Volkswagen Polo R WRC

Prueba: Volkswagen Polo R WRC

  • Prueba a fondo
  • Prueba de contacto

Sébastien Ogier consiguió la victoria en el Mundial de Rallies con el Volkswagen Polo en la primera temporada que este coche participaba, un dato que ha pasado a formar parte de los libros de la historia del WRC. Probamos la versión de calle de este coche, el Polo R WRC.

El paso por curva es muy rápido, pero pierde tracción con facilidad
El paso por curva es muy rápido, pero pierde tracción con facilidad

2.500 unidades numeradas para darle todavía más exclusividad a este Polo que destaca por su decoración específica con claros tintes deportivos. Pero todo esto ya te lo hemos contado en la prueba de contacto escrita con motivo de la presentación del modelo, la tienes justo en la pestaña de al lado, sí, ahí arriba, justo debajo del título 😀

Estuvimos en Tarragona y realizamos una pequeña prueba de regularidad con él. Parece que lo de la regularidad persigue al Polo WRC porque durante la prueba a fondo nos fuimos con él a un rally de regularidad de clásicos como coche cero.

Volante tapizado en Alcántara
Volante tapizado en Alcántara

Vamos a lo que nos interesa, cómo va el coche. Pero antes demos un repaso muy rápido a sus datos técnicos:

  • Motor 2.0 TSi con 220 CV de potencia entre 4.500 y 6.300 rpm
  • Par motor de 250 Nm entre 2.500 y 4.400 rpm
  • Inyección directa, admisión variable, 4 válvulas por cilindro y turbocompresor
  • Cambio manual de seis velocidades
  • Suspensión delantera tipo Mc Pherson y trasera de brazos tirados
  • Neumáticos de 215/35 R 18
  • Discos de freno ventilados delanteros y traseros
  • Diferencial electrónico XDS
  • 1.324 Kilos de peso y 4 metros de largo
  • 243 Km/h de velocidad máxima, sólo 6,4 segundos de 0 a 100
  • Consumo medio homologado 7,5 litros
  • Capacidad de maletero 204 litros

Prueba dinámica Volkswagen Polo R WRC

El Polo R WRC es un coche curioso, tiene una imagen muy deportiva y unas cifras que hacen arquear las cejas cuando lees la ficha técnica, pero luego no es tan radical como parece. Las suspensiones son firmes, el perfil de los neumáticos es mínimo y, aunque notas bien los baches, no es una tabla y hasta podrías viajar con él. Además está muy equipado, algo totalmente opuesto a esa deportividad que pregona (más peso).

Volkswagen Polo R WRC
Volkswagen Polo R WRC

Gracias a esto se trata de un coche utilizable en el día a día, pero con matices. La dirección es dura en maniobras, debes tener cuidado con los baches grandes y los bordillos para no destrozar llantas y neumáticos, además también hay que acariciar el gas para no subirse por encima del coche que llevamos delante y atención al freno, que tiene un tacto un poco brusco al primer toque.

Otra cosa es cuando decidimos exprimir al máximo su potencial, ahí ya tenemos que esmerarnos un poco. No es un coche crítico en ningún momento, tiene reacciones nobles, previsibles y se deja hacer. A pesar de ser un ‘todo delante’ y tener una tendencia subviradora, puedes soltarle de atrás al ahuecar y ayudarte con un pequeño deslizamiento de la trasera para dibujar las curvas cerradas.

El paso por curva es impresionante, se agarra al asfalto con uñas y dientes sin apenas balanceos de la carrocería. Además podemos frenar tardísimo, tiene un equipo de frenos muy potente que te hace cambiar el chip y te deja apurar hasta estar prácticamente dentro de la curva. La dirección es muy firme y transmite muy bien lo que pasa bajo las ruedas… ¿Un devorador de curvas? Pues sí, pero no es fácil encontrar el trazado ideal para este Polo.

Prefiere las curvas medias con buen firme
Prefiere las curvas medias con buen firme

Pensarás que cuanto más revirado y retorcido sea el tramo mejor ¿no? Nosotros hicimos unos 400 Kms por zonas de curvas y no lo tenemos tan claro. Necesita buen asfalto por sus neumáticos de perfil muy bajo, así no sufren las gomas ni sufres tú con cada bache. En curvas lentas puedes entrar ‘a mil’, pero luego al salir pierde tracción. Para eso tiene diferencial electrónico, pero entonces te tira de la dirección cerrando la trayectoria y hay que corregir con el volante. Eso o conducir muy fino para que no trabaje el diferencial, pero entonces pierde parte de la gracia porque tienes que acelerar muy tarde y con la dirección totalmente recta. Incluso así pierde tracción y vas haciendo eses. No es broma, acabé el día con dolor de brazos de ‘pegarme’ con el precioso volante de piel de alcántara.

Hay más. Los frenos en zonas muy viradas a ritmo rápido se fatigan porque se les acumula la tarea de frenar el coche con la de frenar la rueda que pierde tracción al acelerar. No dejan de trabajar y no tienen tiempo de refrigerarse. Pensarás que entonces merece la pena desconectar el control de tracción… Error, porque las pérdidas de tracción serán espectaculares. Quedarás precioso en la foto con el neumático echando humo, pero te tocará cambiar gomas cada dos por tres además de ir bastante más despacio. En curvas medias con buen asfalto es terriblemente rápido y efectivo, pero vigila bien que no haya ningún badén en pleno apoyo porque pasarás por él muy, muy rápido.

¿Hablamos de consumos? Suena raro con un coche así, pero al final también es un dato interesante. Durante toda la prueba hemos registrado una media de 9,9 litros a los cien, con cientos de kilómetros de curvas a ritmo rápido. En nuestra prueba de consumo real se conformó con 8,7 litros de media, lo que no está nada mal para este tipo de coche.

La opinión del probador

Mascoche.net con el Polo R WRC
Mascoche.net con el Polo R WRC
Tengo sentimientos encontrados con el Polo R WRC porque es un tipo de coche que me encanta pero no he conseguido disfrutar con él como me esperaba. El cambio tiene unos recorridos un poco largos, pero eso es lo de menos.

El problema son las pérdidas de tracción. No es para nada recomendable desactivar el control y con él activado tenemos que luchar con la dirección constantemente cuando vamos deprisa aunque nos empeñemos en conducir buscando la máxima tracción. Notas movimientos en el volante producidos por la actuación del diferencial autoblocante no sólo a la salida de las curvas, también si una rueda pisa por una zona con menor adherencia, en badenes, baches y a veces simplemente en recta.

Es rapidísimo y te lo pasas bien, pero necesita de una conducción totalmente enfocada a transmitir su potencia al asfalto sin pérdidas.

Sébastien Ogier consiguió la victoria en el Mundial de Rallies con el Volkswagen Polo en la primera temporada que este coche participaba, un dato que ha pasado a formar parte de los libros de la historia del WRC. Probamos la versión de calle de…

Review Overview

Habitabilidad
Comodidad
Comportamiento
Consumo
Calidad/precio

6.2 SOBRE 10

User Rating: Be the first one !

FOTOS: Volkswagen Polo R WRC

Ir a la galería completa (22 fotos)

Competidores del VW Polo R WRC

Publicado por: Mascoche.net el 15 octubre, 2013

(Tarragona, España). El Volkswagen Polo WRC ha marcado un hito en el Mundial de Rallies, con Sébastien Ogier ha sido el primero que consigue la victoria en su primera temporada en el Campeonato del Mundo. Probamos la versión de calle de este coche de carreras, una serie limitada y numerada que se fabrica en Navarra, lo más en un Polo.

Volkswagen Polo R WRC
Volkswagen Polo R WRC

Las marcas de coches que quieren participar en el Mundial de Rallies tienen que fabricar un mínimo de 2.500 unidades de una versión de calle del coche con el que van a competir y ese coche debe tener ciertas especificaciones concretas. Así nace el VW Polo R WRC.

Se van a fabricar 2.500 unidades para todo el mundo y no se han asignado cantidades a cada país, se distribuirán según demanda. Esta serie limitada está numerada, tiene una chapa identificativa situada en el spoiler trasero donde se puede ver el número de cada unidad. Pura exclusividad.

Perfil muy bajo
Perfil muy bajo

Además el Polo R WRC es deportividad, es el Polo más deportivo que hereda su espíritu y ciertas soluciones técnicas de la competición. En realidad son detalles necesarios para el coche de carreras que debe llevar la versión de calle para homologarlo, como unas prolongaciones de los largueros delanteros del chasis realizados en aluminio (que por su situación obligan a modificar el suelo del coche) o un capó con estructura sandwich (una lámina de polímero situada entre dos de acero con lo que se ahorran 1,9 kilos en una pieza que pesa siete).

Exteriormente el WRC destaca por sus imponentes llantas de 18 pulgadas montadas con neumáticos exclusivos, unos Dunlop en medida 215/35-18 que tienen un perfil de unos escasos 5 centímetros. Las pinzas de freno destacan en color azul, como los vinilos del capó y los laterales de WRC o el spoiler trasero en negro brillante.

Por dentro encontramos unos asientos deportivos en alcántara, volante de tres radios multifunción con la parte baja achatada y tapizado también en alcántara, pomo de la palanca del cambio y del freno de mano en cuero y pedales de aluminio. El equipamiento incluye climatizador automático, ordenador de a bordo, alarma, navegador con pantalla táctil de 5 pulgadas, faros bixenón autodireccionales y sensores de aparcamiento traseros.

El motor es el mismo del Golf GTI, un 2.0 Tsi de 220 CV entre 4.500 y 6.300 vueltas, y un par motor de 350 Nm entre 2.500 y 4.400 rpm. La caja de cambios es manual de seis velocidades, tracción delantera y diferencial electrónico XDS de serie para controlar la caballería.

Pesa 1.324 kilos en vacío, alcanza una velocidad máxima de 243 Km/h, acelera de 0 a 100 en 6,4 segundos y consigue un consumo medio homologado de 7,5 litros a los cien.

El Polo R WRC ya está a la venta y el precio de este exclusivísimo Polo es de 34.860 euros.

Prueba dinámica Volkswagen Polo R WRC

Exteriormente el Polo R WRC es más agresivo que cualquier otro Polo, pero no resulta excesivo. Por dentro pasa un poco lo mismo, deportividad sin excesos. De hecho los asientos tienen formas muy racing pero el mullido resulta extrañamente blando. El volante me parece un poco grande y demasiado grueso y a la dirección le falta firmeza y transmitir mayor información sobre lo que pasa bajo las ruedas. El cambio tiene unos desarrollos largos, como los recorridos de la palanca, y el conjunto de suspensión y amortiguación es firme pero no en exceso, puedes incluso viajar sin resentirte en los baches.

Motor de dos litros y 220 CV para este Polo
Motor de dos litros y 220 CV para este Polo

Como puedes ver no es tan deportivo como puede parecer en un principio… ¿O sí? Ojo que Volkswagen es especialista en jugar al despiste y hacer coches con un buen equilibrio entre prestaciones, efectividad y comodidad. El motor es una auténtica bomba, tira con ganas desde abajo y empuja y empuja hasta llegar al corte, no desfallece antes de tiempo y catapulta al Polo de una curva a otra haciendo las rectas muy cortas. Es tan elástico que puedes elegir entre dos marchas para  circular al mismo ritmo, una más corta para disfrutar de su espíritu racing y otra más larga tirando de turbo sin contemplaciones.

Mascoche.net con el VW Polo R WRC
Mascoche.net con el VW Polo R WRC

Por chasis y suspensiones el Polo va por su sitio aunque se suelta un poco de atrás al ahuecar o tocar un poco el freno en la entrada de las curvas y nos ayuda a redondearlas. Pero no digiere bien tantos caballos, son muchos para un coche tan pequeño, ligero y con tracción delantera. Con los controles activados no nos deja acelerar fuerte en la salida de las curvas porque el control de tracción ‘nos corta el rollo’ para evitar que las ruedas patinen. Además acelerando fuerte en recta la actuación del diferencial tira de la dirección y nos obliga a sujetar fuerte el volante e incluso corregir la trayectoria. En curvas también nos hace corregir, pero si desconectamos el control de tracción tendremos que hilar fino para hacerle traccionar acariciando el gas a la salida de las curvas lentas.

Los frenos son potentes y dosificables, pero tienen sus limitaciones y al afrontar un tramo muy revirado a ritmo rápido podemos ponerlos en apuros. Y es que se les acumula el trabajo, por un lado tienen que detener un coche que va muy deprisa y por otro son los encargados de hacer que traccione, así que están actuando al frenar y también al acelerar.

El Polo R WRC es un coche muy rápido y divertido, pero hay que tener en cuenta las limitaciones propias de un tracción delantera. El Golf GTI con más anchura de vías y distancia entre ejes aprovecha mejor la potencia del dos litros. Pero si te gusta ir fino y disfrutar de un coche muy exclusivo, un coche campeón del mundo de rallies, aquí tienes el Polo R WRC.

FOTOS: Volkswagen Polo R WRC

Sobre Mascoche.net

Mascoche.net, tu web de coches.

Mira también...

Fiat Talento 2016

Ocho plazas y mucho maletero, ponemos a prueba la Fiat Talento 2016

Cuando necesitamos mucho espacio y los monovolúmenes no son suficientes la alternativa es un vehículo mixto, una furgoneta de pasajeros. Pero, ¿es lo suficientemente cómoda y práctica?

Un comentario

  1. Sergio Cobo Arango

    Con el coche 001, con un par

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *