Spain Classic Raid IV

Así ha sido el III Spain Classic Raid y así lo hemos vivido

El III Spain Classic Raid se ha celebrado del 25 de marzo al 1 de abril. La tercera edición de la única prueba de regularidad para coches clásicos que cruza España por caminos de tierra ha vuelto a ser todo un éxito. Hemos vuelto a participar con nuestro Renault 4 y, una vez más, hemos disfrutado como niños.

Spain Classic Raid III

Octubre es el mes elegido para celebrar el Spain Classic Raid pero, dado el gran número de personas que se quedaron en lista de espera en la segunda edición, ha llevado a la organización a celebrar esta tercera edición en marzo.

Así las cosas lo lógico era no encontrar allí muchas caras conocidas, no deja de ser una repetición de la edición anterior… pero no fue así. Cuatro ‘frikis’ (como nos calificó la organización) repetimos y descubrimos una edición muy diferente a la de octubre. Para empezar las etapas tres y cuatro eran totalmente nuevas, pero además la climatología hizo que la primera mitad del raid fuese muy, muy diferente a la edición pasada.

Si quieres conocer la historia completa, la preparación del coche y nuestras aventuras y desventuras durante el II Spain Classic Raid, aquí tienes los links:
El año que decidí correr el Spain Classic Raid: Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, Crónica del raid

70 equipos formaban la caravana del Spain Classic Raid dispuestos a recorrer, en su mayoría, los más de 2.300 kilómetros casi todos de caminos de tierra que había dispuesto la organización. Ocho etapas repletas de acción, paisajes, aventura, compañerismo, clásicos y, sobre todo, muy buen rollo.

Nuestro Spain Classic Raid

De nuevo el equipo lo formamos el Renault 4, mi padre y yo, pero esta vez decidimos correr sólo la primera mitad del raid, ya que los deberes laborales y familiares así lo exigían. Por lo tanto, estaba claro que sería imposible luchar por ganar el raid puntuando sólo en la mitad de las etapas, la actitud debería ser más relajada… Pero, ¿quién dijo que no podíamos ‘jugar’ a ganar, aunque sólo fuese durante medio raid? Parte del atractivo de esta prueba es el pique de la competición.

Spain Classic Raid III

El R4 ha recibido sólo una modificación importante desde la edición anterior, además de varias reparaciones y puesta a punto. Como tuvimos problemas con la suspensión delantera (se hundía con el paso de los kilómetros) le subimos del tren delantero a  la altura máxima que garantizase la fiabilidad mecánica y bajamos la trasera a la vez que la endurecíamos bastante para evitar cabeceos constantes de la carrocería.

Agradecimientos a nuestros patrocinadores:
Infova Automoción
GoodYear
Sava
Rabbit Rally
TomTom
Con estos cambios perdimos algo de capacidad de tracción y de comodidad, pero el comportamiento en curvas (sobre asfalto) es mucho mejor y en caminos ha demostrado ir genial, aunque para la próxima edición vamos a hacer la EVO III, con algún ajuste más.

El viernes 24 salimos sobre las dos de la tarde de Madrid rumbo a Barcelona. El coche iba genial y a 100-110 los kilómetros cundían más de lo esperado. Ya de noche, a unos 150 kilómetros de nuestro destino llegó la lluvia, mucha lluvia, demasiada lluvia. No recuerdo haber circulado nunca bajo una lluvia tan intensa durante tanto tiempo.

FOTOS: Spain Classic Raid III

Ir a la galería completa (15 fotos)

Llevábamos puestas las luces, los limpias, el ventilador… hasta que a sólo 50 kilómetros de Barcelona entrábamos en una parada para hacer un cambio de conductor y, al ir a quitar el ventilador, pulsé sin querer a la tecla de los antinieblas. El coche no lleva faros antiniebla, pero sí tiene la instalación y una de las clemas se había pillado con el capó, hizo cortocircuito y salió ardiendo la instalación.

Spain Classic Raid III

Paramos el coche rápidamente en una zona cubierta (menos mal que pasó allí) y, tras esperar a que el humo dejase ver algo, nos pusimos a investigar la causa de la avería, porque yo no era consciente de haber activado ese botón. Lo que sí vimos fue un relé derretido y el mazo de cables quemado recorriendo todo el vano motor desde la punta delantera izquierda hasta la derecha, concretamente hasta el alternador. Mal rollo.

Antes de que mi padre localizase el problema ya me había tranquilizado un poco, porque como él decía “no puede ser grave porque funciona todo”. Todo quedó en un susto, perdimos una hora y también pasamos un poco de frío, pero nada más. Seguimos nuestro camino bajo el agua y llegamos a Barcelona, lo que me hizo recordar otra frase que, tanto en la edición pasada como en ésta había repetido mi padre “si el coche llega a Barcelona, el resto está hecho”.

Empieza el raid

Sábado 25 de marzo, llevábamos el dorsal número uno porque de los repetidores éramos los que mejor habíamos clasificado en la edición anterior (octavos), así que salíamos los primeros. La etapa era igual que en octubre, pero sólo sobre el papel, porque las intensas lluvias y la nieve habían hecho de las suyas hasta el punto de llegar a una zona con unas rampas llenas de barro y nieve que llegaron a ser impracticables.

Tres coches conseguimos subir la más empinada, un Audi 90 con tracción Quattro, un Citroën AX 1.4 y nuestro R4. Eso sí, el ‘cuatro latas’ lo consiguió al tercer intento, porque en esta edición los Sava Eskimo de invierno lo han dado todo y seguiré apostando por este tipo de neumáticos, pero con tanto barro traccionan menos que los neumáticos con tacos.

Spain Classic Raid III

La organización preparó una ruta alternativa hasta el siguiente tramo cronometrado y se anuló parte del segundo cronometrado porque era impracticable. Llegamos a la Seu Vella en Lérida y allí nos llevamos un alegrón, ¡ganamos la etapa! Eso significaba que al día siguiente volveríamos a salir los primeros, a la aventura.

Y empiezan los problemas

El segundo día salíamos de Lérida rumbo a Zaragoza, una etapa en la que hubo mucho menos barro y en la que, tras la intensidad del día anterior, nos faltó acción. Además empezamos a tener problemas con el Rabbit, el sistema de medición que llevamos en el R4, y no nos cuadraban los metros. En muchas ocasiones llegábamos a las referencias antes o después de lo previsto, sin ninguna norma.

La tercera edición del Spain Classic Raid ha contado con barro, nieve, polvo, grava y tierra. Click to Tweet

Por fin al principio del último tramo cronometrado vi el fallo, precisamente ya metidos en un tramo muy largo, no podíamos hacer nada. La velocidad de repente saltaba y subía o bajaba momentáneamente estropeando las mediciones. Tras acabar ese tramo revisamos la sonda y vimos que estaba llena de barro y se había desplazado. Mi padre la colocó y limpió, pero ya habíamos arruinado la etapa. Fuimos séptimos y bajamos a la segunda plaza de la general.

En cabeza estábamos tres repetidores, los primeros clasificados eran Víctor D’Croz y Jordi Serrat con un Volkswagen Golf GTI II atómico y espectacular, que a la postre serían los ganadores del raid. En tercera posición una simpática pareja de cordobeses con la que el año pasado ya coincidimos y que, con su AX 1.4 y los mil cálculos que es capaz de hacer sobre la marcha la copi (María Luisa), son capaces de marcar tramos enteros con cero puntos de penalización.

Espectacular etapa de Zaragoza a Soria

Salida desde El Burgo de Osma
Salida desde El Burgo de Osma

Llegamos a las etapas nuevas, el tercer día salíamos de Zaragoza hacia El Burgo de Osma, en Soria. La etapa fue espectacular en todos los aspectos (paisajes, conducción, dificultad…), pero también muy dura. Fueron 280 kilómetros que tardamos en recorrer ocho horas. Y es que gran parte del parque del Moncayo (sí, sí, lo cruzamos) con el R4 había que hacerlo en primera.

Increíbles paisajes, caminos duros para las mecánicas pequeñas en una etapa para recordar que arrancó las alabanzas de los participantes. Incluso disfrutamos de una parte de un tramo cronometrado con muchísimo barro muy deslizante en la que nos lo pasamos como enanos. Había una bajada que estaba muy delicada y la organización decidió que esa parte no contabililizase para evitar situaciones comprometidas. no importa, el R4 fue capaz de negociarla con gran soltura, un pequeño tramo que nos elevó las pulsaciones y le aportó algo más de picante a una etapa tremenda.

A nosotros nos encantó, pero en los cronometrados íbamos sufriendo con el fallo. Cambiamos de sonda y el fallo seguía ahí, no era problema del barro. Aun así, acabamos terceros en la etapa y manteníamos la segunda plaza de la general.

Entrando a Madrid por caminos de tierra

La etapa El Burgo de Osma – Madrid no fue tan espectacular, pero a los que somos de Madrid nos sorprendió poder llegar hasta la altura del Circuito del Jarama por caminos de tierra. Recorrimos caminos del canal, carreteras sin asfaltar, otras con muy mal asfalto, caminos que parecían sacados de una película de guerra por la cantidad de agujeros que tenían, pero también otros al lado de la capital con bonitos paisajes.

sSpain Classic Raid III

Para nosotros era la última etapa y también fue la peor. Como sucedió el año pasado, llegamos enfadados a Madrid. En esta etapa el fallo en el Rabbit se había multiplicado, era constante, llegábamos a todas las referencias mal y hacía que en el habitáculo del R4 se mascase la tensión. Pero además cometimos errores una y otra vez, creo que no nos dejamos ni un tramo cronometrado sin hacer una pifia. Por suerte en los dos primeros no ‘nos pillaron’ y penalizamos sólo con 8 y 9 puntos, poco para lo que podía haber sido, pero mucho comparado con lo que habríamos penalizado sin errores en el sistema de medición.

El tercer tramo cronometrado era muy fácil y justo ahí sí que nos pillaron en una pifia tonta y nos cascaron 28 puntos de penalización. Consecuencia, enfado dentro del coche y octavos en una etapa que sin problemas habríamos estado entre los tres primeros… claro que si nos hubiesen pillado en todos los errores podríamos haber acabado mucho peor.

Nos despedimos con mucha pena de los compañeros y la organización en la plaza situada tras el museo Reina Sofía y, por la noche al ver la clasificación descubrimos que manteníamos la segunda plaza en la general. Bien, para haber estado tres de las cuatro etapas sufriendo con los malditos metros de más y de menos en cada referencia, está francamente bien una segunda posición.

La segunda mitad del raid

Aunque no corrimos la segunda mitad sí que seguimos las clasificaciones y los avances de los compañeros que cambiaron el barro por la tierra seca y las altas temperaturas. El viernes cogí un coche (moderno) y nos fuimos a Granada para hacer con ellos la última etapa, en esta ocasión como coche de organización, sin participar.

Spain Classic Raid III

Me encantó poder ver la evolución de los compañeros, poder hacerles fotos y cenar con ellos en Sevilla. La cena del último día es especial, es el final de una aventura de ocho días donde el cansancio te va minando, pero justo en la cena parece evaporarse. Allí se entregan los trofeos y se pone de manifiesto el espíritu de compañerismo y diversión de este raid. Muy bonito.

Los ganadores de esta edición fueron Víctor D’Croz y Jordi Serrat con su espectacular VW Golf GTI II. Segundos y vencedores de la última etapa los cordobeses Jesús Luque y María Luisa Villegas con su Citroën AX 1.4 y en tercera posición hubo sorpresa, fue para el único equipo femenino de la edición, compuesto por las parejas de los ganadores, Pilar Caner y María Carmen Ferrer, que se aventuraron a correr este año con un Jeep Wrangler y consiguieron un merecido podio.

A título anecdótico nosotros aparecemos en la clasificación general en el puesto 15, que no está mal teniendo en cuenta que sólo puntuamos en cuatro de las ocho etapas.

El 21 de octubre arranca el IV Spain Classic Raid con etapas completamente nuevas, allí espero estar si mi padre está dispuesto a volver a enfadarse conmigo y si nos da tiempo a hacer todas las modificaciones que nos hemos planteado para el R4. Entre ellas lógicamente está buscar una solución para no tener más problemas con el sistema de medición, pero hay más trabajo pendiente.

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

Renault 12

Historia: Renault 12

El Renault 12, otro pedazo de la historia automovilística de este país y de muchos otros a nivel global como Argentina o Colombia. Aprendamos algo de la historia de esta berlina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *