Prueba: Opel Adam 1.4 87 CV ecoFLEX

Pequeño, diferente, elegante y ‘mono’, el Opel Adam es uno de esos coches que se compran por capricho, porque te gusta, porque es un coche de moda.

Ver más del Opel Adam en Mascoche.net.

Opel Adam, un urbano muy chic
Opel Adam, un urbano muy chic

Pero a nosotros no nos vale con eso y te vamos a desgranar qué hay debajo de la estética de este urbano, que además en este caso es bastante y mucho bueno (aunque también hay malo, no creas).

En su aspecto no nos vamos a meter, te gusta o no te gusta, es como todo. A mí personalmente este Opel me parece muy simpático pero el color marrón de la unidad que nos prestaron no le hace justicia. Habrá a quien ese marrón le encante y el coche no le guste, cada uno es cada uno.

Lo que no es subjetivo es que mide 3,69 metros de largo y 1,72 de ancho. Es un coche ratonero para ciudad que se aparca muy fácilmente, aunque yo le quitaría 10 centímetros de ancho para colarme mejor por los huecos. Es un urbano puro y duro, con sólo tres puertas un maletero pequeño pero unas dimensiones muy prácticas en la gran ciudad.

Interior y equipamiento del Opel Adam 1.4 87 CV ecoFLEX Glam

Entramos en el Adam y comprobamos que el diseño exterior continúa en el interior, sí, es un coche pijo por fuera pero también por dentro. Ojo, no sólo es diseño, también calidad. Tiene más calidad que un Corsa aunque sea más pequeño. Los plásticos (duros y blandos), tapizados y piel (sí, hay piel en este pequeñín) dejan claro que no es un urbano cualquiera y que apunta alto. La versión probada tiene acabado Glam y motor de gasolina de 87 CV, su precio es de 14.000 euros, no es ninguna ganga pero tampoco es el más caro de sus competidores.

Bonito volante, pero muy grande
Bonito volante, pero muy grande

El más parejo por tamaño, espacio e incluso algunos rasgos del diseño es el Fiat 500, pero las plazas delanteras del Adam están mucho mejor diseñadas. Al volante del Adam no hay ni un ‘pero’, la postura de conducción es correcta, todo está en su sitio y tiene hasta regulación milimétrica de la inclinación del respaldo (el Astra no), algo que escasea en muchos modelos de más empaque. El volante me parece delicioso aunque un poco grande para un coche tan pequeño, con unos centímetros menos de diámetro sería perfecto. Instrumentación muy completa y de coche ‘caro’, con el Adam no se ha escatimado en detalles… Pero sí en centímetros. Las dos plazas traseras son enanas sólo aptas para niños o adultos espachurrados en un trayecto corto.

Pasamos al maletero y aquí sí que nos viene a la mente el Fiat 500 por la mínima bandeja manual (por llamarlo de alguna forma) y también por el escaso espacio, en este caso 170 litros y con poca superficie disponible, boca de carga alta y estrecha.  Si necesitamos más espacio los asientos se abaten en dos partes iguales, pero el suelo no queda plano.

El equipamiento es digno de su precio: anclajes Isofix en las plazas traseras, ESP, control de crucero, ordenador de a bordo (muy completo), volante multifunción, climatizador, asiento del conductor con regulación de altura, volante con ajuste longitudinal y vertical, Start&Stop, Bluetooth, toma AUX y USB, etc. Pero esto no queda aquí, puede contar con detector de ángulo muerto, faros adaptativos, sensores de aparcamiento y otras ‘chuches’ que no se suelen encontrar en coches tan pequeños.

¿Y te gusta montar en bici? Porque el pequeño Adam tiene como opción el portabicicletas integrado FlexFix, aunque sólo para una bici. (Ver vídeo-prueba de Mascoche.net del FlexFix de Opel)

Además el Adam tiene un comodín bajo la manga, tanto por dentro como por fuera lo puedes personalizar a tu gusto. ¿Combinaciones? Miles, una locura para los comerciales, pero todo un lujo para el comprador.

Motor, prestaciones y consumo del Opel Adam 1.4 87 CV ecoFLEX

Maletero mini, mini
Maletero mini, mini

Nuestro Opel Adam se mueve gracias a un cuatro cilindros en línea de 1.4 litros de capacidad, alimentado por gasolina que desarrolla 87 CV y un par motor de 130 Nm. La caja de cambios es manual de cinco velocidades, con un tacto simplemente correcto pero no toda la precisión que desearíamos.

El motor carga con los 1.135 kilos del Adam sin problemas (que ya está bien ese peso para este coche), es ágil pero toca subirle de vueltas si queremos salir airosos en muchas situaciones. Suficiente para ciudad y alrededores pero escaso si pretendemos viajar con él.

Acelera de 0 a 100 en 12,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 176 Km/h. El consumo medio homologado es de 5,1 litros a los cien, muy, muy optimista porque en nuestra prueba de consumo real el Adam resultó mucho más tragón, con una media de 7,8 litros a los cien. Parte de la culpa seguro que es de unos neumáticos en medidas 215/45 R 17… Que no son los más grandes que puede llevar el Adam, hay llantas de 18 con gomas de 225/35.

Prueba dinámica del Opel Adam 1.4 87 CV ecoFLEX

Dado el carácter ciudadano del Adam, vamos a empezar hablando de cómo va en ciudad que es su medio natural.

La visibilidad es buena en todas direcciones (hace años habría dicho que es mala, pero de un tiempo a esta parte ha habido que ‘recalibrar’ nuestro ojo) y se ayuda de unos generosos retrovisores exteriores calefactados aunque no plegables eléctricamente ni en opción. Sale desde parado con ganas y el motor sube de vueltas con rapidez permitiéndonos hacer bien las incorporaciones si vamos en la marcha correcta. No busques las recuperaciones de un diésel, hay que ir jugando con el cambio y cogerle el rollo para no errar, porque le falta un poco de precisión y su grueso pomo no ayuda tampoco a ello.

Rotondeando con el Opel Adam
Rotondeando con el Opel Adam

El tarado de suspensiones es firme (nuestra unidad cuenta con suspensiones más duras) y las llantas de 17 pulgadas a priori asustaban un poco, pero no resulta incómodo. Para aparcar es todo un lujo y si te gustan las direcciones blanditas tiene un botón City, que yo sólo he usado para probarlo porque creo que la dirección en modo normal ya es tirando a blanda.

El maletero es suficiente para la compra semanal, pero tienes que apilar la carga o usar las plazas traseras si ya has cargado el pan de molde y las patatas fritas pero todavía te quedan por meter dos cajas de leche. Y recuerda, antes de cerrar el portón hay que bajar la bandeja, que luego se queda levantada y no ves bien por el retrovisor interior.

Salimos a carretera y el Adam es menos saltarín de lo que pensábamos, va bastante asentado para sus dimensiones, suave y con pocos ruidos. El motor necesita ir alto de vueltas y los consumos no salen y el confort de marcha no es comparable con el de un compacto.

Nos metemos en zona de curvas a guerrear un poco con el Adam. Le falta potencia pero tiene un paso por curva rápido y no se descoloca con facilidad. Cambia rápido de dirección, pero es menos ágil que un Fiat 500 (también más noble, asentado y menos exigente), además con su gran volante tenemos que mover mucho las manos para hacer los giros en las curvas muy lentas.

Competidores del Opel Adam

Fiat 500
Citroën DS3
Mini One, Coupé y Paceman
Alfa MiTo

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

Compro: Por calidad, exclusividad y ergonomía
Compro: Por calidad, exclusividad y ergonomía

Me gusta. Pero es fácil que me guste porque me encantan los coches pequeños. De hecho al Adam intentaría recortarle unos cuantos centímetros en cada una de sus medidas para quedarme a gusto.

No me gusta que pese tanto, le sobran 200 kilos y eso no se rebaja con un capó de aluminio o plástico.

Tampoco me gusta que lleve unos ruedones tan grandes, estéticamente quedan bien pero le hacen torpe, lento y gastón. Es un coche pequeño, ¿dónde están esas llantas de 13 o 14 pulgadas con neumáticos de 175 o 185? Serían suficientes, seguro.

Me gusta la calidad que rezuma por dentro y por fuera, calidad que tiene un precio pero no mayor que el de algunos de sus competidores.

Y me gustan sus posibilidades de personalización, le hacen más exclusivo, que en este coche es de lo que se trata ¿no?

GALERÍA DE FOTOS OPEL ADAM

Sobre Mascoche.net

Mascoche.net, tu web de coches.

Mira también...

Mitsubishi Outlander diésel 2017

Probamos el Mitsubishi Outlander diésel 2WD, ¿hasta el fin del mundo?

Nos vamos de ruta por campo y carretera con el Mitsubishi Outlander diésel de 150 CV 2WD. Un todocamino que no te lleva al fin del mundo pero es divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *