Prueba: Nissan Juke 1.6i 4×2 Tekna Premium

Tras el éxito rotundo del Nissan Qashqai, la marca japonesa prueba a repetir pelotazo con este todocamino más pequeño, el Nissan Juke. Si el Qashqai lo anuncian como Urban Proof, ¿Qué es el Juke? ¿Todavía más urbano?

Nissan Juke
Nissan Juke

Su imagen es de las que no dejan indiferente, para bien o para mal el Juke genera miradas y comentarios a su paso. Punto para Nissan, ya está bien de coches clónicos. El frontal recuerda al del Nissan Murano, pero el Juke se desmarca con unos grupos ópticos en la parte alta que franquean el capó y tienen una curiosa forma bulbosa. La vista lateral resulta musculosa y la trasera acaba con formas que se cierran propias de un coupé.

 

Tiene cinco plazas y cinco puertas, aunque la plaza central trasera es muy estrecha. Las dos de los lados tienen espacio para las piernas suficiente, aunque los que sobrepasen el 1,80  de estatura tocarán con la cabeza en el techo. Las plazas delanteras tienen amplitud suficiente, no se echa de menos más espacio. El asiento del conductor tiene regulación en altura y también el volante, eso sí, éste no se regula en profundidad y, aunque la postura de conducción obtenida es buena, con esa regulación sería todavía mejor.

Nissan Juke: Buena posición de conducción
Nissan Juke: Buena posición de conducción

El maletero tiene una capacidad de 251 litros. Es pequeño pensando en un compacto, pero pensando que es un urbano es suficiente. El suelo es alto y debajo del mismo esconde un hueco muy práctico y con bastante profundidad realizado en plástico, lo que permite limpiarlo con facilidad y lo hace perfecto para trasportar, por ejemplo, unas botas llenas de barro al finalizar una ruta por la montaña. Un detalle curioso es que la bandeja del maletero es de tela y se abre conjuntamente con la tapa del maletero. Muy cómodo hasta que decidimos retirarla para aprovechar al máximo la capacidad de carga del Juke. Entonces descubrimos que su montaje/desmontaje es un poco complicado.

La versión Tekna Premium tiene un equipamiento espectacular, con climatizador, navegador con pantalla táctil, espejos retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, Bluetooth y muchos gadgets propios de vehículos de mucho más empaque. Destaca el módulo del climatizador con pantalla a color, que al pulsar en la tecla D-Mode, cambia el color y los textos de los botones para pasar al modo de conducción. En este modo podemos modificar el comportamiento del motor (Normal, Eco y Sport), ver diferentes funciones sobre el motor, registro de consumos acumulados, nivel de ecología en nuestra conducción e incluso las fuerzas G a las que nos sometemos.

Motor 1.6i de 117 CV

El motor es un 1.600 de gasolina con 117 CV de potencia y un par motor de 158 Nm. En ciudad muy bien, es suave, con empuje desde abajo y silencioso. Pero en carretera nos parece un poco escaso, teniendo que recurrir al cambio (manual de 5 velocidades) con frecuencia, elevando el régimen de giro del motor y, de paso, el consumo. En el modo Eco esto es más apreciable, por lo que es recomendable dejar este modo sólo para ciudad porque al final logramos mejores registros de consumo con el modo Normal.

El consumo medio homologado es de 6,3 litros a los cien kilómetros y nosotros registramos una media de 7,9. El Juke 1.6i 4×2 acelera de 0 a 100 en 11 segundos y alcanza una velocidad máxima de 178 kilómetros hora, prestaciones más que suficientes para este tipo de coche.

Nissan Juke: Para asfalto y también para fuera del asfalto
Nissan Juke: Para asfalto y también para fuera del asfalto

El Nissan Juke es un todocamino urbano, para aquellos a los que les gusta la imagen de los SUV o la postura elevada o la sensación de “aquí estoy yo”. Pero no nos engañemos, por muy urbano que sea mide 4.135 mm de largo, lo que le limita a la hora de aparcar con respecto a un verdadero urbano. Conscientes de que la gran mayoría de los todocamino lo más que se alejan del asfalto es en descampados urbanos tras subir un bordillo, Nissan ofrece versiones con tracción 4×2, más económicas, con mejores prestaciones y menores consumos y mantenimiento.

El Juke es ágil y se conduce con facilidad. En ciudad te conquista por su postura elevada, facilidad de movimientos a pesar de su volumen y buen hacer del motor en bajos y medios. La visibilidad trasera interior no es uno de sus fuertes, el diseño de su zaga hace que se reduzca la visión. Afortunadamente los retrovisores exteriores tienen un tamaño generoso.

Si entramos en zonas de curvas veremos que la carrocería del Juke no inclina mucho en los apoyos, balancea pero poco. La dirección pierde precisión en los apoyos fuertes y forzando el ritmo veremos que al 1.6 le cuesta un poco tirar de los casi 1.250 kilos del Juke. No es el objetivo se un devoracurvas, como tampoco lo es salir a carretera en viajes largos. Es estable y puede llevarte de vacaciones sin problemas, pero el sonido del motor es un poco elevado, como también lo es el consumo. Por cierto, en carretera por la noche, sus curiosos grupos ópticos superiores molestan porque se llega a ver la luz de posición y la de los intermitentes.

LA OPINION DEL PROBADOR

El Juke es un coche diferente, un urbano alto, un poco grande pero con un precio contenido para ser todocamino. La versión probada roza los 19.000 euros de precio de tarifa, pero hay que tener en cuenta el enorme equipamiento que tiene. Sin embargo, podemos tener un Juke desde 16.250 euros lo que le hace muy atractivo. Si lo vamos a usar principalmente por ciudad, perfecto, pero si vamos a salir a carretera con frecuencia preferiría un coche con un tacto de dirección más firme y mejor estabilidad lineal. Imagino que la versión diésel jugará la baza de mejores consumos y mejor respuesta.

GALERÍA DE FOTOS NISSAN JUKE 1.6 4X2 TEKNA PREMIUM

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

Mitsubishi Outlander diésel 2017

Probamos el Mitsubishi Outlander diésel 2WD, ¿hasta el fin del mundo?

Nos vamos de ruta por campo y carretera con el Mitsubishi Outlander diésel de 150 CV 2WD. Un todocamino que no te lleva al fin del mundo pero es divertido.

8 comentarios

  1. Iván te recomienda un Golf GTI II, ya te lo digo yo.

    • Jaaajajajajaja, no creas Kike, yo creo que un Seat 124 tuneao. Así me hace socio del Club y no se aburre en las concentraciones, 😀

      • ¿Qué pasa por aquí y yo sin enterarme??

        No pongáis en vuestras bocas esos nombres sagrados así a la ligera. Por dios, por dios… Kike, tu Golfito III me trajo muchos recuerdos y hoy mismo ha sido tema laaargo de conversación. Alberto, de tuning nada, ya sabes, original pero mejorado con piezas de la época, sin alerones ni nada así, discretito y elegante para poder ir hasta de boda… Aunque con un toque racing 😉

        • Lo que te digo, tuneao, no tiene porqué tener alerones tipo "Crossworth ", pero yo sé que tú lo haces un tuning racing muy chulo… jajajajajaja.

          A ver cuándo subes la foto en la que estamos subidos a tu 124, que era la buena época, cuando éramos felices y todavía no te habían regalado el látigo, jajajajajaja.

  2. ¡Pufff! Precioso, éste, junto con el Rav4 es uno de mis futuribles, ¿cuál de los dos me recomiendas Iván?

    • Un Mitsu ASX o un Qashqai. Ale, ni uno ni otro jejejeee

      • A mí si no me dices un por qué de esos dos… como si me dices que lechugas y tomates, jajajajaja

        • Me gustan estéticamente, tienen el tamaño justo, no gastan mucho, son económicos y van muy bien.

          El ASX es más blando de suspensiones y balancea más en las curvas, pero en carreteras malas y en pistas se agradece. El Qashqai tiene una fama merecida, pero por sacarle pegas… Los asientos delanteros tienen los respaldos cortos y el tacto del motor diésel de dos litros no me hace mucha gracia, es un poco "espeso".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *