Hyundai IONIQ Híbrido

Así es la tecnología del Hyundai IONIQ híbrido

Los coches híbridos ya no son bichos raros, el porcentaje de este tipo de vehículos dentro de la oferta total actual cada vez es mayor. Pero no todos los híbridos son iguales y, aunque hasta hace poco sólo encontrábamos un par de opciones, ahora existen diferentes formas de entender estos coches.

Hyundai IONIQ Híbrido

Hyundai cuenta con el IONIQ con tres versiones, 100% eléctrico, híbrido híbrido enchufable, este último permite recorrer decenas de kilómetros en modo eléctrico y lo estamos probando a fondo, pero eso te lo contaré cuando vuelvas de vacaciones. En los dos modelos híbridos la tecnología elegida es la misma y también la característica principal de su comportamiento dinámico, un comportamiento que le diferencia de los híbridos tradicionales y le sitúa a la cabeza en placer de conducción. Es un híbrido con el que disfrutas conduciendo.

Cómo es el sistema híbrido del Hyundai IONIQ

El grupo propulsor del Hyundai IONIQ está compuesto por un motor térmico de gasolina y uno eléctrico. Hasta aquí podemos decir que es un híbrido normal. El motor térmico es un 1.6 GDi de ciclo Atkinson (menos potente pero más eficiente que los tradicionales motores de ciclo Otto) desarrollado específicamente para este coche. Desarrolla 105 CV de potencia máxima y un par motor máximo de 147 Nm. El rendimiento de este propulsor es de un 40%.

Sin taras en habitabilidad

El motor eléctrico del IONIQ tiene un rendimiento mucho mayor, del 95%. Su potencia máxima es de 32 kW (43,5 CV) y un par motor de 170 Nm, eso sí, desde cero revoluciones por minuto, por eso los híbridos tienen mucho empuje desde bajas vueltas… bajísimas vueltas, diría yo.

La potencia combinada no es la suma de ambas potencias, en realidad es algo menor, en este caso su máxima es de 141 CV. Lo mismo sucede con el par motor, que en el IONIQ es de 265 Nm.

Para alimentar el motor eléctrico se recurre a una moderna batería de polímero de Ion-Litio de 1,56 kWh, que para los más escépticos hay que decir que tiene una garantía superior a la del resto del coche. En vez de cinco años, la batería tiene ocho años de garantía o 200.000 kilómetros. Muy por encima de la edad y kilometraje medios con los que se suele cambiar de coche.

Garantía de 8 años para la batería

Pero para que todo esto funcione hay que gestionar y aprovechar ese par y esa potencia, para eso está la caja de cambios, el punto diferenciador del IONIQ.

Caja de cambios del Hyundai IONIQ

En lugar de recurrir a un cambio tipo CVT o variador continuo, como es habitual en los híbridos, Hyundai apuesta por una moderna caja de cambios de doble embrague. Se llama DCT (Dual Cluth Transmission) y tiene seis velocidades, pero no es exactamente el DCT6 que se utilizaba en algunos modelos de la marca.

En este caso está adecuado al uso de una mecánica híbrida y no se ha utilizado la más moderna DCT7 porque el empuje en baja del que disponen estas peculiares mecánicas permite aprovechar la potencia del motor sin necesidad de recurrir a una marcha más.

Esta caja de cambios nos transmite sensación de control sobre la potencia disponible, no tiene patinamiento y responde de forma directa a lo que le marcamos con el acelerador. Proporciona buenas aceleraciones y retención, aunque en este caso el motor eléctrico tiene mucho que ver, porque aprovecha las retenciones para recargar la batería.

Caja de cambios con doble embrague

El IONIQ dispone de dos modos de conducción en los que la caja de cambios juega un papel importante: ECO y SPORT secuencial. Por defecto el coche circula en modo ECO, pero al desplazar la palanca del cambio hacia la izquierda o pulsar una leva del volante seleccionamos el modo SPORT. En este modo cambia el diseño del cuadro de instrumentos, el empuje es mayor (el motor eléctrico asiste mucho más en las aceleraciones) y el cambio pasa a modo secuencial. Podemos cambiar de marcha desde la palanca del cambio o, mucho mejor, desde las levas tras el volante. Es curioso, en muchos coches con un carácter en principio más deportivo echamos de menos estas levas y en el IONIQ, en un híbrido que se supone que su conducción va a ser relajada, sí las tenemos… Bien por Hyundai.

Eficiencia del Hyundai IONIQ híbrido

El IONIQ híbrido equipa una batería de 240 V con una capacidad total de 1,56 kW/h, lo que le permite recorrer en modo 100% eléctrico una distancia de hasta dos kilómetros. Pero lo más importante en realidad es la economía de consumo que se consigue, más allá de esos anecdóticos dos kilómetros de autonomía que, en realidad, se utilizan para salir o entrar del garaje sin hacer ruido.

Motor de gasolina y eléctrico para rendir 141 CV

El IONIQ híbrido acelera de 0 a 100 en 10,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 185 kilómetros por hora con un consumo medio homologado de sólo 3,9 litros de gasolina a los cien kilómetros. Esto significa que con su depósito de 45 litros el IONIQ tiene una autonomía teórica de 1.153 kilómetros y en una utilización real su autonomía es de, aproximadamente, 1.000 kilómetros.

Cómo funciona este sistema híbrido

En las salidas desde parado y a baja velocidad el encargado de mover el coche es el motor eléctrico. Cuando aceleramos para ganar velocidad o afrontamos una cuesta arriba entra en funcionamiento el motor de combustión y los dos propulsores trabajan a la vez. En el caso de mantener una velocidad constante se pueden dar varias situaciones en función de la máxima eficiencia, que sólo actúe el eléctrico, sólo el de combustión o los dos a la vez si la velocidad es muy elevada. Y en retención es sólo el motor eléctrico el que trabaja para aprovechar la energía cinética y recargar la batería.

En este vídeo puedes verlo con detalle:

Hasta ahora se comercializaban dos tipos de IONIQ, híbrido y eléctrico, pero ahora se une una versión de híbrido enchufable con el que, como antes te comentaba, estamos realizando una extensa prueba para contarte todos sus detalles dentro de muy poco.

También te puede interesar:

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

coche ecológico

Quiero comprar un coche ecológico, ¿qué tecnología me conviene?

Si has tomado la decisión de comprar un coche ecológico te contamos las ventajas y desventajas de los coches eléctricos, híbridos o propulsados por GLP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *