Historia: SEAT 850

Historia: SEAT 850

Como todo SEAT hasta mediados de los años ochenta la historia del SEAT 850 empieza algo antes de tener esta denominación. En mayo de 1964 Fiat presenta su 850 y no sería hasta abril de 1966 cuando SEAT empieza la comercialización del suyo. Por lo tanto se cumple este año el 50 aniversario de su puesta en venta. El SEAT 850 fue concebido en principio como un posible sustituto del exitoso SEAT 600, pero la realidad demostraría otra cosa distinta, ya que ambos modelos convivieron perfectamente hasta 1973, año de la desaparición del 600.

SEAT 850
SEAT 850

Esta historia fue común a modelos de otras marcas, por ejemplo el Citroën Dyane 6 o el Renault 6, estos automóviles no sobrevivieron a sus supuestos predecesores el Citroën 2CV y el Renault 4 (prueba Citroën 2CV6 y prueba Renault 4 TL). Sin embargo, no fueron un fracaso de ventas y convivieron  perfectamente con sus hermanos de gama.

El SEAT 850 mejoraba claramente al SEAT 600 en diversos aspectos. El maletero era claramente más grande, la habitabilidad era algo mejor, el acabado se podía considerar incluso lujoso y el motor era bastante más potente que el del 600 D que se comercializaba en 1966. Nada menos que 37 CV frente a los 25 CV del pequeño de la marca, un 50% más. La velocidad máxima era de 125 km/h (108 en el 600) y el consumo oficial de unos 7,5 litros a los 100 km para un coche de 670 kg.

SEAT 850
La versión 4 puertas de Costa tenía mejor habitabilidad

El 850 no sólo mejoraba al 600, sino que se puede decir que mejoró incluso a la propia marca, ya que se tuvo que ampliar la fábrica y contratar a 3.000 operarios. Para demostrar que el 600 y el 850 se complementaban bien comercialmente están las cifras de ventas de ambos entre 1966 y 1973: 500.000 unidades del 600 y 625.000 del 850 indican que los hermanos no se pisotearon el uno al otro y más teniendo en cuenta que el 850 contaba con rivales en el mercado (el 600 no tuvo ninguno de categoría) como el Renault 4, el Renault 8, el Simca 1000 o los Authi Morris 1100.

Versiones y motorizaciones

Como hemos comentado el SEAT 850 tenía un motor de 37 CV con una cilindrada de 843 cc. La carrocería original medía 3,57 m de largo y 1,42 m de ancho contando con sólo 2 puertas. Pero desde un principio en SEAT tenían claro que el 850 tenía que contar con una carrocería de 4 puertas que sustituyese también al SEAT 800. En 1967 SEAT tenía dos propuestas sobre la mesa, el llamado 850 4 puertas corto de Lombardi y el 850 4 puertas largo de Costa. Al final, aunque se llegaron a fabricar los dos modelos, fue el 850 de Costa el que se llevó el gato al agua y se vendió hasta el fin de la producción del modelo. El 850 de Costa medía 3,72 m de largo, además la batalla subía de 2,02 m a 2,17 m mejorando bastante las cotas longitudinales del habitáculo.

SEAT 850
Versión ‘D’ de 4 puertas

En ese mismo año la gama 850 incorporó otras dos novedades, el SEAT 850 Coupé con el motor de 843 cc pero con una potencia de 47 CV y el SEAT 850 Especial el cual equipaba ese mismo motor. El modelo Especial era igual al Normal pero equipaba frenos delanteros de disco y llantas de 13 pulgadas en lugar de las de 12. Así que a finales de 1967 la gama 850 estaba formada por el 850 Normal 2 y 4 puertas, el 850 Especial 2 y 4 puertas y el 850 Coupé. Las prestaciones del Coupé y del Especial 2p eran muy similares empatando en velocidad máxima con 135 km/h y superando el Especial al Coupé en aceleración hasta los 100 km/h (21,2 segundos por 23,2). También es cierto que el Coupé pesaba 708 kg y el Especial 690 kg.

Pero no se acabó aquí la cosa, puesto que en 1969 se presentó el SEAT 850 Sport. Se trataba de un bonito descapotable que era más conocido como SEAT 850 Spider. No montaba el motor de 843 cc como el Coupé sino uno de 903 cc que rendía 52 CV que le otorgaba un andar muy ágil aunque no tenía unos bajos muy destacables. Este motor fue luego muy utilizado por SEAT en el 127, el Panda/Marbella e incluso en el Ibiza, aunque con otros rangos de potencia.

SEAT 850
SEAT 850 Coupé de 47 CV

Este mismo propulsor fue la base para la aparición de una nueva versión del Coupé, el SEAT 850 Sport Coupé. Además del cambio de grupo propulsor también cambiaron los grupos ópticos delanteros y traseros y la parte trasera de la carrocería. Con este motor el 850 Spider llegaba a 150 km/h con 735 kg y el Sport Coupé se quedaba en 145 km/h con 745 kg de peso.

A partir de 1971 cesa  la producción del Fiat 850 con lo que SEAT pasa a ser la única fabricante del modelo, así que todos los Fiat 850 vendidos en Europa a partir de ese año en realidad eran SEAT con el logo de la marca italiana.

SEAT 850
SEAT 850 Sport aunque era más conocido como Spider

En 1972 se da la última novedad en el 850, se trata del 850 D. Era una actualización del modelo Normal con mejoras como el doble circuito de frenos, válvulas de aireación laterales (al estilo del 600 L Especial) y asientos mejorados. Ya en 1974 acaba la producción del SEAT 850 y empieza la de su sustituto, el SEAT 133. Así acaba la historia del primer coche español con una gama de carrocerías bien diferenciada.

Virtudes y defectos

Veamos las impresiones que dejó el SEAT 850 en sus diferentes versiones para los compañeros que lo probaron en la época:

Virtudes:

  • Buena capacidad de carga
  • Buenas prestaciones
  • Motor brioso (Especial, Coupé y Spider)
  • Frenos (Especial)
  • Comportamiento ágil (Coupé y Spider)
  • Línea atractiva (Spider)
  • Caja de cambios (Coupé y Spider)
SEAT 850
Interior del Especial Lujo

Defectos:

  • Sensibilidad al viento lateral (Berlina y Coupé)
  • Accesibilidad al motor (Berlina)
  • Pedales incómodos
  • Desarrollos cortos (Especial)
  • Comportamiento (Berlina)
  • Consumo algo elevado

Fotos: SEAT 850

Ir a la galería completa (38 fotos)

Sobre Óscar Pulido

Loco de los datos y las estadísticas, tiene un cerebro privilegiado para los números. Es una auténtica guía de coches andante. Disfruta al volante de cualquier coche, pero prefiere los más normales a los coches superexclusivos. Le encantan los clásicos y tiene por lo menos tres en su garaje.

Mira también...

En 1984 vió la luz el primer Seat Ibiza de la historia

Historia: SEAT Ibiza

Descubre los secretos del SEAT ibiza a través de sus más de 3 décadas de historia, con datos que seguramente no conocías del urbano español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *