Mercedes-Benz Clase S 2013

Prueba: Mercedes-Benz Clase S 2013

(Barcelona, España). Nos subimos en el buque insignia de la marca alemana y en un referente para el resto de fabricantes por su tecnología, confort, calidad, seguridad y lujo. En esta primera toma de contacto del Mercedes-Benz Clase S también probamos los asientos traseros. ¿Te vienes de paseo?

El nuevo Mercedes-Benz Clase S está a la venta desde junio del año pasado. Y tal ha sido su éxito que el departamento de comunicación de la marca en España no ha podido organizar una presentación para la prensa hasta ahora por falta de unidades. Aun así los coches que hemos tenido disponibles para la prueba llegaron ayer mismo de Alemania. Y es que en los seis meses que estuvo a la venta en 2013 se vendieron en España 130 unidades con pedidos que alcanzaban los 280. El problema está en su limitada capacidad de producción que no llega a abastecer toda la demanda. Esperan terminar 2014 con 300 ventas pero con posibilidad de vender 400 o 450. La filial española está intentando que les aumenten el cupo pero lo ven complicado por su éxito en toda Europa. De hecho en su segmento es líder tanto a nivel europeo como español.

Mercedes-Benz Clase S 2013
Mercedes-Benz Clase S 2013

Referente para otras marcas

Desde su origen el Clase S ha sido el libro maestro donde Mercedes ha representado todo lo que es capaz de hacer en temas de tecnología, confort y seguridad. Tanto es así que fue el primer coche de serie en montar el ABS, el primer airbag o el primer control de estabilidad. También fue el primer híbrido del mundo con baterías de ion-litio que luego se trasladaron a la F1. Ahora ha llegado el momento de conocerlo de cerca. Lo conducimos pero también aprovechamos  para sentirnos como reyes viajando en los asientos de atrás, el verdadero alma del modelo más majestuoso de Mercedes.

Si ya antes era grande ahora más. La versión corta (5,11 m) es como la larga de la generación anterior y la nueva versión pensada para que conduzca el chófer alcanza los 5,25 m. No se descarta una versión extra larga de 5,60 m que podría denominarse Clase S Maybach y que iría dirigida fundamentalmente a los mercados norteamericano, chino y asiático. Mercedes ha descartado el regreso de Maybach como marca.

A diferencia de anteriores Clase S, en esta ocasión se ha diseñado tomando como base la versión de batalla larga y adaptando la corta (sobre todo para Europa) y no al revés.

El Mercedes-Clase S es líder en su segmento
El Mercedes-Clase S es líder en su segmento

Las innovaciones del Mercedes Clase S

Para no faltar a la costumbre vamos a ver qué innovaciones trae el nuevo modelo. Para empezar es el primer vehículo del mundo en no llevar ninguna bombilla. Todo es iluminación con Led. También es el primero  con el Magic Body Control, un sistema con dos cámaras en la parte superior del parabrisas capaz de leer las irregularidades de la carretera hasta 15 m y 130 km/h y adaptar las suspensiones para que el confort sea total. Los badenes ni se notan. El Clase S está rodeado de cámaras, radares y sensores que hacen funcionar una larga lista de sistemas de ayuda a la conducción, Mercedes lo llama Intelligent Drive. A destacar como novedades el Distronic Plus con Stop&Go avanzado capaz de mantener una velocidad determinada con el vehículo precedente hasta 30 km/h o incluso seguir al coche sin poner las manos en el volante; el BAS Plus con asistente de cruces con un alcance de 200 m y  con frenada automática para evitar un accidente; el Freno Pre-Safe con detección de peatones y ciclistas; el Pre-Safe trasero que reconoce un posible alcance y prepara el habitáculo para reducir las lesiones; el Detector Activo de Cambio de Carril; o el paquete trasero Pre-Safe con airbag de cinturón y anclajes del cinturón iluminados y elevados.

También destacan como novedades la pantalla central de 12,3″ anexa a otra pantalla TFT para el cuadro de instrumentos, el sistema de sonido Bumester Surround 1540 W,  los asientos con masaje con efecto piedras calientes y la luz de carretera automática plus que pone en sombra al vehículo que va delante para no deslumbrar. Todos estos elementos se irán trasladando a otros modelos de la marca.

Máximo lujo para el Mercedes-Benz Clase S
Máximo lujo para el Mercedes-Benz Clase S

En su buque insignia, Mercedes ha cuidado mucho la zona trasera. Tanto en la versión larga como corta se puede elegir banco corrido con tres plazas o el mismo banco con ajustes eléctricos para los asientos exteriores. En la versión larga se puede optar por dos asientos individuales con el asiento de la derecha totalmente reclinable y con airbag debajo de las piernas para evitar que el pasajero se deslice bajo el cinturón en caso de accidente (en este caso se sacrifica la plaza delantera).

En cuanto a la gama de motores, ahora mismo están disponibles: S 350 BlueTEC 258 CV (diésel), S 400 HYBRID 333 CV, S 500 455 CV, S 63 AMG 585 CV y S 65 AMG 630 CV. En junio se añade el S300 BlueTEC Hybrid (diésel y eléctrico) y en octubre el S500 Plug-In,  un híbrido enchufable con motor de gasolina biturbo, autonomía eléctrica de 35 km hasta 100 km/h y un maletero que pierde 150 litros de capacidad. El último en llegar a la gama ha sido el Clase S 600 con 512 CV (solo con batalla larga). Tanto en la versión corta como en la extendida el maletero es de 470 litros. Su forma cuadrada le hace más aprovechable y con un umbral de carga no excesivamente alto.

Máximo lujo para el Mercedes-Benz Clase S
Con opción de asiento reclinable en la versión larga

En España la versión más vendida es la corta (97%) con motor diésel BlueTEC (80%). Curiosamente la crisis no está afectando a los grandes ricos y del diésel los clientes saltan a versiones V8 y AMG. ¿Quién lo compra? La Casa Real (en el Gobierno está vetado desde 1997),  empresas (algo del 350) y fundamentalmente compradores particulares que hacen un uso mixto: lo compran para que les lleven pero también lo conducen.

Prueba dinámica Mercedes-Benz Clase S

Ponerme a los mandos del nuevo Clase S ha sido toda una experiencia. Por muchos coches que probemos casi ninguno, por no decir ninguno, es como éste. Una súper berlina de 5,11 metros de largo, que desborda elegancia por los cuatro costados y con una estrella en el capó que bien la merece. Del interior qué decir. Lujo elevado a la enésima potencia, un exquisito cuidado por el detalle, todo bien terminado, uso de cuero y maderas nobles que le dan su toque de exclusividad… Todo está pensado para la máxima comodidad de sus ocupantes: asientos calefactados y refrigerados, posavasos refrigerados, espejos de cortesía traseros, cojín adicional para los reposacabezas traseros, auriculares para ir viendo una película o escuchando música, mesas para trabajar…

En el Castillo de Perelada con el Mercedes-Clase S
En el Castillo de Perelada

Voy a empezar por la conducción. Tener un Clase S y no conducirlo es un pecado. La versión que hemos elegido es la corta con el motor 500 de 455 CV a 5.250 rpm y cambio automático 7G-TRONIC PLUS. Un V8 de 4.663 centímetros cúbicos con capacidad para acelerar de 0 a 100 en 4,8 segundos. Por mucha potencia que tenga no es un coche que incite mucho a correr, te apetecer ir en plan relax. Lo bueno es que cuando lo necesitas, pisas fuerte el acelerador y el adelantamiento es visto y no visto (no es de extrañar con un par de 700 Nm entre 1.800-3.500 rpm). Su capacidad de recuperación es excelente y desde mil y pocas revoluciones el motor se muestra brioso. Se puede conducir en modo ECO o Sport y también se puede modificar su suspensión en Confort o Sport. En suspensión Sport se nota más durito y en modo Sport su motor suena un pelín más para hacer sentir en mayor grado su deportividad, también la respuesta es algo más rápida. Su consumo homologado se sitúa en 8,6 l/100 km, aunque el real en modo ECO durante nuestra prueba subió a 9,7 l/100 km a un ritmo tranquilo (no creo que este dato sea decisivo para el comprador).

Además de su estupendo confort y bajo nivel de ruido en el habitáculo, lo que me ha encantado es el ajuste lateral activo del asiento (también en el acompañante), según se mueve tu cuerpo se va ajustando hacia la derecha o izquierda,  y el ir conduciendo disfrutando de un relajante masaje con efecto piedras calientes. La dirección, la suspensión y sistema de frenada aprueban con nota. Realmente no tienes la sensación de ir conduciendo un coche tan grande (pesa 1.995 kg). Como anécdota contaros que si ya el nuevo Clase S llama la atención, más lo hace si vamos en él dos ‘muchachillas’ (me acompañaba otra periodista de un diario de Ciudad Real). Tanto es así, que un Mosso d’Escuadra que andaba aburrido nos paró y con una breve mirada al interior nos dejó reiniciar la marcha. ¡A lo mejor se pensaba que llevábamos al súper presidente! jajaja.

Pero si es un pecado no conducirlo, peor aún es no disfrutar de las plazas traseras y lo hemos hecho a lo grande, en un Clase S largo con configuración de dos asientos individuales y el derecho totalmente reclinable. Y ahí nos hemos acoplado para regresar desde el Castillo de Perelada al centro de Barcelona. Con los ajustes eléctricos echamos para adelante el asiento del copiloto, elevamos la plataforma para los pies e inclinamos el respaldo. Después de curiosear por los huecos de atrás, hemos ido al grano. Con el mando  a distancia y a través de una pantalla para mi solita he activado la función de masaje y me he echado una buena siesta. Y colorín, colorado este sueño se ha acabado. Volvemos a la ‘cruda’ realidad.

Vídeo Mercedes-Benz Clase S 2013

Galería de fotos Mercedes-Benz Clase S 2013

Ir a la galería completa (35 fotos)

Sobre Mascoche.net.

Web dedicada en exclusiva al mundo del automóvil

Mira también...

Volvo XC60 D5 2017

Conducimos el nuevo Volvo XC60 D5 de 235 CV

Probamos las bondades del nuevo SUV sueco de tamaño medio, un todocamino a la altura de los también premium Audi Q5, BMW X3 y Mercedes-Benz GLC.

Un comentario

  1. Enlaces a la entrada: Mercedes-Benz Clase S Cabrio 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *