Prueba: Mercedes-Benz CLA 220 CDI Automático

La apuesta de Mercedes-Benz por atraer a un público más joven es clara y acertada. Primero fue el Clase A (ver prueba) y después la carrocería coupé que recibe la denominación CLA. Lo probamos con motor diésel de 170 CV y caja de cambios automática.

Mercedes-Benz CLA 220 CDI Automático
Mercedes-Benz CLA 220 CDI Automático
Calcula el mejor seguro para tu coche aquí: Comparador de seguros de coche.

Decididamente deportivo el Mercedes CLA presenta una estética de las que ‘entran por los ojos’ y sus ventas van a buen ritmo. En teoría es coupé de cuatro puertas bastante crecidito, llega a los 4,63 metros de longitud, curiosamente sólo 5,8 cms más corto que el Clase C, una berlina del segmento superior. La cada vez más amplia variedad en la oferta de las marcas nos lo pone francamente difícil a la hora de catalogar muchos modelos.

En cualquier caso deriva del Clase A y también tiene tracción delantera, no como el resto de Mercedes, y va dirigido a un público más joven.

Interior y equipamiento del Mercedes-Benz CLA 220 CDI Automático

Es largo pero por dentro no es precisamente amplio. La anchura de las plazas delanteras es suficiente pero hay poca altura libre, algo más que raro en un coche alemán. La banqueta del asiento deportivo no baja mucho y el techo solar de nuestra unidad de pruebas le resta unos centímetros, lo suficiente como para que con mi 1,85 de estatura me toque la cabeza con el techo. Con el asiento del conductor colocado a mi medida me siento en la plaza trasera izquierda para comprobar el espacio disponible. Me tocan las rodillas con el respaldo delantero, hay poco espacio para los pies (cuesta entrar y salir) me faltan más de cinco centímetros de altura libre para poder mantener la cabeza erguida, no hay mucho espacio a la altura de los hombros y la plaza central es para un uso ocasional de cortas distancias.

Puesto de conducción del Mercedes CLA
Puesto de conducción del Mercedes CLA

Pero volvamos a las plazas delanteras. Los asientos son de corte deportivo y con reposacabezas integrados, muy atractivos pero dependiendo de la estatura del conductor pueden ser poco efectivos. La sujeción es buena, muy buena y cuenta con múltiples regulaciones. El volante tiene ajuste vertical y en profundidad, éste último ajuste es muy amplio, lo que se agradece si eres un poco alto. El salpicadero y el cuadro de instrumentos son similares a los del Clase A, con un diseño tirando a moderno pero sin excesos, que es un Mercedes. Las rejillas de ventilación son muy llamativas, dan un toque de diseño, calidad y tienen un manejo muy cómodo. Y la pantalla de la consola central destacaca por encima de todo ¡pero las manos quietas! No es táctil aunque pueda parecerlo por diseño y posición, pero se maneja desde un mando situado entre los asientos delanteros.

En cuanto a la calidad percibida hay luces y sombras. Por un lado tenemos detalles más que interesantes como los citados aireadores o el volante y por otro encontramos plásticos de color negro mate que restan calidad y tienen facilidad para arañarse. Respecto al equipamiento ya sabes, en los coches premium hay que elegir lo que se quiere, de serie vienen bastante pelados y nuestra unidad por ejemplo cuenta con unas tremendas llantas de 18 pulgadas y navegador pero se conforma con un sencillo sistema de aire acondicionado.

El maletero es un punto interesante en el CLA. Es un coupé así que toca hacer sacrificios en pro de un diseño más dinámico. La capacidad es buena, 470 litros, pero es un maletero complicado. Tiene una boca de carga muy pequeña, estrecha y con el umbral alto. Las bisagras de la tapa roban mucho espacio (están cubiertas, no dañan el equipaje) y al abatir los respaldos queda un escalón además de que el hueco que dejan no es muy ancho. En su favor hay que decir que los respaldos se abaten por partes asimétricas y que tiene hueco portaesquíes, algo que parece que muchas marcas están olvidando y resulta muy práctico. Como también están olvidando la regulación en altura de los cinturones de seguridad y los relojes de temperatura del motor, aunque tampoco es el caso en el CLA.

Motor, prestaciones y consumo del Mercedes-Benz CLA 220 CDI Automático

El CLA es un coche largo pero no deja de ser, junto al Clase A, uno de los babies de la gama Mercedes-Benz. Nada de propulsión, la tracción es delantera (hay versiones 4Matic) y  todos los motores son de cuatro cilindros en línea hasta en el todopoderoso AMG.

Maletero de formas complicadas
Maletero de formas complicadas

El motor que hemos probado es el CDI 220, un diésel de inyección directa que desarrolla 170 CV de potencia máxima entre 3.400 y 4.000 rpm además de un par motor de 350 Nm entre 1.400 y 3.400 vueltas. Si te fijas en las cifras, cuando la zona de par máximo acaba, empieza la de potencia máxima. Esto significa que el empuje es constante desde las 1.400 hasta las 4.000 vueltas, un gran motor que también apuesta por la ecología con su sistema Start&Stop de serie. Pero es un motor ruidoso y le falta un poco de finura en el tacto.

El cambio es automático de doble embrague con siete velocidades, tiene modo Sport y secuencial con levas en el volante. La palanca selectora se encuentra en la columna de la dirección y para cambiar entre el modo E (normal o económico), S (sport) y M (manual), tenemos un botón en la consola central.

Este CLA acelera de 0 a 100 en sólo 8,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 230 km/h. El consumo medio homologado es de 4,2 litros a los cien, lo que dista bastante de los 6,6 que registramos en nuestra prueba de consumo real y no podemos echarle la culpa a unos neumáticos más anchos o cosas por el estilo porque no es el caso. No es una mala cifra, pero se aleja del homologado más de lo que esperábamos.

Prueba dinámica del Mercedes-Benz CLA 220 CDI Automático

Es raro eso de conducir un Mercedes sin notar cómo las ruedas traseras son las que empujan. No deja de ser una tontería pero si unes esto a que el diámetro del volante no es desmesurado, que las palancas de la columna de la dirección ya se encuentran a una altura ‘normal’ y que la banqueta del asiento baja poco, no tengo la clásica sensación de conducir un Mercedes.

Divertidísimo en tramos de curvas, pero mejor con buen asfalto
Divertidísimo en tramos de curvas, pero mejor con buen asfalto

Aquí no acaban las rarezas de este CLA. También me extraña un cambio de doble embrague con el selector en la columna de la dirección, ojo, me extraña pero no lo veo mal porque teniendo levas no hay por qué usar otra opción para cambiar de marcha manualmente. Y, aunque esto ya está totalmente popularizado, me sigue extrañando encontrarme con coches de carácter deportivo y motor diésel. Aquí tenemos un caso claro, este CLA cuenta con unas enormes llantas de 18 pulgadas de diámetro que montan neumáticos de 225/40, eso es perfil bajo y lo demás tonterías. Además nuestra unidad de prueba está equipada con el tren de rodaje deportivo opcional y el resultado es un CLA duro como una tabla, que tiene un ruido de rodaje muy notable cuando el asfalto es rizado y que produce ruidos de carrocería cuando pasa por los baches. En autovía y autopista lo más notable es el ruido de rodadura, por lo demás todo positivo: muy aplomado, una dirección exquisita, buenos frenos y motor de sobra.

El cambio puede producirnos una percepción equivocada sobre el motor, en modo E (el normal) enmascara el potencial del propulsor en busca de unos consumos reducidos. El cambio le hace trabajar muy bajo de vueltas y es perfectamente válido para una conducción tranquila, pero si queremos que recupere rápido se ve obligado a bajar demasiadas marchas y acaba siendo lento. En modo S esto no sucede pero se eleva un poco el consumo y en manual ya eres tú el que decide cómo y cuándo cambiar.

Comportamiento dinámico de primer nivel
Comportamiento dinámico de primer nivel

En ciudad el CLA engaña porque desde dentro parece más pequeño y cuando toca aparcar o ‘entrar por los huecos’ tomamos consciencia de sus dimensiones. Además la visibilidad trasera es mejorable por sus líneas tumbadas y una superficie acristalada pequeña. Cuidado con los bordillos si aparcamos en línea en la calle porque las llantas están muy expuestas y es fácil rozarlas. Ah! Y los agujeros, sí, esos agujeros que los ayuntamientos parece que se niegan a reparar y pueden tener una profundidad de 5 cms o más. Si pasas una rueda por uno de ellos, reza para no romper el neumático y/o la llanta. Del ‘meneo’ que sientes mejor ni hablamos si llevas la suspensión  deportiva.

Llegamos a los tramos de curvas y nos lo pasamos como enanos con el CLA. Es como un tiralíneas siempre y cuando el asfalto esté en buen estado, vira muy plano y los asientos te sujetan muy bien el cuerpo (afortunadamente). Puedes disfrutar de un paso por curva de los que ponen los pelos de punta. El límite está muy alto y lo normal es que tu parte racional haga que nunca llegues a superarlo porque para hacerlo hay que ir muy rápido. En este escenario se echa de menos un motor de gasolina para coquetear con la parte alta del cuentavueltas, pero no creas que el 220 CDI es lento, quizá trabaje a menos vueltas que los motores de gasolina pero te permite enlazar curvas a un ritmo endiablado.

La opinión del probador

Tengo sentimientos encontrados con el Mercedes CLA. Me gusta estéticamente pero me parece demasiado grande, con 30 cms menos de largo rozaría la perfección.

Probando el Mercedes CLA
Probando el Mercedes CLA

Su comportamiento dinámico es de primer nivel, pero con la configuración de esta unidad resulta incómodo (lo digo yo que me gustan los coches duros) y crítico en zonas bacheadas. Grande por fuera y pequeño por dentro, lo de las plazas traseras lo puedo perdonar por aquello de que es un coupé, pero no perdono que me toque la cabeza con el techo en un Mercedes, una de las pocas marcas en las que me resulta siempre fácil encontrar mi postura de conducción ideal.

Soy de esos a los que no les importa sacrificarse por la estética del coche, pero veo que en el maletero del CLA me tocaría desmontar pieza a pieza mi bici para poder transportarla.

Y por último, si tuviese un CLA, sería de gasolina.

Competidores del Mercedes-Benz CLA

Difícil buscar competidores para el CLA, o tienen menos puertas, o son más pequeños, o son más grandes o tienen dos volúmenes o no tienen el glamour de una marca premium… Los rivales más directos son el BMW Serie 2 (con dos puertas, de momento) y el Audi A3 Sedán, pero ambos son más cortos que el CLA.

GALERÍA DE FOTOS DEL MERCEDES BENZ CLA 220 CDI AUTOMÁTICO

Sobre Mascoche.net

Mascoche.net, tu web de coches.

Mira también...

Jaguar F-Pace 2016

Prueba del Jaguar F-Pace, ¿el mejor coche del mundo?

Probamos el Jaguar F-Pace, el primer todocamino de Jaguar, y lo hacemos con el motor de gasolina V6 de 380 CV. Un SUV ganador que no pasa desapercibido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *