Comparativa Seat 600 vs Seat Mii (II)

Comparamos el veterano Seat 600 con el moderno Seat Mii, el mismo concepto con 50 años de diferencia.

Pequeños Seat
Pequeños Seat

La primera cuestión es si se deberían comparar dos productos separados en el tiempo por más de 50 años (1957-2011), creemos que sí, puesto que responden al mismo perfil de producto aunque cada uno en su época respectiva.

El Seat 600 que nosotros vemos tan básico hoy en día estaba en la línea de lo que ofrecían otros productos. No ya en España, donde no había prácticamente ninguna oferta automovilística, sino en Europa donde los productos básicos de las distintas marcas ofrecían un perfil parecido, a saber: motores pequeños de bajo consumo, carrocería de tamaño limitado y equipamiento reducido al máximo. Si analizamos esta situación es la misma que hoy en día soporta el Seat Mii con las lógicas diferencias en cuanto a lo que hoy consideramos modelo básico de una marca.

Urbanos de distintas épocas
Urbanos de distintas épocas

Aunque siempre se ha considerado al Seat 600 un coche barato, para un trabajador medio de la época su compra equivalía a gastar mas 60 mensualidades para poder comprarlo, hoy en día pese a la crisis económica que nos sacude, a un trabajador medio no le costaría mas de 9 o 10 meses de sueldo poder comprar el Mii más barato. También existen diferencias de uso, el Seat 600 era un autentico coche para todo y así tenía que serlo porque en un principio era el único coche que podía permitirse una familia. Sin embargo al Mii, que es muy superior en todos los conceptos, se le cataloga casi exclusivamente como coche urbano y pocos se plantean hacer viajes de largo recorrido con él pese a que está sobradamente preparado para hacerlo. Es el precio a pagar por la lógica evolución económica y social, aparte de un cierto aburguesamiento a la hora de viajar que se ha apoderado de la mayoría de los conductores.

La diferencia tecnológica de estos dos coches se vería mejor reflejada, si pudiésemos juntar y comparar a dos modelos mas: El Seat Panda y el Seat Arosa, ahí podríamos apreciar como poco a poco estos urbanos han ido evolucionando e incorporando avances tecnológicos propios de sus épocas respectivas. Porque comparar mecánicamente a nuestros protagonistas se hace difícil. El 600 era un coche de propulsión y motor trasero, tenía 4 frenos de tambor, el aire de la calefacción provenía directamente del radiador del motor, las puertas se abrían de adelante hacia atrás y el arranque se realizaba por tirador en los primeros modelos (600 N). Por su parte, el Mii incorpora tecnología propia de modelos de superior categoría, como la admisión variable, el ESP, dirección asistida eléctrica, doble circuito de refrigeración del motor e incluso climatizador digital.

Versiones de 2 y 4 puertas
Versiones de 2 y 4 puertas

Si ya comparamos el tema de la seguridad pasiva sólo comentando que el depósito del 600 era metálico y estaba bajo el capó delantero, justo delante de los ocupantes de las plazas delanteras, ya se nos puede caer el alma a los pies. Además el cinturón de seguridad delantero no fue obligatorio hasta el año 1970 así que es fácil imaginar que muchos compradores no lo llevaban montado por el mero hecho de ahorrarse unas pesetillas. Todo lo contrario que el Seat Mii, que lleva sistemas electrónicos de seguridad activa por doquier aparte de un habitáculo muy bien estudiado en lo que a seguridad pasiva se refiere.

Tamaños parecidos pero capacidades muy distintas
Tamaños parecidos pero capacidades muy distintas

Las prestaciones y el rendimiento de estos dos Seat también se encuentra muy alejado el uno del otro, un Seat 600 D (el más difundido) rendía 25 CV a 4.600 rpm y 50 Nm a 2.500 rpm, pesaba 600 kg y tenía una velocidad máxima de 108 km/h. Por su parte el Mii en su versión gasolina superior proporciona  75 CV a 6.200 rpm y 95 NM a 3.000 rpm, pesa 929 kg (según versión) y su velocidad máxima es de 171 km/h. Como se puede ver el Mii podría perfectamente medirse con un Seat 1430 y salir victorioso. El consumo también es una baza favorable al Seat moderno, en nuestra prueba de consumo real se conformó con 5.7 litros a los cien, el 600 L Especial les consumió a los compañeros de Autopista en 1973 una media de 8 litros a los cien kilómetros.

Proporcionaba entre 21 y 28 CV
Proporcionaba entre 21 y 28 CV

Después de la “goleada” que le infringe el Mii al 600 en todo lo anteriormente hablado llegamos al momento de la remontada. Si ponemos los sentimientos y las sensaciones que transmite un  600 (y casi cualquier coche anterior a 1980) en la palestra, la cosa se empieza a igualar. Si vemos pasar un Mii por la calle casi nadie girará la cabeza a su paso ni se hará un comentario en tal o cual sentido. Ahora bien, si un 600 pasa por la calle o está parado en un semáforo, aglutinará una buena cantidad de miradas (unas de sorpresa, otras de admiración y unas cuantas de nostalgia) y de comentarios de personas de cierta edad sobre algún viaje o anécdota con el simpático Seat. Por último, cabría hacer la reflexión sobre la posibilidad de que 40 años después de que se deje de producir, se puedan encontrar tantos Seat Mii en nuestras calles y mucho menos que haya alguna unidad por la que alguien se haya molestado en hacerle una merecida restauración a fondo. En esos años el coche era un acompañante (necesario) más en nuestros viajes, hoy en día es un “sirviente” que nos lleva y nos trae y pobre de él como se le ocurra darnos un problema, porque seguramente pensemos en cambiarlo a la primera oportunidad que tengamos.

GALERÍA DE FOTOS COMPARATIVA SEAT 600 CON SEAT Mii

Sobre Óscar Pulido

Loco de los datos y las estadísticas, tiene un cerebro privilegiado para los números. Es una auténtica guía de coches andante. Disfruta al volante de cualquier coche, pero prefiere los más normales a los coches superexclusivos. Le encantan los clásicos y tiene por lo menos tres en su garaje.

Mira también...

Renault 12

Historia: Renault 12

El Renault 12, otro pedazo de la historia automovilística de este país y de muchos otros a nivel global como Argentina o Colombia. Aprendamos algo de la historia de esta berlina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *