Ruta en coche: Delta del Ebro

Ruta en coche: Delta del Ebro

Desconocido para muchos, la desembocadura del río Ebro, en Tarragona, es un regalo para el viajero: mágico y apenas poblado, tranquilo y con una naturaleza desbordante. Un sitio tan singular como el flamante Citroën C4 Cactus con el que lo recorremos, un ‘robamiradas’ de moda y gran éxito comercial. ¿Me acompañas?

Ruta en coche: Delta del Ebro
Con el Citroën C4 Cactus por el Delta del Ebro

Antidepresivo natural

Ubicado a 180 km de Barcelona y a unos 540 de Madrid, el Delta del Ebro cuenta con 320 km2 de una superficie repleta de carreteras asfaltadas de tercer orden y multitud de caminos enmarañados.

Un inmenso terreno llano y húmedo, ideal para recorrerlo en bicicleta, formado por los sedimentos del río más caudaloso de España. Planicie que, además, forma parte del Parque Natural Delta del Ebro y de la Reserva de la Biosfera Tierras del Ebro. Toda una garantía de ocio si quieres simplemente perderte, practicar deportes al aire libre, degustar una gastronomía exquisita, avistar aves u otros animales o presenciar increíbles amaneceres. Perfecto para una estancia mínima de unos 7 a 10 días, e  ideal para disfrutarlo en pareja o con toda la familia…

Un inmenso triángulo

Con un mapa en la mano o Google Maps a la vista, la forma del delta del Ebro es la de un triángulo o flecha –que se adentra unos 22 km al mar- donde la punta de aquella es la desembocadura en sí, mientras que La Ampolla al norte y San Carles de la Rápita al sur serían los otros dos vértices de dicha figura geométrica.

Ambos pueblos están comunicados por la famosa e interminable nacional N340 –la del Mediterráneo, que transcurre paralela a la autopista de peaje AP7-, a una distancia entre sí de unos 30 km. Entre ellas se encuentra Amposta, famosa por su precioso puente colgante desde el que se aprecia la inmensidad de la desembocadura del río, capital de la comarca del Montsiá, a unos 20 km de La Ampolla y 10 de San Carlos de la Rápita.

Ruta en coche: Delta del Ebro
Sobre el mapa la zona parece más pequeña

Teniendo en cuenta esta inmensa forma triangular se puede dividir el delta del Ebro en dos partes principales: la zona norte del río -margen izquierda- y la sur o margen derecha. Esta división en dos partes y la referencia al este del mar y de donde ‘nace’ el sol nos servirá de ayuda para orientarnos. Mi consejo es visitar cada uno de estos márgenes o sub triángulos de manera independiente; así aprovecharemos mejor el tiempo y podremos hacer sorprendentes descubrimientos dados los cientos de kilómetros de carretera y caminos que recorren todo el delta del Ebro.

Zona norte del río

Las principales localidades son La Ampolla, Camarles, La Aldea y Deltebre. Todas ellas escasamente pobladas y cuya principal actividad comercial tiene que ver con las explotaciones de arroz y otros cultivos así como con la avicultura. La dorada y el langostino y los mejillones son deliciosos.

Desde La Ampolla se divisa la península del Fangar, la punta norte de la forma de flecha que tiene el Delta del Ebro. Aquí se accede por medio de carreteras de asfalto y caminos de tierra, relativamente bien señalizados. Merece la pena acercarse al Fangar pues hay playas, dunas móviles y fijas, arenales y una bahía. Una importante zona de nidificación de todo tipo de aves que se puede observar, según la época del año, mediante miradores perfectamente ubicados, como el que hay en la cercana Laguna de Canall Vell de nada menos que 235 hectáreas de superficie.

Ruta en coche: Delta del Ebro
Muchos pueblos pequeños por la zona

Deltebre es el pueblo más importante de la zona y, por su lugar estratégico, un excelente punto desde el que conocer el delta del Ebro. En su Ecomuseo se explican todas las peculiaridades culturales, naturales y gastronómicas de la zona –por ejemplo los guisos de anguila. La playa más cercana es la de Riumar, con arena fina y una extensión de algo más de 1 kilómetro de longitud.

También famoso en Deltebre son las ‘golondrinas’, antiguas barcazas que cruzaban el Ebro, actividad en desuso una vez que se inauguró un moderno puente que une Deltebre con San Jaime de Enveija, al otro lado del río. Estas barcazas hoy sirven para hacer fiestas y celebraciones privadas en medio del río.

Zona sur del Ebro

En el margen derecho del río se encuentra como principal localidad San Jaime de Envieja, el punto más céntrico de todo el delta del Ebro. Antiguamente un lugar inhóspito donde la vida era realmente dura pero que hoy ofrece todo tipo de atractivos para el turismo: playas como la del Serrallo y Migjorm, un museo ornitológico, barcos turísticos, rutas a caballo, en bicicleta, etc.

Merece la pena avistar la isla de Buda, la más grande de toda Cataluña, 1.000 hectáreas de humedales de propiedad privada. Hay unos barcos que recorren toda la desembocadura del Ebro, desde los que se ve la Isla de Buda y otros parajes de interés. Esas embarcaciones se cogen en el puerto fluvial de Deltebre, desde donde se organizan recorridos de pesca deportiva, con gran interés por el siluro, ejemplar que aquí puede llegar a pesar algunos cientos de kilos…

Ruta en coche: Delta del Ebro
Humedales, islas y playas de todo hay en el Delta

Desde San Jaime de Enveija hay unos caminos que llevan a la playa de los Eucaliptus, una inmensa playa de cerca de 5 kilómetros de longitud, prácticamente virgen y en la que apenas se nota la presencia del hombre, excepto los meses de julio y agosto. Aguas limpias, multitud de animales y apenas bares y chiringuitos. Un paraíso para los deportes náuticos y de playa, donde se pueden mezclar flamencos con cometas e intrépidos practicando ‘kite surf’. Perfección solo rota por unos mosquitos bastante virulentos, presentes en general en todo el Delta del Ebro.

Salinas en medio de ‘la nada’

Desde los Eucaliptus se puede acceder a la otra punta de la flecha de la desembocadura, la sur, por medio de la Playa del Trabucador, un camino de tierra estrecho que algunas veces desaparece inundado por el agua de mar –atención si accedéis en coche o en motocicleta-, y que finaliza en las Salinas de Trinidad, de explotación privada, en plena península de la Baña.

Ruta en coche: Delta del Ebro
También hay algún chiringuito

Unos humedales que cierran la bahía de los Alfaques, desde la que se divisa San Carlos de la Rápita, uno de los lugares más turísticos de todo el delta del Ebro y donde existe una amplísima oferta hotelera, de restauración y todo tipo de servicios.

Antes de llegar a esta localidad desde la playa de los Eucaliptus se atraviesa Poblenou del Delta, localidad creada en 1956 para colonizar y explotar la riqueza natural de la zona. La más importante, sin duda, y que está presente por todo el delta del Ebro, el típico arroz ‘bomba’ con denominación de origen. En los alrededores están dos importantes lagunas objeto de avistamiento de aves por medio de estratégicos miradores: la de la Tancada, de 312 hectáreas, y la más grande de todo el parque, la de Encanyissada, con cerca de 1.200 hectáreas. Es posible recorrerla en bicicleta mediante un camino a su alrededor de entre 12 y 18 km. Consulta las multas para ciclistas y automovilistas.

Otros lugares de interés

Cerca del delta del Ebro se encuentran otros lugares de gran atracción para el viajero. Al norte de Amposta, Tortosa, la capital de la comarca del Bajo Ebro, famosa por sus restos íberos, su catedral y otros edificios históricos. Algo más al norte, hacia la comarca del Matarranya, el Parque Natural de Els Ports, macizo que se adentra hacia Teruel y Castellón. Un área bastante desconocida donde descubrir pintorescos pueblos como Calaceite, Beceite o la impresionante Morella, todos ellos con una importante historia íbera y musulmana e importantes restos de la Edad Media.

Ruta en coche: Delta del Ebro
Hay oferta de ocio variada

Información turística, gastronómica y hotelera:

http://www.deltaebro.com
http://www.ebre.com/es/parque-natural-del-delta-del-ebro/
http://www.deltaturistic.com/es/el-delta-del-ebro/turismo-ebro/
http://www.terresdelebre.travel/esp/
http://parcsnaturals.gencat.cat/es/delta-ebre

Al volante del Citroën C4 Cactus BlueHDi 100

Aunque el Citroën C4 Cactus (prueba Citroën C4 Cactus) es un viejo conocido del que ya os hemos informado en alguna prueba en profundidad, en esta ocasión hemos recorrido cientos de kilómetros con la mecánica turbodiésel 1,6 litros BlueHDi de 100 CV y cambio manual de 5 velocidades. Esta versión mejora tanto en prestaciones como en consumo al 1.6 eHDi con cambio automático de 92 CV de potencia, gracias principalmente a la incorporación de un sistema de arranque start&stop y parada automático de funcionamiento algo perezoso.

Ruta en coche: Delta del Ebro
Nuestro acompañante el Citroën C4 Cactus 1.6 BlueHDi de 100 CV

Al volante se viaja muy cómodo y con sensación de seguridad; con una gran visibilidad hacia todos los lados y manteniendo cruceros de 140 km/h de marcador. Todo ello con unos consumos reales de unos 5,2 litros/100 km. La respuesta del motor es lo suficientemente enérgica como para adelantar con cierta solvencia, y la amortiguación hace su trabajo de manera satisfactoria. En callejuelas estrechas se echa de menos una dirección con mayor ángulo de giro.

Es un coche que llama mucho la atención, tanto por su aspecto, como por el color de carrocería de esta versión Hellow Yellow. La versión probada contaba con un equipamiento completísimo, con ayudas al estacionamiento, sistema de navegación, servicio de ayuda en marcha, color de carrocería exclusivo Hellow Yellow, etc. Claro que a un precio de unos 22.000 € sin ayudas ni descuentos, cantidad algo elevada si tenemos en cuenta que estamos ante un Citroën C3 (prueba del Citroën C3) con carrocería ‘estirada’ y componentes claramente ‘low cost’.

Fotos: Ruta Delta del Ebro

Ir a la galería completa (36 fotos)

También te puede interesar:

 

 

Sobre Javier Montero

Con más de 20 años de experiencia a sus espaldas, este todoterreno de la información ha hecho del ‘ocio periodismo’ su forma de vida. Un apasionado del motor, los viajes y el submarinismo que tiene en la curiosidad, el verbo fácil, la palabra certera y la voz grave sus mejores aliados.

Mira también...

SEAT León 2017

Los coches más vendidos en mayo de 2017

El mercado del automóvil vuelve al crecimiento de dobles dígitos en un mes marcado por el dominio en ventas del SEAT León como modelo y Opel como marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *