conduciendo la versión familiar del 308
Conduciendo la versión familiar del 308
El Peugeot 308 SW me parece una buena alternativa para quienes busquen un coche familiar de tamaño compacto pero con una gran habitabilidad interior y espacio de carga. Con este motor diésel BlueHDi de 150 CV tienes las prestaciones aseguradas en cualquier circunstancia, especialmente si circulas por pendientes y con el coche cargado.

A pesar de ser diésel su comportamiento es más deportivo que el gasolina PureTech de 130 CV, algo a tener en cuenta para los más exigentes. Pero si no estás en este grupo te recomiendo más el gasolina: se comporta muy bien, consume menos y también es más barato.

Al comparar con las valoraciones de la prueba del Peugeot 308 SW 1.2 PureTech 130 CV, las diferencias las encontramos en los apartados de comportamiento y consumo. En el caso del diésel BlueHDi 150 CV al consumo le doy una puntuación de 7 y al de comportamiento de 8,5 puntos, por lo que la valoración final se queda en 7,7 puntos sobre 10.

Fotos del Peugeot 308 SW

Ir a la galería completa (58 fotos)

Competidores del Peugeot 308 SW

Publicado el 5 de Septiembre de 2014 por Mascoche.net

Probamos el Peugeot 308 familiar con el nuevo motor de gasolina de sólo tres cilindros y 130 CV. Presume de un consumo homologado de 4,9 l/100 km. ¿Una alternativa a los motores diésel? Vamos a comprobarlo.

Desde el mes de julio el compacto familiar se suma a la moda del ‘downsizing’ –motores de baja cilindrada y alta potencia- con el nuevo motor de gasolina turboalimentado de sólo tres cilindros y 1.2 cc. Este motor pertenece a la nueva familia PureTech, compuesta por pequeños motores de gasolina tricilíndricos del Grupo PSA (Peugeot y Citroën), y se ofrece con 110 CV y 130 CV. En esta ocasión nos hemos puesto al volante de la versión más potente. ¿Será capaz este motor de mover los 1.190 kg de peso de este 308 SW?

Peugeot 308 SW
Peugeot 308 SW, con un motor muy elástico

La carrocería familiar nunca ha gozado de gran popularidad en España. Los fabricantes no ponían demasiado empeño en dar a estas versiones una personalidad propia, limitándose a alargar la berlina en la que se basaban, y no encajaban demasiado con nuestros gustos y necesidades. Pero algo está cambiando y empezamos a encontrar modelos wagon realmente bonitos con la ventaja de contar con grandes maleteros para viajar con la familia y ‘media casa’ a cuestas. En el caso del 308 SW, líder en el segmento break en 2013, Peugeot tiene puestas fuertes esperanzas y espera que represente el 25% de las ventas del total de la gama 308, un compacto que ha sido elegido ‘Coche del Año en Europa 2014’.

Interior y equipamiento

A pesar de pertenecer al segmento de los compactos, el Peugeot 308 familiar es bastante largo, 33 cm más que el 308 berlina y con una distancia entre ejes 110 mm mayor (2.730 mm). Tiene una longitud de 4.585 mm, 2.045 mm de ancho (con retrovisores) y 1.471 mm de alto. Con estas medidas no es de extrañar que su habitáculo ofrezca una gran amplitud y un estupendo maletero de 610 litros (según medición VDA) ampliables a 1.660 litros si plegamos los respaldos de los asientos traseros (1/3 o 2/3). El Ford Focus Sportbreak tiene 576 litros y el Volkswagen Golf Variant 605 litros.

A su favor cuenta con un umbral de carga bajo, que facilita el acceso al interior del maletero, una amplia superficie de carga y unas formas bastante rectas, algo a tener presente a la hora de distribuir el equipaje. También dispone de ganchos para sujetar bolsas o redes, y dos pequeños huecos en los laterales para guardar cosas pequeñas. Y si necesitas más espacio ‘voilá!’, accionas los dos mandos que están en los respaldos laterales traseros o los que están dentro del maletero –lo que Peugeot llama sistema ‘Magic Flat’- y en unos segundos tienes un suelo totalmente plano de 174 cm de largo que, en un momento dado, te valdría hasta para echar un sueñecito. Debajo del suelo encontramos una rueda de repuesto tipo galleta. ¿Y qué hacemos con la cortinilla que esconde lo que llevamos en el maletero cuando no la necesitamos? Se enrolla y la barra que la sujeta se desmonta fácilmente, además, debajo del piso del maletero tenemos un espacio reservado para guardarla.

Hasta 1.660 litros de maletero para el Peugeot 308 SW
Hasta 1.660 litros de maletero para el Peugeot 308 SW

Entramos en el habitáculo. Llama la atención la simplicidad del diseño y al mismo tiempo su elegancia. Apenas hay botones y la mayoría de las funciones están integradas en la pantalla táctil de 9,7” de un uso bastante intuitivo. Sólo hay mandos para activar el cierre de puertas, la luneta térmica trasera, el desempeñado rápido de la luneta delantera, las luces de emergencia y la recirculación interior del aire, a lo que se añade el reproductor de CD y el volumen. El resto de funciones hay que gestionarlas desde la pantalla: climatizador, ordenador de a bordo, música, navegador (en el acabado Active es opcional), ajustes del coche, ayudas a la conducción, aplicaciones Peugeot Connect Apps y telefonía. El cuadro de instrumentos también peca de ser bastante simple y, aunque la pantalla central tiene espacio para mostrar alguna que otra información más, sólo te informa de la velocidad a la que circulas, los kilómetros totales y parciales del Trayecto 1 (tiene dos Trayectos) y el control de crucero cuando lo activas. A los lados de esta pantalla tienes el reloj del velocímetro y el cuentarrevoluciones, que como particularidad, ofrece la información en sentido contrario a las agujas del reloj –no entendemos el porqué-, y la información del nivel del depósito de gasolina y de la temperatura del aceite.

Interior Peugeot 308 SW
Interior Peugeot 308 SW

Pero seguro que lo que más te choca cuando te subas al coche es su puesto de conducción ‘iCockpit’ que consiste en un volante pequeño que se sitúa por debajo del cuadro de instrumentos. Al principio te puede resultar raro pero yo acabé acostumbrándome. Los asientos cuentan con un respaldo que cubre bastante bien toda la espalda y son cómodos, aunque un pelín blandos –se puede acusar en largos viajes-, y no cuentan con buena sujeción lateral. El volante es multifunción –se controla el volumen del equipo de sonido y la pantalla táctil- y se puede regular en altura y profundidad. El conductor puede echar en falta algo de visibilidad por la luneta trasera, ya que es algo pequeña.

En la parte trasera pueden viajar hasta tres personas, el del medio siempre algo más apretado, pero todos tendrán un amplio espacio para las piernas (3 cm más que en la berlina) y para la cabeza, incluso midiendo más de 1,94 metros (con esta altura todavía hay espacio libre al techo). En cuanto a los materiales y ajustes de los mandos, se percibe una buena calidad, desde luego un gran salto respecto a la generación anterior de este compacto familiar. Y si estás pensando dónde guardar guías de viaje, juguetes o diversos objetos pequeños, cuentas con huecos en las puertas delanteras y traseras, con una guantera bajo el salpicadero y con un hueco amplio en el apoyabrazos delantero.

Peugeot 308 SW, un elegante familiar
Peugeot 308 SW, un elegante familiar

La unidad de nuestra prueba lleva acabado Active, no es el más lujoso pero viene bastante equipado. De serie incluye climatizador automático bizona, sensores de aparcamiento traseros, parabrisas acústico, limpiaparabrisas automático, encendido de luces automático, luces ‘Follow me home’ (se quedan encendidas uno segundos después de cerrar el coche), retrovisor interior fotosensible, volante de cuero multifunción, elevalunas traseros eléctricos, ayuda al arranque en pendiente (Hill Assist), regulador/limitador de velocidad, reposabrazos central delantero con espacio portaobjetos, regulación lumbar del conductor, kit manos libres con Bluetooth, USB y toma AUX, ordenador de viaje, guantera refrigerada y con luz, indicador del cambio de marcha óptimo, control de estabilidad, detección de subinflado de neumáticos, airbags frontales, laterales delanteros y de cortina, dos fijaciones Isofix para sillas infantiles, faros diurnos LED y el sistema Magic Flat para abatir los asientos traseros desde el maletero . Esta unidad calza neumáticos Michelin 205/55 con llantas de aleación Quartz de 16” y como equipamiento opcional, la pintura metalizada (470 €), el navegador (640 €) y los faros antiniebla (160 €).

El precio de un 308 SW 1.2 PureTech 130 CV con el acabado Active es de 21.900 euros (precio tarifa), frente a los 23.500 euros del 308 SW de su equivalente en diésel, el 2.0 BlueHDi 120 CV Active. Concretamente la unidad que hemos probado, con los opcionales que lleva, eleva su precio a 23.170 euros.

Motor, prestaciones y consumo

La gama de gasolina PureTech se estrenó hace dos años con los motores atmosféricos 1.0 de 68 CV y 1.2 de 82 CV (en el Peugeot 208 y Citroën C3). Ahora esta familia se completa con dos versiones turboalimentadas de inyección directa y Stop&Start: la 1.200 cc con 110 CV y 130 CV. Gracias al turbo, estos motores se han podido incorporar en la gama del 308, convirtiéndose en una alternativa a los motores diésel: más baratos, bajo consumo, suavidad de marcha, reducido nivel sonoro…

Peugeot 308 SW, el familiar compacto de la marca
Peugeot 308 SW, el familiar compacto de la marca

Es un motor pequeño, sí, sólo 1.200 centímetros cúbicos, pero con una potencia de 130 CV a 5.500 rpm. Sorprende también su buena cifra de par máximo, 230 Nm que lo ofrece a 1.750 rpm, incluso desde 1.500 rpm es capaz de aumentar su velocidad sin tener que cambiar de marcha. ¡Un gasolina que se comporta como un diésel! Este motor se puede elegir con cambio manual o automático, en ambos casos con seis velocidades. Nuestro 308 SW equipa el manual. Sus cifras de prestaciones son buenas: 205 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 en 10 segundos.

Peugeot 308 SW
Conseguimos un consumo medio de 4 l/100 km en carretera

El consumo merece una mención aparte. La cifra de consumo medio homologado que da Peugeot es de solo 4,9 litros cada 100 kilómetros, un dato que se eleva a 6,1 litros en ciudad y se reduce a 4,2 litros fuera de zonas urbanas. Nosotros hemos conseguido incluso 4 litros en carretera a una velocidad media de 108 km/h, subiendo un puerto pero con la pendiente principalmente a favor. Con esto queremos decir que si buscas bajos consumos con este compacto familiar de gasolina puedes conseguirlos. En nuestra prueba de consumo real gastó casi dos litros por encima de la cifra homologada (6,7 l/100 km) pero aún así, un muy buen dato para ser un gasolina de un tamaño considerable y con 130 CV de potencia. Para que te hagas una idea del consumo que es capaz de hacer este compacto familiar, en una conducción real por carretera cumpliendo los límites de velocidad pero sin ir pensando en consumos, conseguimos una media de 5,7 l/100 km. Otro dato significante es que en un mismo recorrido por autovía y un coche detrás de otro, el 308 SW consumió sólo 0,5 l/100 km más que un Ford C-Max 2.0 TDCI de 136 CV.

Prueba dinámica

Ha llegado el momento de comprobar si este motor de gasolina 1.2 PureTech de 130 CV es realmente una alternativa a un diésel. Con este 308 familiar hemos recorrido cerca de 2.000 kilómetros. Con él hemos ido a la playa, a la montaña y también hemos circulado por Madrid. Realmente nos ha sorprendido y para bien. A pesar de ser un tricilíndrico apenas se percibe su sonido característico ni vibraciones en el habitáculo. Es más silencioso que un diésel y por tanto más agradable para los ocupantes, pero lo que más me ha gustado es cómo responde desde bajas vueltas, con un empuje similar a la de un coche de gasoil. Aunque su par máximo de 230 Nm lo da a 1.750 rpm ya desde 1.200 rpm puede remontar velocidad sin traqueteos, eso sí, con paciencia pero sale, y desde 1.400 rpm recupera sin mucho esfuerzo (el 95% del par está disponible entre 1.500 y 3.500 rpm).

Estos datos se traducen en una conducción realmente ágil en ciudad, donde apenas hay que recurrir al cambio. El volante de pequeño diámetro también ayuda a una buena maniobrabilidad, por ejemplo para aparcar, aunque sus 4.585 mm de largo no son los más aconsejados para buscar una plaza de aparcamiento en zonas concurridas.

Peugeot 308 SW
Motor silencioso, suave y con un estupendo comportamiento en la zona baja y media del cuentavueltas

Este motor tan elástico, con tan buen comportamiento en un amplio rango del cuentarrevoluciones, también permite un gran dinamismo cuando salimos a la carretera. Aunque tiene 70 Nm menos de par que su homólogo en diésel, el 1.6 BlueHDi 120 CV, el menor peso del gasolina juega a su favor, concretamente 110 kilos menos (1.190 kg el 1.2 PureTech 130 y 1.300 kg el diésel 1.6 BlueHDI 120 CV). Por autopista se viaja de lujo en este 308 SW: es silencioso, suave, cómodo, consume poco… Pero vamos a desviarnos por carreteras de montaña para comprobar si realmente tiene las virtudes de las que presume su fabricante. En lo primero que nos fijamos es en su dirección. Es eléctrica y no especialmente rápida pero el pequeño diámetro del volante nos engaña y hasta le da un toque de deportividad porque pasa de un lado a otro con rapidez. El tacto no es malo del todo pero cuando la utilizas por primera vez te da cierta inseguridad, aunque a medida que realizábamos kilómetros esto se fue diluyendo.

El 308 SW está pensando para viajar en familia, de forma cómoda, y no especialmente para ser un coche divertido, pero, y si un día nos vamos de curvas… ¿cómo se comportará? La suspensión es muy equilibrada. La buena puesta a punto del conjunto suspensión-amortiguación suele ser un aspecto cuidado en los modelos Peugeot y en este familiar no iba a ser menos. Filtra muy bien los baches pero al mismo tiempo no balancea en exceso en las curvas. Curiosamente, en los apoyos fuertes el SW se hunde algo más de la parte trasera que de la delantera, lo que en determinadas curvas produce que se cierre un poco la trazada. No es el coche ideal para hacer una conducción deportiva pero su buen comportamiento en la zona baja y media del cuentavueltas te permite circular a buen ritmo sin tener que trabajar mucho el cambio y también iniciar un adelantamiento con la seguridad de que no te dejará ‘colgado’ por el camino. Eso sí, los asientos carecen de una buena sujeción lateral, y eso no te pasará desapercibido.

Peugeot 308 SW, un buen compañero de viaje
Peugeot 308 SW, un buen compañero de viaje

El motor sube de vueltas con alegría pero le falta estirada en la zona alta del cuentarrevoluciones. La patada del turbo no es tan notable como en algunos motores diésel, pero verás que el 308 SW saca algo más de carácter cuando se lo pides. Además le acompaña un inesperado sonido deportivo de escape que te hará disfrutar cada vez que decidas acercarte a la zona roja del cuentarrevoluciones -con el consiguiente aumento del consumo, claro está-. En cuanto a los frenos, el tacto de la frenada es un poco brusco en el primer recorrido del pedal, pero te llegas a acostumbrar.

A destacar el cambio manual como un elemento a mejorar. La palanca presenta algo de holgura que le resta calidad y precisión, además de un pequeño ruido -procedente del anillo que desbloquea la marcha atrás- cada vez que se acciona. Esto último podría ser un posible defecto de esta unidad porque en la toma de contacto que hicimos durante la presentación no lo notamos. Las seis velocidades con las que cuentan entran bien, pero los recorridos son largos y las marchas también son largas en pro del consumo, especialmente la sexta, que utilizaremos sobre todo para viajar por autopistas o autovías. El 308 familiar viene de serie con el indicador de cambio de marcha óptimo (GSI), pero solo indica para aumentar de marcha, no para bajar, y para mi gusto sus indicaciones se ciñen a unas revoluciones excesivamente bajas, en definitiva, para circular de forma relajada.

La opinión del probador

Mascoche.net con el Peugeot 308 SW
Mascoche.net con el Peugeot 308 SW
¿Una alternativa a motores diésel? Pues sí puedo afirmarlo con rotundidad. A las ventajas de la suavidad y bajo nivel sonoro de un gasolina se le une un estupendo comportamiento en la zona baja y media del cuentavueltas y un consumo bastante reducido. Pero además cuesta 1.600 euros menos que el 2.0 BlueHDi de 120 CV.

Me parece un coche ideal para quien le gusten los familiares. El motor me ha parecido una maravilla: es silencioso, suave, responde en cuanto aceleras y consume muy poco.

Aparte del motor, en el Peugeot 308 SW encontrarás un coche ‘majo’, con buenos materiales, amplio y a la altura de otros familiares compactos. Ya es cuestión de que te guste estéticamente y se ajuste a tu presupuesto.

  Hace un año nos poníamos al volante de la versión familiar del 308 con el motor de gasolina 1.2 PureTech con 130 CV. Como puedes leer en la prueba (en la pestaña derecha situada justo sobre estas…

Review Overview

Habitabilidad
Comodidad
Comportamiento
Consumo
Calidad/precio

7.9 SOBRE 10

User Rating: Be the first one !

FOTOS: Peugeot 308 SW 2014

Ir a la galería completa (58 fotos)

 

Competidores del Peugeot 308 SW

Publicado el 28 de Mayo de 2014 por Mascoche.net

(Málaga, España). Peugeot completa su oferta en el segmento compacto con la versión familiar del 308. Nos ponemos a los mandos del Peugeot 308 SW para realizar una toma de contacto por carreteras andaluzas.

La marca del León se ha marcado un ambicioso objetivo de ventas para el que ha sido elegido ‘Coche del Año en Europa 2014‘. Quieren terminar 2014 con 16.000 unidades del 308, el doble que el año anterior con su antecesor. Y en esta cifra tiene que contribuir el 308 SW en un 25% (4.000 unidades).

El Peugeot 308 SW ya está a la venta
El Peugeot 308 SW ya está a la venta

Atributos no le faltan al que fue líder en el segmento compacto break en 2013. Comparte con la berlina motores eficientes, un amplio equipamiento tecnológico y el novedoso puesto de conducción denominado i-Cockpit. A esto añade una carrocería 33 cm más larga que la berlina (8 cm más que el anterior Station Wagon), 6 cm más baja y un maletero completamente plano de 660 litros ampliables a 1.160 l.

Maletero grande y ‘mágico’

El nuevo Peugeot 308 SW tiene una longitud total de 4,58 metros, una cifra que le aporta 3 cm más de espacio en las plazas traseras y un maletero más grande (660-1.160 l). El espacio para el equipaje es uno de sus puntos fuentes, en parte gracias al sistema Magic Flat: con sólo dos pulsadores se abaten los asientos traseros completamente dejando un suelo plano. A esto hay que añadir un espacio bajo el suelo del maletero para guardar la bandeja, varios ganchos, dos raíles con varias argollas para sujetar el equipaje y un umbral de carga bajo -a ras del suelo del maletero- que facilita la carga y descarga de los bultos.

Gran maletero de 660 litros ampliables para el Peugeot 308 SW
Gran maletero de 660 litros ampliables

De su interior te llamará la atención su puesto de conducción, ya utilizado en el 208, 2008 y 308 berlina. Volante pequeño, instrumentación elevada por encima del volante para no desviar la vista de la carretera, cuentarrevoluciones invertido (la aguja gira de derecha a izquierda), una pantalla táctil de 9,7″ al alcance de la mano y una palanca de cambios ligeramente elevada. Al sentarte la primera vez te puede parecer rara la posición del volante, pero pronto te acostumbras y valoras su ventaja. El volante pequeño es muy cómodo y manejable, además da la sensación de estar conduciendo un coche más deportivo.

Los asientos son cómodos, con un respaldo alto que recoge bien la espalda. Cuenta con buena altura libre al techo tanto en las plazas delanteras como traseras. Y los altos tampoco tendrán problemas de espacio si les toca ir atrás. Eso sí, dos mejor que tres. A nivel de acabados aprueba con nota. Se perciben mejores materiales.

Peugeot 308 SW con cuadro de instrumentos por encima de un volante pequeño
Cuadro de instrumentos por encima de un volante pequeño

Motores de bajo consumo para el 308 SW

Peugeot se apunta a la moda de la eficiencia. Lo exige la normativa de la Unión Europea para 2015 (Euro 6) pero muchas marcas se están anticipando. En el caso de Peugeot lo hace con los nuevos motores de gasolina PureTech de tres cilindros con turbo: el 1.2 e-THP 130 CV que se acaba de estrenar en la gama 308 y el 1.2 e-THP con 110 CV que se unirá a la gama entre julio y septiembre. En el 208 llegará en 2015. Son motores con buenas prestaciones (el 95% de par lo ofrecen entre 1.500 y 3.500 rpm) y bajo consumo. El 1.2 de 130 CV homologa 4,9 l/100 km.

En el apartado diésel la novedad la encontramos en los nuevo motores BlueHDi: 1.6 120 CV y 2.0 150 CV, éste último disponible con cambio automático de seis velocidades. Estos dos motores convivirán con los motores 1.6 HDi 92 CV y 1.6 e-HDi 115 CV, ya disponibles en la generación anterior. A destacar los 3,2 l/100 km del 1.6 BlueHDi 120 CV. Con el nuevo 308 SW ya no se vende la caja manual pilotada. Toda la gama está exenta del impuesto de matriculación.

El Peugeot 308 SW mide 4,58 m de largo
El Peugeot 308 SW mide 4,58 m de largo

Los nuevos motores BlueHDi incorporan la tecnología SCR+FAP, es decir, un catalizador de reducción selectiva. Se trata de un módulo aditivo situado antes del filtro de partículas FAP que trata los gases de escape más rápido que los sistemas tradicionales. Para que funcione correctamente hay que añadir un aditivo a base de urea en un depósito complementario de 17 litros situado en la parte de atrás del maletero. Por cada litro de urea (1,30 euros/l) se recorren 1.000 kilómetros. ¿Esto qué implica para el usuario? Prácticamente nada porque el repostaje de urea coincidirá con las revisiones y lo harán en el servicio técnico. En el caso de que el sistema se quedara sin urea avisa al conductor hasta en cinco ocasiones. La urea se compra en botellas en la gasolinera. Peugeot estima que con un depósito de urea se puede recorrer unos 17.000 km.

La nueva plataforma EMP2 del Grupo PSA con la que se ha desarrollado el 308 SW también ayuda a conseguir un coche familiar más eficiente. Ha permitido reducir 70 kilos en materiales consiguiendo hasta 140 kilos menos de peso que la generación anterior -según versiones-. La menor altura también permite reducir el Cx a 0,28 y por tanto el consumo.

Peugeot 308 SW, un compacto familiar
Peugeot 308 SW, un compacto familiar

Un familiar muy equipado

En cuanto a diseño destacar el sistema Full Led de serie (en el acabado Allure) en exclusiva en el segmento. Consiste en 62 diodos de Led en la parte delantera con un 50% de ahorro de energía, iluminación instantánea y mayor iluminación.

Tampoco le faltan avanzados sistemas de ayuda a la conducción que ya vimos en el 308 presentado en octubre. Freno de estacionamiento eléctrico, apertura y arranque manos libres, cámara de visión trasera, control de ángulo muerto, Park Assist en línea y batería , Peugeot Connect Apps, o los paquetes Driver Asistance Pack (control de crucero , frenada automática de emergencia que no llega a frenar del todo y control de ángulo muerto ) y el Driver Sport Pack. Con éste último y con sólo presionar un botón el conductor consigue un endurecimiento de la dirección, mejor respuesta del acelerador, transmisiones más cortas, sonido del motor amplificado y un cambio de color a rojo del cuadro de instrumentos.

Precios Peugeot 308 SW

Ya se están entregando las primeras unidades del Peugeot 308 SW. Puedes conseguir uno desde 15.900 euros con la promoción estándar (2.200 €), el Plan PIVE (1.000 €) y financiación con la marca (1.200 € de descuento adicional) incluidos. La siguiente lista de precios incluye los 2.200 euros de la promoción estándar:

  • Peugeot 308 SW Acces 1.6 HDi 92: 17.850 €
  • Peugeot 308 SW Acces 1.2 e-THP 130 PureTech: 18.050 €
  • Peugeot 308 SW Acces 1.6 e-HDi 115: 19.250 €
  • Peugeot 308 SW Active 1.6 HDi 92: 19.500 €
  • Peugeot 308 SW Active 1.2 e-THP 130 PureTech: 19 700 €
  • Peugeot 308 SW Active 1.6 e-HDi 115: 20.900 €
  • Peugeot 308 SW Active 2.0 BlueHDi 120: 21.300 €
  • Peugeot 308 SW Allure 1.2 e-THP 130 PureTech: 21.750 €
  • Peugeot 308 SW Active 2.0 BlueHDi 150: 22.750 €
  • Peugeot 308 SW Allure 1.6 e-HDi 115: 22.950 €
  • Peugeot 308 SW Allure 2.0 BlueHDi 150: 24.800 €
  • Peugeot 308 SW Allure 2.0 BlueHDi 150 Aut.: 26 000 €

Prueba dinámica Peugeot 308 SW

Mascoche.net con el Peugeot 308 SW
Mascoche.net con el Peugeot 308 SW

Hasta Málaga nos ha llevado Peugeot para ponernos al volante de su nuevo familiar compacto. Concretamente he conducido una unidad equipada con el motor 1.6 e-HDi de 115 CV con el acabado Allure, el más alto de gama. Este motor con neumáticos de 17″ ofrece un consumo homologado de 3,8 l/100 km, una cifra que en nuestra prueba combinada por ciudad y carretera ha subido hasta los 5,9 l/100 km.

No es muy ruidoso, las suspensiones son cómodas y no excesivamente blandas, lo que le da un punto de deportividad y ayuda a una mayor estabilidad y precisión en su paso por curva. La caja de cambios también acompaña con unos desarrollos bien escalonados y un manejo preciso.

En carretera coge ritmo rápido. Su motor 1.6 con 115 CV permite una conducción ágil y dinámica pero si no le exiges mucho o el coche no va excesivamente cargado. De lo contrario echarás en falta más potencia. Por otro lado ofrece un buen par de 270 Nm a 1.750 Nm, pero en subidas se queda corto y te obliga a echar mano del cambio. Si eres exigente al volante y te gusta una conducción ágil en cualquier situación sería más recomendable optar por el motor BlueHDi de 150 CV.

En ciudad este familiar cumple sin más problemas que el que puedes encontrar a la hora de aparcar un coche de 4,58 m. Se comporta bien a bajas vueltas cuando se circula en marchas cortas, ya que apenas hay que recurrir al cambio cuando nos acercamos a una rotonda o ceda el paso.

También puedes ver:

Fotos: Peugeot 308 SW 2014

Ir a la galería completa (21 fotos)

Sobre Sara Soria

Informadora por instinto, reina de la escritura, perfeccionista y gran profesional del periodismo del motor que sorprende por su valentía a pesar de su aspecto de niña buena. Pone un toque femenino en la web, orden en la redacción y una visión más racional del mundo del automóvil. Jurado del Women's World Car Of The Year.

Mira también...

Goodyear Vector 4Seasons

Probamos los Goodyear Vector 4Seasons en todas las estaciones y condiciones

Probamos los neumáticos Goodyear 4Seasons, unos neumáticos cuatro estaciones que demuestran que ya es posible ir seguro durante todo el año sin necesidad de tener varios juegos de ruedas.

3 comentarios

  1. El coche me gusta mucho, y el motor parece muy interesante pero…

    – ¿Estamos renunciando a fiabilidad por prestaciones? Después de una muy mala experiencia con un DCI, la verdad es que reniego de Turbos, Caudalímetros, EGRs, y hasta de las centralitas; por lo que temo que este motor deje de ser tan fiable como uno “normal”, e, incluso, como los Puretech atmosféricos…

    – Me faltaría también una cosa más para que el coche fuera totalmente “perfecto” para mí, y son un par de plazas “extra”, aunque fuera de tipo “infantil” para cuando vienen visitas o tienes que recoger niños de amigos, vecinos y tal, y así poder llevarlos a todos…

  2. Hay muchas parejas jóvenes que buscan familiares para disfrutar mejor de su tiempo de ocio en la playa, montaña… El maletero de este 308 SW es espectacular. Estéticamente a mí también me mola!

  3. ¿Supone hacerme viejuno el que me gusten más las carrocerías familiares de los últimos compactos que los propios compactos? También me pasa con el Civic Tourer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *