BMW Driving Experience

Prueba: Neumáticos Bridgestone Potenza en BMW Driving Experience

(Maisach, Alemania) Con más de 80 años de historia a sus espaldas y mundialmente conocida por su presencia en las mejores competiciones de motor como la Fórmula 1 y el mundial de MotoGP, Bridgestone se ha ganado a pulso su posición de líder global de neumáticos (15,3% de la cuota de mercado en 2012). Qué mejor manera de comprobar las prestaciones de sus gomas que cursando uno de los programas de BMW Driving Experience, en el que Bridgestone colabora desde 2008 en trazados como Hockenheim, Nürburgring o el escenario que nos toca, Maisach. Se trata de un antiguo aeródromo que sirve ahora de pista de pruebas para BMW y como sede de cursos de técnicas de conducción para usuarios y empresas de todo el mundo.

BMW M4 Coupé
BMW M4 Coupé

Un poco de historia de Bridgestone

Antes de entrar en escena en la competición de primer nivel y copar el mercado, la japonesa Bridgestone tuvo sus inicios allá por 1930. Su fundador Shojiro Ishibashi usó las palabras de su apellido (ishi ‘piedra’ y bashi ‘puente’) para formar la marca Bridgestone, en clara competencia con Firestone. En los años 50 la firma se convirtió en la más avanzada de Japón y a finales de los años 70 empezó su expansión internacional con la introducción de sus neumáticos deportivos Potenza.  Su montaje en el Porsche 959 aumentó su prestigio y tras la compra precisamente de la norteamericana Firestone en 1988 su llegada a Europa fue en 1990. Casualmente su primera fábrica europea es la de Burgos, destinada a turismos y camionetas. Para completar su expansión en 1997  se consumó su llegada a la Fórmula 1, lo que ayudó a que en 2001 se convirtiera en el primer fabricante de neumáticos por facturación. Su compromiso en el campeonato duró hasta 2010 y en MotoGP durará hasta 2015. Actualmente Bridgestone cuenta con 9 fábricas en Europa, tres de ellas en España (Burgos, Bilbao y Puente de San Miguel en Cantabria) y su gama de neumáticos para turismos comprende cuatro familias. Las siguientes:

  • Turanza: Neumáticos que priman el confort como el T001 y el ER300. Se monta en modelos como el BMW Serie 5 o el Mercedes-Benz Clase E (ver pruebas Mercedes-Benz Clase E).
  • Potenza: La gama Sport comprende el RE050A, el S001 (adaptado para el BMW i8) o el S007 específico para superdeportivos como el Ferrari F12berlinetta.
  • Dueler: El H/P Sport es un neumático 4×4 pensado para SUV premium como el Volkswagen Touareg o el BMW X5.
  • Ecopia: La gama ecológica para ahorrar en consumo consta del EP25 para modelos como el Peugeot 208 (ver pruebas Peugeot 208) o el EP500 desarrollado con tecnología ologic (gran diámetro y estrecha banda de rodadura) exclusivamente para el eléctrico BMW i3 (ver prueba BMW i3).

Runflat, la seña de Bridgestone

Bridgestone Potenza S001
Bridgestone Potenza S001

Como marca Bridgestone fue pionera en el desarrollo de la tecnología Runflat o RFT. Este tipo de neumático refuerza la banda de rodadura con el objetivo de garantizar buenas prestaciones en caso de pérdidas de presión como causa por ejemplo de un pinchazo. En estas circunstancias el neumático sigue trabajando en buenas condiciones hasta 80 kilómetros a una velocidad máxima de 80 km/h.

Aunque con el paso de los años esta tecnología se ha refinado, se trata de neumáticos que apuestan más por la seguridad y comodidad en caso de imprevisto que en la eficiencia y el confort. Según estudios que maneja la marca el 80% de los usuarios pone por delante la seguridad a la eficiencia en la compra de sus neumáticos, lo que apoya esta propuesta.

Prueba Bridgestone en BMW Driving Experience

Con todo este bagaje es hora de afrontar una completa jornada organizada por los monitores del centro en la que buscarle las cosquillas a estos neumáticos con varios modelos de la gama BMW, desde el BMW Serie 2, pasando por el BMW X5 hasta el nuevo BMW M4 Coupé. Para abrir boca y con la pista húmeda por las lluvias nocturnas nos ponemos a los mandos de un BMW 225d con neumáticos Potenza S001 RFT. El objetivo, dar una serie de vueltas a un circuito siguiendo a un coche guía a un ritmo bastante animado. Solo nos permiten activar el modo Sport, por lo que el control de estabilidad nos deja hacer pero sin locuras. Suficiente para gracias al piso húmedo descolocar la trasera en un par de ocasiones sin sensación de inseguridad. Margen para divertirse y más sabiendo que no son tus neumáticos.

De ahí nos ponen las cosas más complicadas al afrontar un ratonero slalom con un BMW M235i con los mismos neumáticos que en el diésel. En este caso sí podemos optar por el modo Sport Plus sin ayudas, aunque no es buena idea por la precisión necesaria para conseguir buenos tiempos. Los neumáticos acompañan igualmente a la perfección en este caso, siendo tú y tus manos y no ellos los que ponen los límites. Ya ‘calentitos’ nos cambian totalmente de registro en una pequeña gymkhana 4×4 con un BMW X5 40d y neumáticos Dueler montados. Más que probar sus prestaciones off-road nos ha servido para comprobar los ángulos de ataque y descenso del X5, además de experimentar un curioso ejercicio con un balancín buscando el equilibrio del peso del coche.

Neumáticos BS Potenza S001 en BMW M235i
Neumáticos BS Potenza S001 en BMW M235i

Cumplido el cupo SUV tocaban de nuevo emociones más fuertes. En este caso recrear una esquiva de un obstáculo sobre piso mojado desde una velocidad de unos 60 km/h. Para ello hemos utilizado dos BMW 430d, uno con neumáticos S001 Potenza Runflat y el otro con el mismo compuesto pero con una presión del neumático muy baja, solo un bar. A pesar de la diferencia de respuesta en la dirección en favor del neumático con la presión correcta hemos podido hacer también la maniobra evasiva de frenado apoyado en el ABS y el cambio de dirección con el neumático de baja presión. El monitor de esta prueba comentó que el mismo ejercicio sin neumáticos Runflat puede derivar en el desllantamiento del neumático delantero del lado del giro por el peso que soporta, unos 600 kilos. La muestra más clara del funcionamiento de esta tecnología, sin bien es cierto que era una recreación que solo se puede dar en ciudad a esas velocidades.

Las dos pruebas restantes han consistido en vueltas al circuito con un BMW M4 Coupé que montaba curiosamente los Bridgestone Potenza RE050A y una simulación de drifting en asfalto mojado con unos BMW 330d y Potenza S001 sin Runflat. En el primer caso había el doble de potencia y menos restricciones que con los Serie 2, pero las características del circuito no permitían buscar del todo el límite del deportivo BiTurbo de 431 CV. En todo momento los neumáticos han respondido sin poder valorar el deterioro del mismo. Y en el caso de los derrapes ha sido una prueba que ha servido para aprender lo fina que es la técnica del drift, basada en el contravolanteo y el control del acelerador. Además se ha comprobado la eficacia del control de tracción activado en combinación con las gomas. Inviable perder la trasera para sobrevirar con esa configuración.

En definitiva una experiencia recomendable para aprender conducción deportiva de forma divertida y en un entorno seguro con todo controlado. Y con Bridgestone poniendo su granito de arena.

Sobre Sergio Cobo

Periodista, futbolero y mercenario de la prosa, su debilidad es la competición y así lo transmite en sus textos. Prestad atención a sus tremendos seguimientos de las carreras, remembers de videojuegos sobre coches y encuestas de actualidad. Es un sabueso de las noticias y el community-manager de Mascoche.net, el rey de Facebook y Twitter.

Mira también...

Prueba neumáticos Michelin CrossClimate, de verano y de invierno

Prueba: Neumáticos Michelin CrossClimate

¿Un neumático de verano homologado para usar en invierno? Probamos los nuevos neumáticos Michelin CrossClimate, neumáticos de verano homologados para nieve, lluvia y barro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *