Audi gama S

Prueba de la gama S de Audi en el circuito de Navarra

Año 1985, Audi quattro S1, Walter Röhrl, victoria en el Rally de San Remo. Ese mismo año, evolución del Audi S1 quattro, Michèle Mouton, victoria y nuevo récord en la subida a Pikes Peak. El S1 fue el primero de una extensa saga de la marca de los cuatro aros, todo un campeón en competición que ya contaba con elementos como el motor de cinco cilindros o la tracción total permanente quattro que tuvieron su continuación en las versiones S.

En 1990 llegó el S2, en 1994 el S4, en 1999 el S3… y más, muchos más. La gama S de Audi está presente en casi todos los modelos de la marca (faltan sólo Q2 y Q3, aunque del Q2 es muy probable que haya versión S en un futuro próximo) ofreciendo deportividad, prestaciones y sensaciones superiores a las de los modelos convencionales y sin llegar al extremo de los RS.

Qué caracteriza a los modelos S de Audi

Precio, prestaciones, estética y comportamiento específicos para la gama S de Audi. Los S de tamaño pequeño tienen un precio aproximadamente un 30% superior a la gama convencional de la que derivan, en el caso de los medianos y grandes esta diferencia asciende a un 40%.

Audi S6 Avant

Las prestaciones superiores se deben al uso de motorizaciones más potentes exclusivas de estos modelos y en cuanto a la estética todos ellos se caracterizan por contar de serie con una calandra con lamas horizontales dobles cromadas, difusor trasero y retrovisores exteriores cromados.

Pero los cambios no se centran sólo en el motor y la estética, la gama S también recibe modificaciones en diferentes componentes, como suspensión y amortiguación, para mejorar su comportamiento dinámico y permitirte disfrutar y aprovechar su potencial.

Audi TTS

Precios gama Audi S

  • Audi TTS Coupé 310 CV y 380 Nm: 60.850 €
  • Audi TTS Roadster 310 CV y 380 Nm: 63.890 €
  • Audi S1 231 CV y 370 Nm: 35.990 €
  • Audi S1 Sportback 231 CV y 370 Nm: 36.720 €
  • Audi S3 310 CV y 400 Nm: 49.200 €
  • Audi S3 Sportback 310 CV y 400 Nm: 51.080 €
  • Audi S3 Cabrio 310 CV y 400 Nm: 59.000 €
  • Audi S3 Sedan 310 CV y 400 Nm: 51.810 €
  • Audi S4 354 CV y 500 Nm: 73.590 €
  • Audi S4 Avant 354 CV y 500 Nm: 75.680 €
  • Audi S5 Coupé 354 CV y 500 Nm: 78.060 €
  • Audio S5 Sportback 354 CV y 500 Nm: 78.060 €
  • Audi S5 Cabrio 354 CV y 500 Nm: 87.060 €
  • Audi S6 450 CV y 550 Nm: 95.030 €
  • Audi S6 Avant 450 CV y 550 Nm: 97.880 €
  • Audi S7 Sportback 450 CV y 550 Nm: 103.200 €
  • Audi S8 520 CV y 650 Nm: 136.460 €
  • Audi S8 Plus 605 CV y 750 Nm: 162.660 €
  • Audi SQ5: 354 CV u 500 Nm: 80.110 €
  • Audi SQ7: 435 CV y 900 Nm: 113.130 €

Fotos: Audi gama S

Ir a la galería completa (16 fotos)

Prueba dinámica de la gama S de Audi

La localización elegida para la presentación nacional de la gama S de Audi fue Navarra, una zona con preciosas carreteras de montaña… y el circuito de Los Arcos. He podido rodar por carretera con diferentes modelos y todos ellos tienen características comunes:

  • Son perfectamente válidos para una utilización diaria.
  • Tienen un marcado carácter deportivo y altas prestaciones.
  • El tarado de las suspensiones es firme, pero cuidan a sus pasajeros, no son incómodos.
  • Los consumos en conducción normal son moderados para la potencia de los motores.
  • Se conducen con facilidad.
  • Tienen una impresionante capacidad de tracción y muestran un gran aplomo.
  • Sonido deportivo, pero sin estruendos. Se puede viajar cómodamente.

Audi gama S

Entramos al circuito, un entorno seguro y controlado donde podemos poner a prueba a los S y, por qué no, a nosotros mismos.

El Circuito de Navarra no es especialmente técnico, se trata de un trazado muy stop & go en el que abundan las curvas con fuertes frenadas donde debes parar mucho el coche, trazar y volver a acelerar. No hay enlazadas rápidas, pero sí encontramos cuatro curvas donde buscar las cosquillas a los S. 

He probado en pista S3 Sportback, S4 Avant, S5 y TTS. Si tengo que elegir uno para rodar en circuito me quedo con el TTS aunque no sea el más potente, pero sí es más ágil y te transmite mayores sensaciones por su postura de conducción más baja. Eso sí, estaría bien que la banqueta del asiento del TTS se pudiese bajar unos 10 centímetros más, mejoraría mucho las sensaciones para los conductores altos.

Lo más destacable de todos ellos es que son coches con los que se puede rodar a buen ritmo con facilidad, no asustan y, si te metes en problemas, es cosa tuya, no del coche. Todos ellos cuentan con potencia más que suficiente para pasárselo muy bien en pista, si bien el comportamiento dinámico de cada modelo es diferente. Todos cuentan con mucho aplomo, pero mucho más el S5 y S4. Sin embargo, en agilidad los vencedores son el TTS y el S3, aunque me temo que el rey en este apartado es el S1, pero sólo lo he conducido en carretera.

Audi SQ7

En circuito con los Audi TTS, S3, S4 y S5

El TTS tiene una conducción más pasional, entra rápido en los giros y consigues un paso por curva tremendamente rápido. Con el S3 sales perdiendo, se encuentra a muy buen nivel y es un devoracurvas que en los giros medios y lentos vence a los modelos más grandes. Y es una compra más racional si no sólo pensamos en luchar contra el crono, es más amplio, tiene más plazas, más maletero y es más práctico que el TTS. Pero ambos modelos comparten motor y el S3 es más grande, alto y pesado, así que las prestaciones son inferiores y el paso por curva un poco más lento.

Paso al S4 y se notan esos 40 CV más, pero también pierdo en agilidad aunque gano aplomo en las curvas rápidas y se descompone menos cuando paso por zonas bacheadas en pleno apoyo. Se trata de un Avant y, además del peso y tamaño superior del S4 le sumamos más peso en la trasera por ser carrocería familiar. Esto se aprecia claramente en las frenadas en apoyo, donde tiene mayor deriva y tiende a descolocar la trasera.

Audi S4 Avant

De ahí salto al S5 que, curiosamente, me da la sensación de ser más ágil que el S4 del que me acabo de bajar. También frena de forma más estable y también tiende a arrastrar el morro más que el S3 y el TTS (igual que el S4). Además se nota el peso extra y, cuando ya le has metido en la curva, también se aprecia una mayor inercia.

Con el control de tracción en modo Sport puedes divertirte con cualquiera de los S sin que la cosa se descontrole, te permite cierto movimiento y, sobre todo, dar gas mucho antes sin tener que esperar a tener la dirección tan recta como en el modo normal.

Se trata de una gama pensada para disfrutar de la conducción e incluso entrar a circuito con un coche que también puedes utilizar en el día a día, de ahí que encontremos modelos S con carrocerías tan variadas, desde coupés a familiares, sedanes, SUV o descapotables.

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

Hyundai i30 CW 2017

Conducimos el Hyundai i30 CW, un familiar compacto, seguro y con gran maletero

A la familia del Hyundai i30 se une ahora la versión familiar. Te desvelamos las claves del i30 Wagon y nuestras impresiones al volante de uno de los compactos con más maletero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *