Los 10 mejores superdeportivos de los años 80

La década de años 80 del siglo XX está caracterizada por un glamour muy especial en cuanto a la automoción, con muchos de los excesos propios de aquella época trasladados a las cuatro ruedas. Fueron años en los que se establecieron los cimientos de los coches superdeportivos actuales, mitos mecánicos de los que merece la pena recordar a los más rápidos.

Vamos allá.

Audi Sport Quattro (1984)

Potencia: 306 CV. Par: 350 Nm a 3.700 rpm. Peso: 1.300 kilos

Audi Sport Quattro, homologado para el Grupo B
Audi Sport Quattro, homologado para el Grupo B

Uno de los grandes hitos de los años 80 fue el Grupo B en el mundial de rallies. Para su homologación se tenía que lanzar al mercado una versión de calle y el Audi Sport quattro se benefició de todo ello. Partiendo de la tracción integral quattro, nada extendida por entonces, llevó su motor 2.2 turbo de cinco cilindros por encima de los 300 CV de potencia y se le adaptó una carrocería ensanchada.

Fue una edición limitada a 200 unidades que llevó a la carretera lo mejor de los tramos. Aceleraba de 0 a 100 km/h en unos 5 segundos, como los Ferrari contemporáneos.

Ferrari Testarossa (1984)

Potencia: 390 CV. Par: 490 Nm a 4.500 rpm. Peso: 1.506 kilos

El glamour hecho coche
El glamour hecho coche

Además de ser uno de los superdeportivos más rápidos de los años 80, el Ferrari Testarossa con su diseño de Pininfarina (y sus característicos deflectores laterales) se convirtió en un auténtico icono popular por su aparición en la serie de TV ‘Corrupción en Miami’. Glamour a espuertas por tanto.

Su motor evolucionado de 12 cilindros sirvió para superar momentáneamente al Lamborghini Countach y se convirtió en el coche favorito de muchos niños y no tan niños. Su aceleración de 0 a 100 km/h se hacía en 5,8 segundos y la punta era de 290 km/h. Más que suficiente sin ser tan radical como otras bestias de Ferrari en la lista.

Pontiac Trans-Am Turbo (1989)

Potencia: 255 CV. Par: 462 Nm a 2.800 rpm. Peso. 1.545 kilos

Orgullo norteamericano
Orgullo norteamericano

El representante norteamericano es un lobo con piel de cordero, ya que contaba en su interior con un motor 3.8 V6 Turbo evolucionado desde el Buick GNX. Oficialmente rendía 255 CV de potencia, aunque pruebas posteriores dejaron claro que sus prestaciones estaban cerca de los 300 CV. Todo para no eclipsar al Chevrolet Corvette C4.

Se lanzó en edición limitada (1.555 unidades) por el 20º aniversario del Trans-Am y fue el coche de seguridad en las 500 Millas de Indianápolis de 1989. Acabó siendo el coche americano más potente de la década, con una aceleración de 0 a 100 km/h por debajo de los 5 segundos, humillando a los mejores muscle car.

Lamborghini Countach 5000 QV (1985)

Potencia: 455 CV. Par: 500 Nm a 5.200 rpm. Peso: 1.490 kilos

El culmen del Countach
El culmen del Countach

En respuesta al Ferrari Testarossa, Lamborghini le dio una vuelta de tuerca a su Countach con la versión LP500 Quattrovalvole. Como bien decía su nombre, las culatas venían con cuatro válvulas por cilindro en su motor V12, lo que permitió que la cilindrada aumentara hasta los 5.2 litros.

Por tanto se tiró de potencia pura para bajar de los 5 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h y alcanzar los 293 km/h. Se produjeron 610 unidades.

Lotus Esprit SE Turbo (1989)

Potencia: 267 CV. Par: 358 Nm a 3.900 rpm. Peso: 1.329 kilos

Receta Colin Chapman
Receta Colin Chapman

La fórmula Lotus de coches deportivos ligeros adoptó el Turbo para llevar a otras cotas al Lotus Esprit S3. Mucho menos radical en su concepción que otros coches de la lista, la compra de este Esprit combinaba prestaciones de superdeportivo con los elementos de confort más habituales de la época a un precio más equilibrado. Un supercoche para el día a día en suma.

Su motor 2.1 tetracilíndrico de 16 válvulas estaba forzado al máximo, lo que permitía una aceleración de 0 a 100 km/h en la frontera de los 5 segundos. Se produjeron 1.546 unidades.

RUF CTR ‘Yellowbird’ (1987)

Potencia: 476 CV. Par: 553 Nm a 5.100 rpm. Peso: 1.170 kilos

Un Porsche 911 llevado al extremo
Un Porsche 911 llevado al extremo

Muchos consideran a RUF un mero preparador de Porsche, pero poco importa eso con el RUF CTR derivado del Porsche 911 (prueba Porsche 911) que se sacaron de la manga. Con el objetivo de llevar al coche al extremo se mejoraron todos los apartados del coche, incluyendo un repunte en el motor 3.2 de seis cilindros, una transmisión específica, aerodinámica optimizada, frenos más potentes y materiales ligeros para reducir su peso.

El resultado fue un coche capaz de llegar a los 340 km/h de velocidad punta, acelerar de 0 a 100 km/h en unos 4 segundos y batir de facto el récord de vuelta en el antiguo trazado de Nürburgring con un registro que estuvo mucho tiempo imbatido. Se produjeron 29 unidades, sin añadir las conversiones que se acometieron desde otros 911.

Ferrari GTO (1984)

Potencia: 400 CV. Par: 496 Nm a 3.800 rpm. Peso: 1.160 kilos

El germen del superdeportivo moderno
El germen del superdeportivo moderno

Ferrari se puso seria de verdad con el Ferrari GTO, también conocido como 288 GTO por su motor con cilindrada de 2.8 litros y 8 cilindros en V. De nuevo la necesidad para la homologación del Grupo B fue la excusa para lanzar esta edición limitada finalmente a 272 unidades, el coche de producción más rápido hasta la fecha por su relación potencia/peso gracias al uso de materiales ligeros.

Pasaba de los 300 km/h en velocidad punta y bajaba de los 5 segundos en el 0 a 100 km/h, un verdadero bólido de carreras que complementó al Testarossa para batir a la competencia en el imaginario popular.

Aston Martin V8 Zagato (1986)

Potencia: 432 CV. Par: 536 Nm a 5100 rpm. Peso: 1.650 kilos

Alianza italo-británica
Alianza italo-británica

Seguramente el más feo de la lista, el carrocero italiano Zagato le dio su característico toque al Aston Martin Vantage V8 y el resultado fue este coupé (también se produjo con carrocería descapotable) de rectilíneas formas con el aluminio por bandera y amplia superficie acristalada.

Su gran cilindrada de 5.3 litros le permitían propulsarse hasta los 300 km/h e incluso tenía a disposición un rudimentario cambio automático de 3 velocidades en opción. Se produjeron unas 100 unidades.

Ferrari F40 (1987)

Potencia: 478 CV. Par: 577 Nm a 4.000 rpm. Peso: 1.100 kilos

¿El mejor superdeportivo de la historia?
¿El mejor superdeportivo de la historia?

Siempre en las listas de mejores coches de la historia, el Ferrari F40 supuso un punto de inflexión en la historia de la firma del cavalino, ya que muchos piensan que en Maranello ya no han vuelto a fabricar un superdeportivo tan redondo. Tomando las ideas ya vistas en el Ferrari GTO, el F40 fue más allá gracias a los tres años de diferencia entre ambos y además ya se diferenciaba del resto de la manada en el diseño como no lo había hecho el GTO.

Con su motor V8 de 3 litros y una potencia con el corte a 7.000 rpm, ya pasaba de los 320 km/h de velocidad punta y bajar de los 4 segundos de 0 a 100 km/h ya no era una utopía. Casi 30 años después se puede codear con muchos superdeportivos de hoy día y eso es mucho decir. Se produjeron 1.315 unidades.

Porsche 959 (1986)

Potencia: 450 CV. Par: 501 Nm a 5.500 rpm. Peso: 1.450 kilos

Todo un Porsche de tracción integral
Todo un Porsche de tracción integral

Si has leído hasta aquí era obvio que terminaríamos con el Porsche 959, el Porsche de tracción integral derivado del Grupo B que hizo reinar a la firma de Stuttgart en prestaciones respecto a todos sus rivales. Su diseño atemporal con el voladizo trasero extendido estaba ideado para conseguir una gran estabilidad a altas velocidades y curiosamente logró sus mejores logros en la competición en el Paris-Dakar.

Contaba con un motor bóxer biturbo 2.85 de seis cilindros que se combinaba a la perfección con su sistema 4×4, una rara avis por entonces para un coche con hechuras de superdeportivo. Una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos es suficiente para saber que estamos ante lo más de la época.

También te puede interesar:

Sobre Sergio Cobo

Periodista, futbolero y mercenario de la prosa, su debilidad es la competición y así lo transmite en sus textos. Prestad atención a sus tremendos seguimientos de las carreras, remembers de videojuegos sobre coches y encuestas de actualidad. Es un sabueso de las noticias y el community-manager de Mascoche.net, el rey de Facebook y Twitter.

Mira también...

Porsche 911 Targa 1973 eléctrico

Un Porsche 911 Targa de 1973, ¡eléctrico!

Zelectric Motors en California ha adaptado las baterías de un Tesla y dos motores eléctricos a la carrocería de un Porsche 911 Targa clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *