Opel Insignia Sports Tourer 2014

Prueba: Opel Insignia y Sports Tourer 2014

  • Prueba 2.0 CDTi 140 CV
  • Prueba 2.0 CDTi 170 CV

 

Publicado el 18 de agosto de 2015 por Óscar Pulido

El Opel Insignia cambia de cara por segunda vez desde su lanzamiento en 2008 aunque esta vez los cambios son algo más evidentes que la primera. Ligeras modificaciones en faros, pilotos traseros y paragolpes le intentan dar un aspecto más actual. Mecánicamente también existen cambios para aumentar la eficiencia de los motores. Interiormente se ha aprovechado para reducir el número de botones de la consola central y rediseñar completamente el cuadro de instrumentos (diferente según el nivel de equipamiento) como aspectos más relevantes.

Para leer la prueba a fondo del Opel Insignia Sports Tourer 2.0 CDTi con 170 CV pincha en la pestaña de arriba.
Opel Insignia Sports Tourer 2014
Opel Insignia Sports Tourer 2014

Todos estos cambios afectan por igual a la berlina como al familiar (Sports Tourer) que es el que probamos a fondo asociado al nuevo motor 2.0 CDTi de 140 CV. También hemos probado brevemente la berlina de 4 puertas con el mismo motor y equipamiento, comentaremos las diferencias apreciadas en el apartado correspondiente. Esta será previsiblemente la motorización más vendida de la gama 2014.

Interior y equipamiento

La forma coupé del Insignia Sports Tourer ya deja adivinar que pese a su gran tamaño (4,91 m) el aprovechamiento del habitáculo no es la mejor cualidad del coche. En las plazas delanteras, como en la mayoría de las berlinas, no se echa en falta espacio en ninguna de las cotas. Tal vez la altura al techo se pueda criticar pero en este caso la presencia del techo practicable es determinante. Los asientos, de piel en nuestra unidad, son amplios y tienen múltiples reglajes tanto eléctricos como manuales a cambio su mullido resulta excesivamente duro.

La ergonomía general es buena con dos excepciones, la posición algo retrasada del mando de los elevalunas en la puerta del conductor y la ubicación algo alejada de los botones de la zona superior de la consola central. En las plazas traseras no sobra espacio ni para las piernas, ni en anchura y mucho menos en altura, siendo esta medida la más afectada por la forma coupé de la carrocería antes mencionada siendo todavía más grave en el caso de la berlina.

El maletero de 540 litros goza de formas muy regulares y bastante fondo pero pincha en altura disponible aunque este un defecto bastante camuflable en un familiar (usando la correspondiente red separadora) al poder recogerse la cortinilla del maletero, no así en la berlina que sólo tiene 40 litros menos de capacidad pero que parece que son más. También resulta más incomodo de llenar debido a la ausencia de portón. Decir que la rueda de repuesto en nuestro coche de pruebas era de tipo convencional aunque más pequeña que las que montaba.

Algunos materiales no están a la altura
Algunos materiales no están a la altura

El acabado general es bueno pero tiene algunas lagunas. Los plásticos duros ocupan mucho espacio en el habitáculo para tratarse de una berlina de este porte, y el módulo del apoyabrazos central delantero no es digo de un vehículo como éste, así de simple, producía ruidos al manejarlo y daba la sensación de no estar bien sujeto al cuerpo principal. Sin embargo, pese a esta crítica, no puedo dar parte de ruiditos raros lo que denota una buena terminación en el interior del Insignia.

La instrumentación es bastante completa, es analógica excepto el velocímetro que es digital aunque con aspecto analógico. Como suele pasar en estos casos se ofrece mucha información en un sitio pequeño lo que da cierta sensación de desorden. El ordenador de a bordo cuenta con un medidor de la calidad del aceite del motor, lo que puede ser muy útil si sus mediciones son correctas para cambiar el aceite en función de su estado y no de los kilómetros. La pantalla multifunción de 8 pulgadas cuenta con 4 formas de control, los mandos del volante, el sistema táctil, el control por voz y un ‘touchpad’ situado la lado de la palanca de cambios.

El equipamiento en estas berlinas generalistas con ambiciones no suele tener lagunas importantes en la dotación de serie. En el caso de nuestro Insignia con acabado Excellence incluye elementos como: 8 airbags, luces diurnas LED, reposacabezas delanteros activos, climatizador bizona, sensor de luces, función ‘Start & Stop’, conectores Aux y USB o llantas de aleación de 18 pulgadas.

Sin embargo la mayoría del equipamiento opcional sólo está disponible si accedemos a paquetes que pueden tener elementos que no deseamos, lo cual encarece bastante la factura final. En el caso de nuestra unidad de pruebas que incluía tapicería de piel, asistente avanzado de aparcamiento o control de crucero adaptativo el coste final subiría la factura en casi 4.000 euros.

Motor, prestaciones y consumo

El motor del Opel Insignia objeto de nuestra prueba es el ya veterano 2.0 CDTi convenientemente puesto al día en temas de consumo y emisiones. La potencia pasa de 131 CV a 140 CV a 4.000 rpm y el par máximo de 300 Nm a 370 Nm de 1.750 a 2.500 rpm. Las prestaciones son suficientes sin más, desarrolla 200 km/h de velocidad máxima y tarda 11,0 segundos en acelerar hasta los 100 km/h.

Motor voluntarioso y poco gastón
Motor voluntarioso y poco gastón

En cuanto a consumos y emisiones la mejora oficial respecto al motor de 130 CV es importante, pasa de un consumo medio oficial de 5,3 a 3,9 litros a los 100 km y las emisiones de 139 a 104 gr/km. Como es norma general en nuestra prueba de consumo real la cifra no es tan baja y se queda en 6,2 litros a los 100 km, destacando sobre todo el consumo en carretera a velocidades legales donde menos influencia tienen los 1.733 kg que pesa este Opel. A este consumo ayuda, en teoría, los largos desarrollos de la caja de cambios con una quinta de 52,8 km/h y una sexta de 64,7 km/h a 1.000 rpm.

Prueba dinámica

Este apartado tiene dos condicionantes muy claros, por un lado el elevado peso y por el otro los larguísimos desarrollos de la caja de cambios. Siempre se tiene la sensación de ir con una marcha de más engranada respecto a casi cualquier coche de potencia similar, lo cual no deja de ser molesto a la hora de moverse en un ámbito urbano. Es una pena porque el motor empuja con brío desde muy bajas vueltas hasta 3.500 rpm, a partir de ahí baja su rendimiento claramente.

Me he encontrado más de una vez circulando en quinta a 80 o 90 km/h porque la sexta no puede mantener ese ritmo en cuanto la carretera apunta ligeramente hacía arriba ya que no supera las 1.500 rpm a esas velocidades. Seguramente en un Opel Corsa sí se podría circular con esos desarrollos con algo más de desahogo pero el Insignia son palabras mayores. Al final se podría decir que es lo más semejante a montar una caja de cambios de 5 velocidades con overdrive como en los Volvo de los años ochenta.

Buen comportamiento sin perder comodidad
Buen comportamiento sin perder comodidad

La suspensión es bastante cómoda y la amortiguación sujeta bien el coche en la mayoría de las situaciones que no pasemos a la conducción muy al ataque, momento en el que el eje delantero mostrará su disconformidad y el ESP se encargará de cortarnos todo el rollo. El agarre disponible es muy elevado gracias a las anchas vías y a los anchos neumáticos de perfil bajo pero estos también son responsables de que en confort sea bueno pero no óptimo y de generar bastante ruido de rodadura.

Siguiendo con el ruido tampoco el motor es manco a la hora de generarlo sobre todo en parado y a bajas velocidades una vez en autopista se funde con el aerodinámico y en antes mencionado de las ruedas. En esto si ayudan bastante los largos desarrollos del cambio. Todo esto es válido también en la berlina que lógicamente tiene un comportamiento mejor cerca del límite o con el coche a plena carga, también los 120 kilos menos de peso son de mucha ayuda.

La visibilidad es buena hacía delante pero (otra vez) la forma de la carrocería en su zona trasera condiciona ésta en esa zona, siendo algo deficiente e incluso mala sin contemplaciones en la berlina. Los faros de xenón proporcionan un haz de luz potente y clara pero, como es habitual con esta tecnología, las luces de cruce se quedan algo cortas con el objetivo de no deslumbrar al resto de vehículos que circulan cerca de nosotros.

Pocas diferencias entre la berlina y el familiar
Pocas diferencias entre la berlina y el familiar

Los frenos son buenos por potencia y estabilidad no así por el tacto del pedal que no transmite confianza en frenadas suaves y hace falta apretar mucho el pedal para disponer del mordiente adecuado. No quiero dejar de mencionar lo bien que maniobra el coche en garajes y espacios similares pese a su gran tamaño resultando superior en este aspecto a algunos monovolúmenes y SUV de menor longitud.

La opinión del probador

Mascoche.net probando el Opel Insignia
Mascoche.net probando el Opel Insignia
El Opel Insignia Sports Tourer me parece unos de los familiares más atractivos estéticamente dentro del segmento de las berlinas, sus líneas disimulan muy acertadamente su tamaño. Aunque esto tiene su lado oscuro, también resulta poco práctico para ser un familiar, no tiene muchos huecos por el habitáculo su maletero no es para tirar cohetes mirando su tamaño exterior.

Pero con todo lo que menos me gusta de este Opel son los desarrollos elegidos para su caja de cambios que echan por tierra las prestaciones y también los consumos (sí, habéis leído bien) de su voluntarioso motor. Con unos desarrollos un 10% más cortos se podría llevar la sexta marcha engranada durante mucho más tiempo en carretera, lo que beneficia claramente al consumo ya que tendríamos que recurrir menos veces a la quinta e incluso a la cuarta velocidad.

Para terminar el precio, los 32.750 euros de tarifa resultan bastante golosos, máxime teniendo en cuenta que existen descuentos oficiales lo que nos puede ayudar a hacernos con alguno de los rígidos packs que incluyen aquellos gadgets que queramos incluirle nuestro coche y completar a nuestro gusto el equipamiento. El mayor rival del Insignia puede ser su hermano pequeño el Opel Astra Sports Tourer que es más barato (25.200 euros), menos pesado y más pequeño (4,69 m) por fuera, pero que por habitabilidad y maletero se queda muy cerca.

  Publicado el 18 de agosto de 2015 por Óscar Pulido El Opel Insignia cambia de cara por segunda vez desde su lanzamiento en 2008 aunque esta vez los cambios son algo más evidentes que la primera. Ligeras modificaciones en…
Habitabilidad
Comodidad
Comportamiento
Consumo
Calidad/Precio

6.9 SOBRE 10

User Rating: 3.88 ( 2 votes)

Fotos: Opel Insignia 2014

Ver la galería completa (24 fotos)

Competidores del Opel Insignia

 

Publicado el 1 de marzo de 2016 por Sara Soria

Nos ponemos al volante del Opel Insignia Sports Tourer con el nuevo motor diésel 2.0 CDTI con 170 CV y cambio manual de seis velocidades, una berlina familiar rutera para conductores exigentes.

No es el Insignia más potente. La gama todavía guarda este mismo motor diésel con potencia de 195 CV y otro de gasolina 2.0 Turbo con 250 CV. Si no te quieres ir a este extremo pero aun así buscas un coche con garra y que no te deje colgado, éste de 170 CV puede ser una opción. Su comercialización arrancó en enero de 2015 ya cumpliendo la exigente normativa de emisiones Euro 6 que ha entrado en vigor en septiembre.

Opel Insignia Sports Tourer, un familiar rutero con 170 CV
Opel Insignia Sports Tourer, un familiar rutero con 170 CV

Interior y equipamiento

La unidad que hemos probado cuenta con el nivel de acabado más alto, el Excellence, al que se añaden varias opciones y packs de equipamiento: suspensión adaptativa FlexRide (900 €), navegador IntelliLinkNavi900 con pantalla táctil a color de 8” (1.100 €).

Opel Insignia Sports Tourer
El acabado Excellence es el más alto de la gama Insignia

Touchpad HMI o interfaz táctil para escribir con el dedo (100 €), rueda de repuesto de emergencia 17” (50 €), portón trasero eléctrico (200 €), faros delanteros adaptativos AFL Plus (1.045 €) y centro de información del conductor (DIC) con pantalla de 8” en el panel de instrumentos (250 €). Además incluye los siguientes packs:

  • Pack SportsTourer (1.250 €): con rieles para organizar el maletero, red de separación y lateral en el maletero y techo solar eléctrico.
  • Pack Premium (1.450 €): Asiento del copiloto con ajuste de altura eléctrico, asiento del conductor con memoria, lector de CD y MP3, asiento del copiloto con ajuste lumbar eléctrico, asiento del conductor con ajuste eléctrico, apertura sin llave y llantas de aleación 19” con diseño icónico.
  • Pack Family Confort (500 €): Toma de corriente 230 V en la consola trasera, parasol en ventanillas laterales traseras, asientos delanteros con calefacción, reposabrazos trasero y airbags laterales traseros.
  • Pack Park and Go (1.050 €): Aviso de cambio involuntario de carril, cámara de visión trasera, asistente avanzado de aparcamiento, alerta de ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado trasero (para maniobras de marcha atrás).
  • Pack Drive Assist (1.640 €): cámara frontal ‘Opel Eye’ con reconocimiento de señales de tráfico, indicador de distancia de seguridad, control de crucero adaptativo, alerta de colisión frontal, parabrisas atérmico y luz larga asistida.

Como ves el coche viene cargadito.

Opel Insignia Sports Tourer
El ordenador de a bordo cuenta con un medidor de la calidad del aceite del motor

En cuanto a las valoraciones del espacio interior, detalles y calidad del habitáculo te remito a la prueba a fondo realizada por mi compañero Óscar Pulido (pinchar en la pestaña ‘Prueba a fondo’ de esta misma página). Corroboro sus impresiones de que para lo grande que es por fuera, no se aprovecha bien el espacio interior.

Motor, prestaciones y consumo

El propulsor del Opel Insignia de nuestra prueba es el nuevo 2.0 CDTI con potencia de 170 CV, a la venta desde principios del pasado año (también está disponible con potencias de 140 CV y 195 CV). Se trata de un motor turbodiésel de 1.956 cm3 de cilindrada y que ofrece la potencia máxima de 170 CV a 4.000 revoluciones por minuto. Destaca su elevado par de 400 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm.

Opel Insignia Sports Tourer 2014
Es un coche pesado pero se mueve con agilidad en carretera

Sus prestaciones tampoco defraudan, al menos sobre el papel: velocidad máxima de 220 km/h y aceleración de 0 a 100 en 9,4 segundos.

El consumo medio que homologa es de 4,7 l/100 km (124 gr/km de CO2), en ciudad 5,8 l/100 km y en carretera 4,0 l/100 km. En nuestra prueba de consumo real el buque insignia de Opel consiguió 7,1 litros de consumo medio, bastante por encima de la cifra oficial debido, sobre todo, por su excesivo peso (1.733 kg).

Este motor está disponible con cambio manual de seis velocidades, automático también de seis marchas, con tracción 4×4 y con los acabados superiores Sportive y Excellence. Nuestra unidad lleva cambio manual, tracción delantera y acabado Excellence.

Entre las características de este propulsor destaca que viene con Reducción Selectiva de Catalizador (SCR) para eliminar los óxidos de nitrógeno de los gases de escape del motor. Éstos se convierten en nitrógeno y vapor de agua gracias a una reacción química con amoníaco, también conocido como Adblue.

Opel Insignia Sports Tourer
El aprovechamiento del habitáculo no es la mejor cualidad del coche

Es por este motivo que cuando vayas a repostar gasóleo en este Insignia verás otra boca para esta sustancia –aunque lo puedes encontrar en las gasolineras normalmente es el propio taller quien se encarga del repostaje en las revisiones de mantenimiento-.

Prueba dinámica del Opel Insignia

Nada más arrancar el coche y ponerme en marcha lo primero que percibo es su bajo nivel sonoro y ausencia de vibraciones. Está bastante bien insonorizado para ser un diésel y sólo se hacen algo más acusados los ruidos de rodadura. Es un coche pesado, sí, 1.733 kilos y se notan, pero este motor de 170 CV es capaz de moverlo sin problemas ofreciendo una conducción ágil. También ayuda su alto par desde bajas vueltas con el que el Insignia reacciona de forma rápida a las órdenes que recibe del acelerador.

Opel Insignia Sports Tourer
Muy bien insonorizado y muy cómodo

Si buscas un buen rutero, este Insignia no defrauda. Es muy cómodo y va tan suave que tienes que estar pendiente del velocímetro para no incumplir los límites de velocidad. Las suspensiones también ayudan a un viaje confortable. Están bien equilibradas, son firmes y no balancean en exceso, algo que también le ayuda a trazar curvas con estabilidad, gran aplomo y seguridad.

Y si las quieres más firmes puedes recurrir al modo ‘Sport’ de la suspensión adaptativa FlexRide (opcional por 900 euros). Con pulsar un botón, no sólo se modifica el tarado de las suspensiones y transmite mejor lo que pasa sobre el asfalto, también la dirección se endurece y, en general, el comportamiento es más deportivo. Sin este modo ‘Sport’ la dirección me ha parecido que hace un buen trabajo, resulta precisa y con buen tacto. Y si lo que buscas son unas suspensiones más blandas para pasar por asfalto irregular o carreteras bacheadas, tienes la opción del modo ‘Tour’. Los frenos cumplen bien su misión a pesar de los ‘kilitos’ de más de este Insignia.

Opel Insignia Sports Tourer
Maletero de 540 litros ampliables a 1.530 con las plazas traseras abatidas

Empezamos ahora a callejear por la ciudad y la sorpresa es que cuando la aguja del cuentavueltas está muy abajo se tiende a calar con frecuencia, lo que te puede provocar alguna situación incómoda –saliendo de un semáforo en rojo, de un ceda el paso…-. Ya hemos comentado que este Insignia no tiene malos bajos pero cuando al motor le dejamos caer por debajo de las 1.500 vueltas se queda sin fuerza y le cuesta echar a andar.

Dejando de lado este inconveniente puedo decir que este Insignia familiar se mueve muy bien en ciudad siempre que lo mantengas por encima de 1.500 rpm. Por encima ya tira y apenas hay que echar mano del cambio, el problema es que su peso se acusa cuando el motor tiene que reaccionar con rapidez al acelerador y también redunda en consumos altos en ciudad. Tampoco su tamaño acompaña. Es un coche largo (4,91 metros) por lo que no es cómodo si tienes que circular por calles estrechas y menos aún buscar aparcamiento.

Hablemos ahora del cambio manual de seis velocidades que va acoplado a este motor CDTI de 170 CV. Cuenta con una palanca de recorrido corto y preciso que le da un toque muy deportivo y que será del gusto de los conductores más exigentes.

Opel Insignia Sports Tourer 2014
Este Insignia familiar se mueve muy bien en ciudad siempre que lo mantengas por encima de 1.500 rpm

Y como nuestra unidad de pruebas está equipada de los más avanzados sistemas de asistencia a la conducción. No hay que dudar que la tecnología al servicio del conductor aumenta de forma destacada la seguridad en los desplazamientos.

Pero, ¿qué ocurre cuando te encuentras con demasiados pitidos avisándote de que te estás acercando demasiado al coche de delante o que pisas una línea continua? Que estos sistemas te acaban saturando y los acabas desconectando. Por lo menos a mí me pasó L.

En el caso del sistema de control de crucero adaptativo, comentar que actúa con demasiada antelación y de forma algo brusca por lo que te acabas pegando algún que otro susto, ya que no te lo esperas.

La opinión del probador

Me ha gustado su estética, la comodidad que ofrece en largos viajes y cómo se comporta. Su motor puede con ‘todo’ y te permite disfrutar de los desplazamientos al máximo, además con un consumo reducido.

Opel Insignia Sports Tourer 2014
Buen rutero pero espacio poco aprovechado

Lo que menos me ha gustado es su habitáculo mal aprovechado. Que no quiere decir esto que viajemos incómodos. Es un coche grande (¡¡casi cinco metros!!) y ofrece espacio para cinco ocupantes y su equipaje pero la sensación de amplitud luce por su ausencia. Al igual que el maletero, 540 litros que no dan tanto de sí como cabría de esperar para un familiar de esta envergadura.

Seguramente el precio te ayude a decidirte. Cuesta 36.177 euros con el equipamiento de serie (sin descuentos). Si le añades todas las opciones que incluye esta unidad de pruebas (9.535 €), el coste se eleva a 45.712 €.

Para que te hagas una idea de cómo se posiciona en el mercado, el Ford Mondeo Sportbreak 2.0 TDCi 180 CV Titanium cuesta 33.175 euros; el Hyundai i40 CW 1.7 CRDi 141 CV Tecno Sky, 33.145 euros; el Mazda6 Wagon 2.2 150 CV Luxury Pack Premium, 35.825 euros; el Peugeot 508 SW Allure 2.0 BlueHDi 150 CV, 35.600 euros; o el Volkswagen Passat Variant Advance 2.0 TDI 150 CV, 34.720 euros.

Fotos: Opel Insignia 2.0 CDTi 170 CV

Ver galería completa (32 fotos)

Competidores del Opel Insignia

Sobre Óscar Pulido

Loco de los datos y las estadísticas, tiene un cerebro privilegiado para los números. Es una auténtica guía de coches andante. Disfruta al volante de cualquier coche, pero prefiere los más normales a los coches superexclusivos. Le encantan los clásicos y tiene por lo menos tres en su garaje.

Mira también...

Goodyear Vector 4Seasons

Probamos los Goodyear Vector 4Seasons en todas las estaciones y condiciones

Probamos los neumáticos Goodyear 4Seasons, unos neumáticos cuatro estaciones que demuestran que ya es posible ir seguro durante todo el año sin necesidad de tener varios juegos de ruedas.

2 comentarios

  1. Le pasa como al Astra saliente, muy bonitos pero justos en lo práctico y gastones.

  1. Enlaces a la entrada: Fotos: Opel Insignia 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *