Mercedes-Benz Clase E 2016

Probamos el Mercedes-Benz Clase E 2016, el Mercedes más tecnológico

Existe una creencia que dice algo así como que los Mercedes son ‘Mercedes de verdad’ del Clase E para arriba. No estoy muy de acuerdo con esta afirmación, pero sí es cierto que dentro de la gama de turismos (sin contar los todocamino) el Mercedes Clase E es el más equilibrado.

Es grande, elegante, cómodo, amplio y representativo, además con las opciones estéticas que equipa la unidad de prueba también podemos decir que tiene cierto toque deportivo.

Mercedes-Benz Clase E 2016
Mercedes-Benz Clase E 2016

Hay cosas como la habitabilidad, la comodidad y una amplia dotación en equipamiento que ya esperas en un coche de estas características. Este Mercedes además añade una enorme carga tecnológica con diferentes fines. Vamos a verlo y también si verdaderamente esa tecnología ayuda, es sólo de cara a la galería o incluso toma el rol de fecha de caducidad para el vehículo.

FOTOS: Mercedes-Benz Clase E 2016

Fotos: Iván Solera

Ir a la galería completa (16 fotos)

La amplitud que esperas y buenos acabados

En la guerra el valor se presupone y en una berlina de cinco metros de largo sucede lo mismo con la amplitud. Mucho espacio en las plazas delanteras, también en las traseras y una capacidad de maletero de 540 litros. El puesto de conducción cuenta con múltiples reglajes y, como es normal en la marca alemana, estas regulaciones son muy amplias y están pensadas para dar cabida cómodamente a conductores de muy variadas morfologías.

Los acabados son buenos, sin detalles que llamen la atención desde el lado negativo y sin ningún tipo de ruido o vibración durante la marcha por mal acoplamiento de alguna pieza. Nuestra unidad cuenta con inserciones en aluminio en forma de rejilla que le aportan un gran atractivo y sensación de calidad. Este aluminio se combina con partes de gran tamaño en negro piano (brillante), que ya sabemos lo sucio que resulta por lo chivato que es con el polvo y las huellas.

Otro punto que me ha llamado la atención es que el interior huye de las superficies lisas y los diferentes módulos se superponen, creando una composición tridimensional muy llamativa pero que multiplica los recovecos y puntos de acumulación de suciedad. Es un interior muy bonito, pero también muy trabajoso para poder lucirlo como se merece.

Mercedes-Benz Clase E 2016
Acabado a gran nivel, como corresponde

Lo más impactante al primer golpe de vista es la kilométrica pantalla que compone el cuadro de instrumentos y que se prolonga hasta la consola central para hacer las funciones de pantalla multifunción, que no es táctil y se controla desde el doble mando de la consola central (mando táctil y ruleta con funciones de desplazamiento lateral y presión).

En realidad, se trata de dos pantallas de 12,3 pulgadas unidas que simulan ser sólo una. El resultado es llamativo y tecnológico, pero tiene sus carencias que te contaré en el apartado de prueba dinámica.

En cuanto al equipamiento ya sabes cómo son las marcas premium, toca tirar de billetera para poder disfrutar de las múltiples golosinas que te ofrecen a pesar de que esta versión arranca en los 51.000 euros. Para que te hagas una idea piensa que de serie no cuenta ni siquiera con cámara de visión trasera o sensores de aparcamiento. Es decir, con este tipo de coches casi casi que puedes alardear de toda una berlina premium de representación, aunque en realidad sólo equipe ‘pito y luces’.

Mercedes-Benz Clase E 2016
Habitabilidad de salón, aunque la capacidad del maletero no destaque en comparación con el tamaño exterior

En la unidad que hemos probado no cuenta con el paquete opcional de acceso sin manos, por lo que la apertura del maletero remota es por muelle, algo que prefiero porque es mucho más rápida que la eléctrica. Pero hay un punto que no es de recibo, si tienes arranque por botón no es lógico que no se equipe el acceso sin llave. ¿Por qué? Pues porque sin darte cuenta sacas las llaves para abrir el coche, te metes con ellas en la mano y luego no sabes qué hacer con ellas.

Por espacio no hay queja, cuatro ocupantes irán a sus anchas, un quinto pasajero será el que, como es normal, no irá tan cómodo, pero todo dentro de la normalidad. El maletero tiene una capacidad de 540 litros, que se aprovechan bien pero la boca de carga puede resultar un poco estrecha para objetos voluminosos.

Motor, prestaciones y consumo

El E 220 d tiene un motor diésel de cuatro cilindros y 2.143 cc. Desarrolla una potencia máxima de 194 CV a 3.800 rpm y un par máximo de 400 Nm entre 1.600 y 2.800 vueltas. Es un poco ruidoso a baja velocidad y tiene un sistema Start & Stop que resulta más brusco de lo que esperas para un coche de esta categoría.

La caja de cambios opcional 9G-Tronic es por convertidor de par y, como su nombre indica, tiene nueve relaciones con una novena larguísima que consigue reducir los consumos en carretera. Con un peso de 1.680 kilos acelera de 0 a 100 en sólo 7,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h.

Mercedes-Benz Clase E 2016
Motor conocido en la marca, con 194 CV y buen consumo

El consumo medio homologado es de 3,9 litros. Lógicamente en la vida real no se obtiene esta impresionante cifra, pero sí que se queda por debajo de los seis litros de media. En nuestra prueba de consumo real este Clase E registró una media de 5,8 litros, muy buena cifra.

Prueba dinámica del Mercedes Clase E

¿Qué te puedo contar del comportamiento dinámico del Clase E que te sorprenda? Poca cosa, a grandes rasgos es un coche cómodo, muy aplomado, preciso, estable y con el que resulta un verdadero placer viajar. Pero todo esto seguro que ya lo dabas por sentado, así que te voy a contar cosas que no me han gustado de este coche, que han sido muchas más de lo que me esperaba.

El motor es muy voluntarioso y le cunden muchísimo sus 194 CV, pero aparte de ser muy ruidoso como ya te he comentado, resulta que a alta velocidad hay momentos en los que echas de menos algo de empuje. No es una crítica a este motor, sino a la versión en sí. Ya metidos en un cochazo como un Clase E, esperas un propulsor más gordo.

Seguimos con detalles mejorables. Por ejemplo, el control de crucero adaptativo, que a veces te frena en las curvas porque se equivoca y piensa que hay un obstáculo delante. O el Drive Pilot o piloto automático que ya probamos hace poco y, si bien es capaz de mantener el coche en el carril, la función de cambio de carril tiene todavía mucho que mejorar. Y también haría cambios en el climatizador, que es muy variable y no conseguí estar cómodo porque, de vez en cuando, soltaba chorros de aire frío o caliente en vez de adaptar la temperatura de una forma gradual.

Mercedes-Benz Clase E 2016
El motor resulta algo ruidoso, empañando el confort de marcha

Unas líneas más arriba te decía que es un coche muy aplomado y lo es, pero no sé si por las enormes llantas y el diminuto perfil de los neumáticos de esta unidad, pero este coche en concreto se mueve mucho cuando pisa irregularidades. Se notan las rayas de delimitación de carril cuando son un poco gruesas y si son de las que tienen resaltos o pasas por un asfalto muy rugoso el coche baila y pierde precisión. La unidad probada cuenta con el chasis Agility Control de altura rebajada (con muelles), no sé si con la opción de suspensión neumática se reducirá este efecto.

Y hay más. Puedes personalizar el cuadro de instrumentos, pero el navegador no muestra claramente los desvíos porque se ve muy alejado incluso ampliando al máximo (y no será por pantalla).

Quizá soy un poco retro, pero prefiero un cuadro de instrumentos analógico en vez de las pantallas digitales, al menos en parte. Y es que, curiosamente, durante la prueba de este coche la pantalla que hace las veces de cuadro de instrumentos decidió apagarse sin motivo aparente. Esto significa que te quedas ciego, no ves la velocidad, ni las revoluciones, ni los testigos, ni nada de nada, ciego total.

Mercedes-Benz Clase E 2016
Tal vez con la suspensión de serie fuese todavía más cómodo, pero perdería agilidad

Por supuesto que la primera reacción es detenerte y buscar una solución. La más lógica hablando de electrónica parece reiniciar, como en el ordenador. Bien, pues después de parar el motor, cerrar el coche y dejarle unos minutos en reposo, volví a abrirlo y arrancar… nada. Así tres veces y no reaccionaba, menos mal que tras un buen puñado de kilómetros (que se hicieron muuuucho más largos de lo normal) volví a parar para probar y la pantalla decidió volver a la vida.

En el caso de un cuadro analógico esto no te pasa. Te puedes quedar sin velocidad o sin revoluciones, incluso sin algún testigo, pero no es normal que pierdas toda la información por completo. Podría pasar, pero es una avería fuera de lo normal.

La opinión del probador

Mercedes-Benz Clase E 2016
Mascoche.net con el Clase E 2016
Me ha sorprendido el Clase E por consumos y por un peso mucho menor de lo que esperaba. Sin embargo, al conducirlo transmite la sensación de ser un coche más pesado. Creo que es un gran coche y que con un potente motor de gasolina o un diésel de seis cilindros lo habría disfrutado más, no concibo que un coche de esta categoría cante tanto en frío o a baja velocidad, le hace perder mucho caché. Eso sí, gasta poquísimo y corre mucho, aunque en carretera el cambio tiene que trabajar constantemente para bajar una o dos marchas cuando aceleramos y volver a subirlas cuando soltamos gas o reducimos la aceleración.

Competidores del Mercedes-Benz Clase E

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

Hyundai Tucson 2015

Prueba: De Madrid a Córdoba en el Hyundai Tucson

Nos lanzamos a la carretera con el Hyundai Tucson para visitar Córdoba. Te descubrimos lo mejor y lo peor de este todocamino familiar y las maravillas de la ciudad árabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *