Mediciones de consumos en las pruebas de Mascoche.net

Vamos a concretar cómo realizamos las mediciones de consumo en las pruebas de Mascoche.net, ya que la cifra de consumo homologada es sólo una referencia pero imposible de conseguir en la vida real. Nos referimos a las mediciones de consumo en nuestras pruebas en general, no a las pruebas específicas de consumo, ya que en ese tipo de pruebas se busca la máxima eficiencia y la metodología a seguir es diferente.

Repostando en una gasolinera
Repostando en una gasolinera

Los fabricantes homologan los consumos de sus coches haciendo una rigurosa prueba sobre rodillos, siempre la misma y en las mismas condiciones. Con esto se consiguen unas cifras de consumo muy atractivas pero que no se pueden igualar circulando con el coche.

Para nuestras pruebas buscamos una conducción lo más “normal” para que las cifras de consumo sean válidas para un posible comprador del coche probado. Hay factores sobre los que no podemos actuar, que son los climáticos. Y como tenemos que probar coches a diario y no sólo cuando las condiciones son las ideales, debemos asumir que estos factores puedan influenciar en el consumo registrado, aunque por norma general la variación será mínima. Eso sí, si se da el caso de que la prueba se ha realizado en unas condiciones muy extremas, lo especificaremos claramente.

Nuestro recorrido para comprobar los consumos se compone de 170 kilómetros de autovía, 50 Kms de carreteras de doble sentido y 180 Kms de circulación urbana, con semáforos, rotondas y circunvalaciones. Un total de 400 kilómetros con grandes desniveles y en horas con una densidad de tráfico baja para que las cifras no se puedan desvirtuar.

Preparación del coche

  • Comprobación de la presión de inflado de los neumáticos, poniendo la presión recomendada por el fabricante para una utilización normal, no en carga.
  • Llenado del depósito. Hasta la misma boca y siempre en el mismo surtidor de la misma gasolinera. Al final del recorrido se volverá a llenar exactamente igual y en el mismo surtidor de la misma gasolinera.
  • Puesta a cero del cuentakilómetros parcial.
  • Cargar el coche. Hacemos la prueba a media carga para tener una referencia más fiable de cara a largos viajes con el coche cargado.
  • Desconexión del climatizador. Porque si no lo hacemos, los consumos de las pruebas realizadas en verano serían muy diferentes a los realizados en invierno.
  • El coche siempre está en garaje. Con oscilaciones de temperaturas de menos de 10 grados de la máxima a la mínima anual.
  • Cinco minutos de precalentamiento antes de iniciar la marcha. Para minimizar las diferencias de consumo con el motor frío en los primeros kilómetros a diferentes temperaturas ambientales.
  • Aclimatación previa al coche. Antes de empezar con las mediciones, recorremos unos kilómetros con el coche para hacernos a su comportamiento dinámico, el tacto del motor, las revoluciones en las que mejor trabaja y a los desarrollos del cambio.

Conducción durante la prueba

Llegamos al punto más crítico, hasta aquí es fácil pero ¿cómo conducimos? ¿Qué se entiende por una conducción normal? Yo diría que lo normal es conducir como yo lo hago, pero seguro qur tú piensas lo mismo de tu forma de conducir. Nos hemos marcado unas reglas básicas para mantener una conducción similar con todos los coches que probamos durante los kilómetros que dura la medición. El objetivo que perseguimos es lograr una media, así que con una conducción suave se pueden rebajar hasta en un litro a los cien nuestras mediciones, al igual que pueden elevarse en la misma medida si somos más bruscos.

Conducción urbana
Conducción urbana

Buscamos una conducción fluída, con el motor trabajando el máximo tiempo posible en su régimen óptimo, sin brusquedades pero sin entorpecer, una conducción ágil tanto en ciudad como en carretera. La velocidad media de los kilómetros realizados en carretera es de 100 Km/h, por lo que el crucero se mantiene en 120 Km/h (si el coche a probar es capaz de mantenerlo, si no es así, se especifica en la prueba).

Los escrupulosos de los consumos lograrán registros mucho mejores que los de nuestras pruebas, nuestro objetivo no es lograr la cifra más baja, sino la más cercana a la que haría la mayoría de conductores. Por eso hay factores que influyen en la cifra final (por ejemplo realizar consumos eléctricos como la luneta térmica, la radio, las luces, etc), pero la experiencia nos dice que esa influencia es mínima y que con dos acelerones podemos gastar más que en los 400 kilómetros de la prueba con el climatizador puesto. Por eso durante la prueba dinámica del coche no contabilizamos el consumo. Lo hacemos por curiosidad, pero las cifras son mucho más descaradas…

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

Fiat Talento 2016

Ocho plazas y mucho maletero, ponemos a prueba la Fiat Talento 2016

Cuando necesitamos mucho espacio y los monovolúmenes no son suficientes la alternativa es un vehículo mixto, una furgoneta de pasajeros. Pero, ¿es lo suficientemente cómoda y práctica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *