Prueba de contacto: MINI Countryman 2017

(Madrid, España) Puede que el MINI Countryman sea el MINI menos ‘mini’ de la gama, pero 540.000 unidades vendidas en todo el mundo (casi 19.000 en España) desde 2010 le han dado al fabricante del Grupo BMW la razón a la hora de abordar su producción como todocamino compacto. No le ha pasado lo mismo por ejemplo al MINI Paceman de 3 puertas, que de momento no tendrá continuidad.

Nos trasladamos a la sierra de Madrid para probar la segunda generación del MINI Countryman, el MINI más grande en los 57 años de historia de la marca y el primero que aspira a ser un coche familiar.

MINI Countryman 2017, el primer MINI que se vende como familiar
MINI Countryman 2017, el primer MINI que se vende como familiar
El antepasado lejano del MINI Countryman es el Austin Seven de los años 60 del siglo XX, una particular versión campera y de carrocería extendida del Austin Seven
MINI Countryman 2010 VS 2017
MINI Countryman 2010 VS 2017

Estas aspiraciones familiares se explican por sus 20 centímetros más de largo -ahora 4,30 metros de longitud en total- y 100 litros más de capacidad en el maletero -llega a 450 litros- que su predecesor, por lo que pasamos de un concepto prácticamente de urbano grande crossover a un coche compacto bastante versátil. Más espacio en las plazas traseras y un maletero que, sin ser enorme sobre todo por sus formas, sí puede valer ahora para familias jóvenes, el conductor tipo al que va dirigido.

Por fuera más allá de sus dimensiones supone una evolución respecto al primer MINI Countryman, con ópticas más grandes y una optimización de la aerodinámica que le hace pasar de 0,34 Cx a 0,32. Es 3 centímetros más ancho y la batalla crece en 7,5 centímetros, por lo que junto a sus barras de techo más pronunciadas y los faldones laterales de aluminio de serie tenemos una apariencia más de ‘todoterreno’ que casa con los tiempos que corren.

De hecho MINI espera que con este lanzamiento 2017 sea el mejor año de la marca en España, siendo el 30% de las ventas del MINI Countryman (3.650 unidades al año). Entre el 65 o 70% de las ventas serán de modelos diésel y en torno a un 15% con la tracción integral ALL4.

Más versátil por dentro

El exterior no es lo más importante en el nuevo MINI Countryman, sino un habitáculo que ha sido adaptado para diferenciarse del MINI Clubman de cara a no pisarse las ventas. La postura del conductor respecto a éste es 9 centímetros más alta y esos centímetros se notan respecto a un coche compacto al uso, por lo que si buscas esa sensación de estar por encima del tráfico lo consigue.

Portón trasero automático
Portón trasero automático

En cuanto a las plazas traseras la ganancia es apreciable respecto al primer Countryman, especialmente porque se pueden desplazar longitudinalmente en 13 centímetros en función de las necesidades. Hay 50 mm de espacio extra para los ocupantes a la altura de los hombros y 100 mm a la altura de las piernas, por lo que por espacio interior es como un compacto al uso, incluyendo que el asiento central en la trasera no es muy cómodo para adultos.

Picnic Bench, dos 'asientos' para el maletero
Picnic Bench, dos ‘asientos’ para el maletero

Con los asientos abatidos (se puede abatir cada asiento individualmente) el espacio llega a los 1.390 litros de capacidad con una superficie plana que siempre se agradece. El portón trasero es de apertura automática como en muchos todocaminos actuales y como punto diferencial está el Picnic Bench, un accesorio que por 150 euros permite a dos personas sentarse en el umbral del maletero. Es ideal, por tanto, para escapadas de fin de semana. En su conjunto hay un 28% más de espacio, lo que se aprecia una vez estás dentro.

Asientos regulables longitudinalmente
Asientos regulables longitudinalmente

También hay que hablar de la nueva configuración de la instrumentación y la consola central ya vista en el MINI de nueva generación. No pierde su aire retro diferencial con sus formas de esferas para la consola central, aunque con una presentación de la información más práctica sin perder personalidad. En opción se puede añadir el Head-up Display (600 euros), aunque para mi gusto esta situado en una posición baja que obliga a apartar la vista del frente, por lo que pierde su razón de ser.

Le ha sentado bien el cambio al nuevo Countryman en el interior, sigue siendo original pero ahora se diferencia más respecto al resto de la gama.

De 136 a 192 CV de potencia

No hay sorpresas en cuanto a la gama de motores, ya que es la misma que anima al resto de modelos MINI de la actual generación. Son dos motores diésel y dos motores de gasolina en el momento del lanzamiento. Así quedan en resumen con sus datos técnicos:

  • MINI Cooper Countryman: tricilíndrico 1.5 gasolina de 136 CV y 220 Nm. Aceleración de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos, velocidad máxima de 202 km/h y consumo medio de 5,7 litros a los 100 km.
  • MINI Cooper S Countryman: tetracilíndrico 2.0 gasolina de 192 CV y 280 Nm. Aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos, velocidad máxima de 225 km/h y consumo medio de 6,3 litros a los 100 km.
  • MINI Cooper D Countryman: tetracilíndrico 2.0 diésel de 150 CV y 330 Nm. Aceleración de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, velocidad máxima de 208 km/h y consumo medio de 4,5 litros a los 100 km.
  • MINI Cooper SD Countryman: tetracilíndrico 2.0 diésel de 190 CV y 400 Nm. Aceleración de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos, velocidad máxima de 220 km/h y consumo medio de 4,8 litros a los 100 km.
Para rodar regularmente en caminos mejor la tracción ALL4 por 2.200 euros
Para rodar regularmente en caminos mejor la tracción ALL4 por 2.200 euros

A ellos hay que sumar en unos meses al MINI Cooper S E Countryman ALL4 híbrido enchufable con 40 kilómetros de autonomía (con el mismo precio que el MINI Cooper SD Countryman ALL4) y el MINI John Cooper Works Countryman con sus 231 CV de potencia. Como puedes ver de momento no hay una versión One que abarate el precio, por lo que nos queda un todocamino compacto de capricho.

Los precios del MINI Countryman 2017

  • MINI Cooper Countryman: 27.800 €
  • MINI Cooper S Countryman: 31.500 €
  • MINI Cooper D Countryman: 30.000 €
  • MINI Cooper SD Countryman: 35.400 € (Steptronic de serie)
  • MINI Cooper S E Countryman ALL4: 37.600 €
  • MINI JCW Countryman: 38.700 €

A estos precios hay que añadir 2.200 euros por la tracción integral ALL4 y entre 1.800 y 1.950 euros por el cambio Steptronic automático, de 6 velocidades para el motor tricilíndrico y de 8 velocidades para el resto. Las levas al volante tienen un sobreprecio de 200 euros, recomendables por su buen funcionamiento si optas por el cambio automático.

Extenso capítulo de opciones
Extenso capítulo de opciones

El equipamiento de serie consta de faros LED, llantas de 16 pulgadas, climatizador bi-zona, volante tapizado en cuero, sensor de luces y lluvia, aviso de colisión con frenada de emergencia, barras de techo o la extensión de garantía a 3 años o 200.000 kilómetros. Es una dotación competente, aunque va en el precio. Las versiones S añaden llantas de 17 pulgadas y asientos deportivos.

Personalización en el MINI Cooper S E Countryman ALL4

Como buen MINI, el nuevo Countryman se beneficia de una ingente cantidad de equipamiento en opción para poner el coche a tu gusto, aunque obviamente es a costa de sumar muchos euros a la factura final.

Por ejemplo tienes colores especiales por 600 euros (Chesnut y Island Blue exclusivos), navegador desde 850 euros, sistema de audio Harman Kardon de 12 altavoces por 850 euros, Driving Assistant por 800 euros, control de crucero por 420 euros, MINI Driving Modes (Green, Mid y Sport) por 300 euros, asientos de regulación eléctrica con memoria por 1.000 euros, techo panorámico por 1.000 euros o varios packs John Cooper Works estéticos y dinámicos… Difícil no encontrar el Countryman a tu medida, muy premium si quieres.

Prueba dinámica MINI Countryman 2017

Probando el MINI Countryman 2017
Probando el MINI Countryman 2017

Tras todo lo comentado es hora de contarte qué da de sí este todocamino en marcha y para ello afrontamos una completa ruta de casi 200 kilómetros que tiene un poco de todo, circulación en gran ciudad, autovía y carreteras secundarias de montaña.

Hemos probado el MINI Cooper SD Countryman con tracción ALL4, el motor diésel más potente con 190 CV y cambio Steptronic de serie, los cuales se notan para rodar con suficiencia en cualquier circunstancia, qué menos en un coche valorado en más de 35.000 euros sin los extras.

En ciudad el MINI más grande hasta la fecha se mueve de manera menos ágil que el MINI urbano, con las precauciones propias para un coche del segmento C. La mayor altura respecto al suelo sirve para superar resaltos mejor que un compacto estándar, siendo el principal problema la posición de los espejos retrovisores laterales, ya que generan ángulos muertos importantes. La visibilidad trasera es aceptable y salir de los semáforos con agilidad es posible sobre todo con el reglaje ‘Sport’ del sistema MINI Driving Modes, una opción casi obligatoria en un modelo de estas características. El Start & Stop es de serie.

Los modos 'Sport' y 'Green' son útiles
Los modos ‘Sport’ y ‘Green’ son útiles

En autovía circula a velocidades legales por debajo de 2.000 rpm, lo que en teoría debe redundar en un menor consumo respecto a otros coches. El sonido del motor no molesta a pesar de ser un diésel, con un nivel de rumorosidad bueno. Encontrar la postura de conducción correcta es fácil y gracias al modo ‘Green’ del selector de marcha es posible jugar a bajar los consumos, ya que incluso la instrumentación te presenta información específica que te anima a ello.

Las recuperaciones de 80 a 120 km/h son excelentes, por lo que hay margen para realizar adelantamientos en carretera. El funcionamiento del cambio automático es fluido, con un paso entre marchas adecuado en líneas generales y que no da excesivos tirones. No defrauda en caso de que esa sea tu opción frente al cambio manual, el cual no he podido probar.

Llegamos a las curvas y aquí es donde más sufre. Es agradable conducirlo enlazando curvas de velocidad media con precisión sin especiales derivas o balanceos laterales por encima de lo normal, pero cuando la carretera se retuerce de verdad se le notan los kilos extra a la hora de frenar (tarda más tiempo) y la mayor altura respecto al suelo le resta agilidad. En este escenario sale mejor parado en la salida de las curvas por los 400 Nm del par motor. Comparte plataforma con el BMW X1 (prueba BMW X1) y el BMW Serie 2 Active Tourer (prueba BMW Serie 2 Active Tourer), aunque el chasis es más rígido que en éstos y la conducción deportiva sin ser una locura es mejor que en los BMW.

Afrontar caminos pedregosos es factible con prudencia
Afrontar caminos pedregosos es factible con prudencia

Afrontamos igualmente un camino pedregoso de dificultad media sin pendientes pronunciadas y ahí el funcionamiento de la tracción integral es suficiente para salir airoso del trance, aunque tienes que pensar cuántas veces vas a meter a este SUV compacto ‘chic’ por estos caminos. Pero por capacidad, puede.

En suma el MINI Countryman cumple con lo que promete, puede ser tu coche único un poco para todo, aunque de nuevo poniendo por delante en la mayoría de ocasiones razones pasionales a las lógicas. Como pasa con la mayoría de todocaminos compactos por otra parte.

FOTOS: MINI Countryman 2017

Ir a la galería completa (50 fotos)

 

Sobre Sergio Cobo

Periodista, futbolero y mercenario de la prosa, su debilidad es la competición y así lo transmite en sus textos. Prestad atención a sus tremendos seguimientos de las carreras, remembers de videojuegos sobre coches y encuestas de actualidad. Es un sabueso de las noticias y el community-manager de Mascoche.net, el rey de Facebook y Twitter.

Mira también...

Hyundai i30 2017

Prueba: Hyundai i30 2017

Ponemos a prueba al nuevo Hyundai i30, un compacto que representa un gran cambio en busca de más calidad y aproximarse al segmento premium. ¿Lo conseguirá? Te lo contamos en esta prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *