20 agosto, 2014

Prueba: Peugeot 308 1.6 THP 156 CV Aut. Allure

El Peugeot 308 lucha en el multitudinario segmento de los compactos y encuentra su hueco apostando por la comodidad, espacio y equipamiento sin olvidarse del comportamiento dinámico.

Peugeot 308 1.6 THP 156 CV

Peugeot 308 1.6 THP 156 CV

Estéticamente destaca por una carrocería alta y una amplia superficie acristalada. La unidad probada contaba con unas enormes llantas de 18 pulgadas que le daban un aspecto más deportivo, pero en general tiene una imagen elegante.

Interior y equipamiento del Peugeot 308 Allure

El interior del 308 es amplio, con espacio para que dos adultos viajen cómodamente en las plazas traseras, aunque si el coche lleva techo panorámico (como es el caso de nuestra unidad de pruebas), con 1,85 metros de altura te toca la cabeza contra el techo. Las plazas delanteras gozan de buena anchura aunque la prominente consola central y el volante de generoso tamaño reduzcan visualmente el espacio. El maletero tiene una capacidad de 348 litros pero es estrecho, y más si tiene un subwoofer en la parte derecha como tiene nuestro 308.

Elegante cuadro de instrumentos con relojes blancos

Elegante cuadro de instrumentos con relojes blancos

El asiento del conductor tiene regulación en altura y unas formas muy marcadas que sujetan correctamente el cuerpo. Para este Peugeot la comodidad no está reñida con la efectividad. El volante se regula en profundidad y altura, es de diámetro grande y recurre a palancas satélites para el control de velocidad y los mandos del equipo de sonido.

Los materiales empleados y los acabados dan sensación de calidad, parece estar un punto por encima de la media apuntando al segmento premium. Y es difícil encontrar detalles que delaten su condición de generalista. El diseño del salpicadero es sobrio y se adorna con molduras cromadas e inserciones en negro brillante. El cuadro con las esferas de fondo blanco y sus delgadas grafías le da un toque clásico que se combina con una completa pantalla digital de información.

La versión Allure incluye un equipamiento generoso que incluye entre otras cosas climatizador bizona, retrovisores calefactables con abatimiento eléctrico, sensor de lluvia y luces, parabrisas atérmico, techo panorámico, ordenador de a bordo, navegador con pantalla escamoteable de 7”, conexión Bluetooth, toma AUX y lector de tarjetas SD, control y limitador de velocidad, faros antiniebla, luces diurnas LED, ESP… Además esta versión del Peugeot 308 piensa en los niños e incorpora dos fijaciones Isofix de tres puntos en los asientos laterales traseros y cierre de puertas de seguridad para niños eléctrico. Este último detalle es importante porque evita que uno de los ocupantes de las plazas delanteras tenga que bajar del coche para abrir la puerta a los adultos que viajen detrás como ocurre en los cierres para niños mecánicos.

Motor, prestaciones y consumos del Peugeot 308 1.6 THP 156 CV Auto.

Peugeot 308

Peugeot 308

Motor de gasolina fruto de la colaboración con BMW para este 308. Es un 1.6 litros turboalimentado con inyección directa y 16 válvulas que desarrolla 156 CV y 240 Nm de par. Mueve bien los 1.443 kilos de peso del 308 incluso con los neumáticos opcionales de 225/40 R 18, pero esperábamos más brío.

Parte de la culpa la tiene un cambio automático por convertidor de par que suaviza los caballos a su paso, un cambio apto para los que gusten de la máxima suavidad y comodidad, pero no para los que disfruten de una conducción más dinámica.

Alcanza una velocidad máxima de 212 km/h y acelera de 0 a 100 en 9,1 segundos. No es lento pero tampoco muy rápido. El consumo medio homologado es de 7,6 litros a los cien y en carretera de 5,7 litros. En nuestra prueba de consumo la media ha sido de 8,4 litros y en carretera ha logrado un registro de 7,9 litros a los cien. Nos parece elevado dadas sus prestaciones. Con el Peugeot RCZ de 200 CV conseguimos cifras mejores con prestaciones “de carreras”. Ojo, con cambio manual el consumo medio homologado se reduce en 0,9 litros.

Prueba dinámica del Peugeot 308 1.6 THP 156 CV Aut.

Dinámicamente podemos catalogar al 308 como un coche “normal”, no destaca especialmente en nada, como la mayoría de sus competidores. Apuesta por la comodidad aunque es un poco seco en los baches (los neumáticos de perfil bajo ayudan poco para esto). Es silencioso pero tiene un ruido aerodinámico en la zona de las ventanillas traseras. Corre pero no en exceso, se mueve bien en curvas lentas pero no es especialmente ágil, eso sí, la carrocería balancea muy poco. El cambio con su comportamiento burgués nos quita las ganas de ir deprisa en zonas de curvas, para eso mejor un cambio manual. En carretera se muestra aplomado y la dirección es firme (en parado incluso demasiado a pesar del diámetro del volante).

El Peugeot 308 tiene detalles para los que viajan con niños

El Peugeot 308 tiene detalles para los que viajan con niños

En ciudad su amplia superficie acristalada nos permite una gran visibilidad en todos los ángulos, aunque en días de mucho sol el gran parabrisas delantero puede resultar molesto. Los retrovisores exteriores son grandes, pero están muy retrasados lo que obliga a desviar más la mirada del frente. Esto no es sólo del 308, les pasa y pasaba a más modelos de la marca. Otro detalle de la caja de cambios automática es que en los semáforos se queda tirando, lo que obliga a pisar el freno con más fuerza de lo normal y además produce un pequeño retemblor.

Competidores del Peugeot 308

Por citar algunos, porque el segmento de los compactos tiene una oferta enorme:

Ford Focus
Citroën C4
Mazda3
Opel Astra
Seat León

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

Si pienso en mi compacto ideal, no se parece mucho al Peugeot 308. Me gustan los coches más deportivos, con un diseño más estilizado y seguramente más incómodos.

Pero hay cosas innegablemente buenas del 308, como su habitabilidad, la calidad que derrocha su interior y su comodidad. Eso sí, a ver si de una vez cambian las palancas tras el volante que creo recordar que el primero en montarlas fue el Citroën Xsara. No tienen nada malo, pero están muy vistas.

También cambiaría el volante por otro con un diámetro un poco menor y multifunción, prefiero los mandos en el volante. Y el cambio automático lo dejo para el que le guste, prefiero ahorrarme casi un litro a los cien, 1.800 euros en la compra del coche y disfrutar mucho más de sus prestaciones.

GALERÍA DE FOTOS PEUGEOT 308 1.6 THP 156 CV

Suscríbete GRATIS a Mascoche.net para estar al día de toda la actualidad de las cuatro ruedas. Escribe aquí tu correo electrónico:

Acerca de Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Campos obligatorios marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>