Hyundai IONIQ PHEV

4.500 kilómetros de prueba con el Hyundai IONIQ PHEV, el híbrido enchufable

¿Consumos medios por debajo de un litro de gasolina a los cien kilómetros? ¿Poder rodar a diario en modo eléctrico durante 63 kilómetros y no necesitar otro coche para salir de vacaciones? ¿Disfrutar de la conducción y tener un híbrido que no es aburrido?

Todo esto es posible con el Hyundai IONIQ PHEV, un híbrido enchufable con el que hemos recorrido 4.500 kilómetros. ¿Es el coche del futuro? Es lo que pensaba antes de esta prueba, ahora puedo afirmar que, claramente, es el coche del presente, la tecnología da respuesta hoy a las necesidades de movilidad futuras.

Hyundai IONIQ PHEV

Hace muy poco probamos el IONIQ híbrido, un coche que utiliza la misma motorización híbrida y que, salvo cuatro cositas, es idéntico al IONIQ PHEV. Dicho esto, es tontería que te vuelva a contar todo el coche y su comportamiento dinámico, si no lo conoces te invito a que leas la prueba del Hyundai IONIQ híbrido para empaparte bien en las características de este coche.

Recorremos 2.000 kilómetros en esta prueba del Hyundai IONIQ híbrido

Consumo medio de 1,1 litros… o menos

Los consumos de un híbrido enchufable son muy variables, dependen mucho de la longitud de los recorridos que hagamos. Si tenemos una autonomía en modo eléctrico de 63 kilómetros y hacemos recorridos por debajo de esa cifra, el resultado son consumos de cero litros a los cien kilómetros.

Hyundai IONIQ PHEV

Pero si hacemos un viaje de 630 kilómetros el modo eléctrico sólo computa en un 10% del recorrido total. Con el IONIQ PHEV hemos recorrido 4.500 kilómetros, distancia suficiente para probar los extremos, una utilización media y una utilización más pasional.

Prueba 1: El peor escenario para el IONIQ PHEV

No es un secreto que los híbridos donde menos sacan partido a su ventaja en consumo es circulando en carretera.  Pues nosotros hemos viajado con el IONIQ PHEV para comprobar tres cosas:

1- Si es válido como coche principal, un coche apto para viajar en familia.

2- El consumo máximo al que nos enfrentamos en el peor escenario.

3- Si seremos capaces de recargar o no el coche con facilidad.
Hyundai IONIQ PHEV

Iniciamos el viaje con cuatro personas, el maletero cargado al máximo, el depósito de gasolina lleno y la batería con sólo 24 kilómetros de autonomía. Tenemos por delante 480 kilómetros de recorrido, 470 de ellos de autovía y marcamos un crucero de 120 kilómetros por hora de GPS, practicando una conducción enfocada a mantener ese ritmo sin tener en cuenta los consumos.

Debemos de tener en cuenta que por encima de 120 km/h de marcador el propulsor de gasolina no recarga la batería y basa su funcionamiento en propulsar el vehículo y, como mucho, mantener la carga de la batería, así que a ese ritmo estamos penalizando claramente el consumo. Es más, en carreteras secundarias utilicé con frecuencia el modo Sport y el secuencial para aprovechar al máximo la capacidad de aceleración y recuperación en adelantamientos y, por qué no, para disfrutar de la conducción.

También hay que contar con que durante esta prueba utilicé la gestión predictiva de la carga de la batería, un sistema que se conecta automáticamente al programar una ruta en el navegador y que tiene en cuenta los desniveles, cruces, desvíos, rotondas, etc. para optimizar al máximo el uso de la carga de la batería y lograr los menores consumos.

Hyundai IONIQ PHEV

Al margen de los cálculos aquí representados probé a realizar la misma ruta en varias ocasiones sin programar el navegador y programándolo para ver cómo se comporta el sistema. El resultado es que con el modo predictivo encontramos actuaciones curiosas, como el hecho de ver que el coche regenera al máximo antes de afrontar una fuerte subida para gastar mucha electricidad en ésta y luego recuperar otra vez al máximo en la bajada. También tiene diferentes niveles de retención al levantar el pie del acelerador y él solo lo gestiona según convenga, algo que no hace cuando no se programa la ruta en el navegador y, por tanto, consume un poco más.

Hyundai IONIQ PHEV

Los 141 CV y los 265 Nm de par motor del IONIQ son suficientes para mantener el ritmo cargado incluso en los repechos. No va muy sobrado, pero es perfectamente válido para viajar y, por tarado de suspensiones, dimensiones interiores y equipamiento (la versión Style tiene de todo), resulta un coche muy cómodo.

Llegamos con un consumo medio de 4,5 litros a los cien tras habernos ventilado la escasa autonomía eléctrica con la que partíamos.

Empezamos con la tarea de buscar un punto de recarga y lo encontramos en un centro comercial cercano. En teoría la utilización del único poste está regulada por los empleados para que no haya abusos, pero resulta que el sistema está estropeado y, en vez de dos tomas, sólo hay una y totalmente libre.

En el primer intento había un coche conectado, al segundo conseguimos realizar una recarga parcial porque era bastante lenta y no podía estar más de cinco horas esperando a que se recargase la batería al completo. En un tercer intento nos encontramos con esto:


Habían vallado la zona para poner un food-truck que se alimentaba de la toma de corriente reservada para coches eléctricos. Muy ecológico. Dejamos por imposible recargar en un punto público y logramos una carga completa en un camping aprovechando que íbamos a visitar a unos familiares.

Realizamos muchos recorridos cortos y dos de casi doscientos kilómetros. En total, en esta primera parte recorrimos 1.722 kilómetros, de ellos en modo eléctrico sólo 110 y el consumo medio total fue de 4,5 litros a los cien kilómetros.

Fotos: Hyundai IONIQ PHEV

Ir a la galería completa (16 fotos)

Por lo tanto, de los tres puntos iniciales podemos decir que:

1- Sí es válido como coche principal, aunque el maletero puede resultar un poco justo si eres de llevar mucho equipaje.

2- En una conducción normal, en familia, sin poder apenas recargar la batería y sin tener en cuenta el consumo (aunque estos coches siempre condicionan tu forma de conducir), el consumo ha sido de 4,5 litros de media, una cifra muy, muy interesante.

3- No, está claro que no pudimos recargar el coche con facilidad, es una asignatura pendiente que poco a poco va mejorando en nuestro país.

Prueba 2: Recarga diaria con uso mixto

Llega el momento de realizar una utilización normal con nuestro IONIQ híbrido enchufable, con recargas diarias, trayectos diarios generalmente cortos y algunos más largos en los que se hace necesario utilizar el motor de combustión.

Hyundai IONIQ PHEV

En el día a día utilizamos el motor de gasolina en muy pocas ocasiones y conseguimos realizar con facilidad trayectos de 40 kilómetros en modo eléctrico. Teniendo un poco de cuidado con el gas llegamos sin dificultad a los 50, pero para pasar de ahí ya debemos aplicarnos y practicar una conducción lenta y ahorradora.

Por probar, y fuera de los cálculos generales, intenté superar los 60 kilómetros de autonomía del IONIQ y llegué hasta los 63.

Durante muchos días mantuve una media acumulada de 0,3 litros a los cien, pero una serie de trayectos más largos de lo habitual (uno de ellos de 110 kilómetros) elevaron esta cifra hasta los 0,5 cuando el cuentakilómetros parcial marcaba 900 kilómetros. Un viaje más de 160 kilómetros elevó el consumo hasta llegar a 1,3 litros de media, pero el día a día volvió a reducir este indicador por debajo del litro de media.

Hyundai IONIQ PHEV

Finalmente encadené varios viajes de algo más de una centena de kilómetros y el IONIQ subió la media hasta el litro y medio de consumo de gasolina tras casi 2.800 kilómetros en esta segunda parte de la prueba.

Mi aprendizaje tras la prueba

Antes de hablar de números debo remarcar dos puntos importantes, y es que con estos coches puedes influir en el consumo de forma notable no sólo con tu forma de conducir.

1- Con la gestión predictiva de la carga al programar el navegador se ahorra en teoría entre un 2 y un 3%. Debes invertir unos segundos para programarlo, pero cuando ya tienes fijados los puntos frecuentes es muy rápido. Merece la pena y además el coche te avisa de cuándo debes soltar el acelerador cuando te aproximas a un cruce, aunque es cierto que a veces se lía un poco y te toca acelerar un poco para llegar.

2- Si tú gestionas correctamente la batería puedes reducir mucho el consumo. Gastar la carga en carretera aporta muy poco, si la reservas para ciudad le sacas mucho más partido, disfrutas más de la conducción eléctrica porque no necesitas mucha potencia y es todo un lujo desplazarse sin hacer ruido ni sufrir vibraciones. Es más, cuando la batería tiene más del 20% de carga y circulas en modo híbrido el coche consume menos que si ya has gastado la parte de carga reservada para el modo eléctrico y contamos sólo con la parte destinada al modo híbrido. Por tanto, nuestra gestión de la batería tiene mucha influencia en el consumo final.

Resultado de la prueba

Hagamos cuentas. Hemos recorrido un total de 4.500 kilómetros con el IONIQ híbrido enchufable, en la primera parte de la prueba el consumo medio fue de 4,5 litros a los cien y gastamos un total de 95,14 euros de gasolina. No tuvimos que pagar nada por las recargas de la batería.

Hyundai IONIQ PHEV

En la segunda parte de la prueba el consumo medio fue de 1,5 litros y gastamos 51,30 euros en gasolina. Realizamos un total de 37 recargas más o menos completas de la batería.

El consumo medio total durante la prueba ha sido de sólo 2,66 litros a los cien kilómetros, con un coste total en gasolina de 146,44 euros.

El consumo eléctrico no está cifrado con exactitud porque no todas las recargas fueron iguales y no contaba con un contador específico para contabilizar el consumo de la carga. Si estimamos un coste de 0,7 euros por recarga completa (con tarifa valle o súper valle sería menor) y contando que las 37 recargas hubiesen sido completas (que no lo fueron) habría que sumar 25,9 euros de consumo eléctrico.

Hyundai IONIQ PHEV

En total hablamos de aproximadamente 172,34 euros para recorrer 4.500 kilómetros, es decir, sólo 3,8 céntimos por kilómetro o 3,8 euros cada cien kilómetros.

Además de esta reducida cifra debemos valorar el placer de conducción y, si bien en carretera y con el coche cargado la potencia es sólo suficiente, a menor velocidad y en ciudad la suavidad que ofrece es incomparable a la de cualquier coche con un motor de combustión interna.

A mí me ha llegado y pienso que un híbrido enchufable como el IONIQ es una gran compra hoy en día por todo lo comentado y por la cantidad de ventajas fiscales y sociales de las que disfrutan.

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

hyundai-ioniq-phev

Te contamos como es el Hyundai IONIQ híbrido enchufable en esta vídeo-prueba

Los híbridos enchufables, plug-in o PHEV son una vuelta de tuerca más en el mundo híbrido, un paso intermedio hacia la electrificación total. Conoce el Hyundai IONIQ híbrido enchufable en esta vídeo-prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *