El año que decidí correr el Spain Classic Raid (Parte 1)

Cualquiera que me conozca sabe de mi pasión por los coches, es algo un tanto irracional y que no obedece a una fecha, evento o situación concreta, simplemente me encantan desde siempre, desde que tengo uso de razón y, al parecer, hasta hay anécdotas familiares al respecto.    spain-classic-raid-2015_15Nací a mediados de los setenta, por lo que mis primeros recuerdos sobre coches datan de finales de esa época y principios de los ochenta. En esa época era fácil saberse los modelos normales que se veían por la calle y muchos de los poco comunes. No sé cuál es el motivo, pero algo de esos coches setenteros caló muy hondo en mí. Esto ha desembocado en una afición por los llamados coches clásicos populares, aquellos que había por la calle cuando era pequeño.

No soy el único, de hecho es una afición cada vez mayor, debido en gran medida a la unión de varios factores. El primero es económico, no resulta muy caro tener un coche de este tipo y es un lujo asequible. Yo suelo decir que, como no fumo ni me gusta ir de cañas, pago mi afición con lo que me ahorro. Aunque el que lo ve desde fuera piensa de otra manera y no puede ni imaginarse que mi coche viejo cuesta lo mismo que su smartphone de última generación.

Spain Classic Raid 2015
En mitad de la prueba del año pasado

El segundo motivo es sentimental, con estos coches revives momentos, sensaciones y hasta olores de antaño. El tercero es que los coches modernos van tan bien que resultan aburridos si no entras a circuito con ellos y, por último, una curiosidad importante e impensable hace sólo unos años: ahora se circula mucho más despacio y con la mayoría de estos coches puedes ir a un ritmo que no significa un impedimento a los demás ni genera situaciones de riesgo.

La idea y su posterior decisión

El año pasado se celebró el primer Spain Classic Raid y me quedé con las ganas de hacerlo, la idea me parecía espectacular, 2.000 kilómetros de tierra con coches clásicos, es decir, con un mínimo de 25 años. 2.000 kilómetros de aventura en una prueba de regularidad sin salir de España y pasando por parques naturales. Naturaleza, competición, tierra y coches clásicos todo en uno. Imposible decir que no…

Pero el año pasado no era el momento por diversas circunstancias y, según me pasó la idea por la cabeza (e incluso una propuesta muy atractiva), la tuve que desechar no sin una gran rabia e impotencia. La primera edición fue todo un éxito, 26 equipos participantes de los que completaron el raid 13. Barro, averías, polvo y mucha eslinga para sacar de apuros a los coches menos camperos. Me moría de envidia.

Así se lo pasaron los participantes en las jornadas con barro
Así se lo pasaron los participantes en las jornadas con barro

Diciembre de 2015. No fue uno de esos propósitos de año nuevo, me adelanté un poco y en el último mes del año empecé a plantearme muy seriamente correr la edición 2016. Son ocho días fuera de casa, por lo que esta decisión debía ser consensuada (uno ya es padre de familia y no se puede ir por libre, y menos en estos tiempos en los que vivimos al minuto y hacemos malabares para conciliar vida laboral y personal).

¡Bandera verde! Lo planteé y me concedieron un “Si te apetece hacerlo, hazlo”, no ese terrible “Haz lo que te dé la gana” que tanto temía y que siempre acaba mal (un millón de gracias Nuria, eres la mejor). ¡Iba a correr la Spain Classic Raid 2016! No me lo podía creer.

¡Organización!

Como en el popular chiste de pronto me asaltó una necesidad imperiosa de poner orden en todo aquello, una cosa es tomar la decisión y otra comprobar que es viable. Económicamente es un capricho aunque relativamente económico si eres un poco manitas. Pero no es algo que se haga solo, necesitaba un compañero de viaje, un piloto-copiloto que pueda desaparecer ocho días en octubre.

Spain Classic Raid
Importante llevar gancho de remolque y eslingas

Empiezo a pensar en posibles candidatos y voy comentando lo que quiero hacer en diferentes grupos de amigos, algunos de ellos se apuntaron directamente, sin pensarlo. Pero desde el principio una idea me rondaba la cabeza, ¿y si se lo digo a mi padre? ¿le gustaría venirse o me diría que cómo estamos de locos los de los coches viejos?

¡Bingo! Le gustó la idea y hasta se ilusionó, aunque pensaba (y creo que todavía lo piensa) que en este tipo de pruebas se va más deprisa de lo que en realidad se va. Bien, ya tenemos el equipo, un equipo muy familiar que, egoístamente, a mí me viene genial. ¿Por qué? Porque ese amor de padre significa que me saldrá más barato que si voy con un amigo (así son/somos los padres jejeje), seguro que hace más de copi que de piloto y además llevo el mecánico a bordo… Y que me hace ilusión compartir esta aventura con mi padre, ¡claro que sí!

Lo más difícil está, he tomado la decisión, me han apoyado en casa y tengo un gran compañero que no tiene ni idea de regularidad, así que las risas y los enfados están garantizados. ¿Qué nos falta? Puffff… Nos falta el coche, la preparación del coche, aprender lo más básico de regularidad y buscar patrocinadores para que esto no se nos vaya de las manos. De momento TomTom ya se ha animado y esperamos tener más apoyo, ¿te animas? 😀

Y todo esto con una agenda apretadísima en la que normalmente no hay tiempo ni de dormir siete horas diarias. No hay problema, vamos a por todas. ¡Estamos en marcha!

No te pierdas el resto de la historia:

También te puede interesar:

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

Renault 4 Spain Classic Raid

El año que decidí correr el Spain Classic Raid (Parte 5)

Último capítulo de la preparación previa aplicada en un Renault 4 con el que vamos a correr el Spain Classic Raid, 2.200 kilómetros de pistas de tierra de Barcelona a Sevilla.

4 comentarios

  1. Mariano Martin Pastor

    Me parece estupendo. Va a ser genial. Estoy seguro de que tú lo vas a disfrutar mucho, pero el copiloto, tanto o mas que tu, pues vais a ser un equipo excepcional. Mucha suerte, Animos… Y a por todas… Vosotros podeis. Va a ser guay!!

  2. Nely Muniesa Lahoz

    Me alegro de tu decisión.
    Tiene buena pinta. ¡Quién pudiera!.
    Y, por lo visto, la organización es mucho mejor que la del Panda Raid que corrió mi hermano mayor el año pasado y que, en su casi totalidad, transcurre en Marruecos.
    Suerte y ya nos contarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *