El Mercedes-Benz Clase E es más seguro gracias a todos estos sistemas

(Madrid, España). Calidad, comodidad, diseño, tecnología, innovación… Hay muchos puntos en los que Mercedes-Benz destaca, pero hay uno que preocupa notablemente a la marca y en el que tradicionalmente ha destacado, la seguridad. Probamos algunos de los sistemas.

Mercedes-Benz Clase E
Mercedes-Benz Clase E

Si hacemos repaso a la historia de la marca encontramos hitos importantes en esta materia, como el habitáculo indeformable en 1959, la investigación de accidentes diez años después, las pruebas de choque frontal descentrado en 1974, la incorporación del ABS en 1978, la del airbag y el tensor del cinturón en 1981, el ESP en 1995, el servofreno de emergencia en 1996, el Distronic (control de crucero adaptativo) en 1998, el Pre-Safe en 2002 y, recientemente, muchos más avances. En 2005 el Neck-Pro, las luces de freno adaptativas, el asistente de visión nocturna, el Distronic Plus, la iluminación inteligente ya en 2006, en 2007 el airbag de rodilla y el asistente de ángulo muerto y así podríamos llenar un par de folios, porque a medida que nos acercamos al presente hay más y más seguridad en Mercedes.

El buque insignia de la marca es el Clase S (prueba Mercedes-Benz Clase S), pero la reciente llegada de la última generación del Clase E ha hecho que esta berlina sea la punta de lanza de la marca alemana en seguridad. Hemos probado algunos de los sistemas que equipa.

Los sistemas de seguridad más destacados del Clase E

Hablamos de seguridad, pero también de un paso más hacia la conducción autónoma, porque la seguridad preventiva es en muchos el inicio de esta futura forma de conducción. Por ejemplo, el Drive Pilot, que añade al funcionamiento del control de crucero adaptativo la función de parada y arranque para atascos y la asistencia activa de cambio de carril, el mantenimiento de carril (mantiene el coche en el centro del carril), la parada de emergencia asistida (detiene el coche solo de forma segura en caso de emergencia) y el control de velocidad con reconocimiento de límites y señales.

La frenada automática de emergencia del Clase E cuenta con reconocimiento de peatones y también funciona marcha atrás detectando no sólo obstáculos o peatones, sino también el tráfico cruzado. Y en caso de tener que realizar una maniobra evasiva para evitar una colisión, contamos con un asistente que nos ayudará a girar la dirección y también a recuperar la trayectoria evitando la pérdida de control del vehículo.

Si el vehículo detecta que la colisión es inminente el Pre-Safe Sound emite un ruido muy potente justo antes de que se produzca el impacto para preparar nuestro oído y que el fuerte sonido de la colisión pueda hacer que se dañe. Es algo así como el sistema que utilizan las cámaras de fotos con los ojos rojos pero aplicado al oído.

Hay más, en caso de sufrir una colisión lateral el Pre-Safe Impulse Side es capaz de impulsar el asiento delantero hacia el centro del vehículo mediante el rápido inflado de una bolsa de aire antes de que se produzca el impacto. De esta forma se separa al ocupante de la puerta y se deja un espacio libre que puede ser vital para reducir o incluso evitar las posibles lesiones.

Y para mejorar la seguridad en viajes nocturnos los faros más tecnológicos del Clase E cuentan cada uno con una matriz de 82 diodos led que se encienden y se apagan en función de las circunstancias para modificar el haz de luz y crear puntos de sombra para no deslumbrar al resto de usuarios de la vía mientras nos ofrecen la máxima visibilidad.

Prueba de los sistemas de seguridad del Mercedes Clase E

Nos trasladamos al centro de formación que Mercedes-Benz tiene en Miralcampo para probar algunos de estos sistemas de seguridad. Empezamos probando la frenada de emergencia automática con detección de peatones, un sistema que no nos ha sorprendido porque ya conocemos de muchos otros modelos y que, curiosamente, en el Clase E falló en algunos intentos llegando a golpear al maniquí que hacía las veces de peatón.

Más interesantes son los asistentes a la conducción que probamos en carretera abierta. Con el control de velocidad conectado el Clase E es capaz de adecuar su velocidad a las diferentes limitaciones de la vía de forma automática. Por supuesto este control es adaptativo y mantiene la distancia respecto al vehículo que nos precede, pero además es capaz de mantener el vehículo en el centro del carril constantemente.

Personalmente no me hace mucha gracia que el coche me toque la dirección, pero cada uno tiene sus preferencias. También cuenta con un sistema de cambio de carril asistido. Con el control de velocidad conectado accionamos un intermitente y el coche cambia de carril si no se acerca por detrás ningún vehículo.

Esta función tiene sus peculiaridades. Para empezar exige controlar no sólo el entorno (eso debemos hacerlo siempre), sino también que el coche esté reconociendo perfectamente los carriles (lo marca con el dibujo de un volante que se pone en color verde si todo está bien). Pero además debemos concentrarnos en el momento de la maniobra, porque hay que ser rápido para quitar el intermitente o el coche entenderá que queremos cambiar al siguiente carril y seguirá torciendo haya o no ese tercer carril.

Con todos estos sistemas hasta podemos soltar las manos del volante durante bastante tiempo, algo que no es recomendable, pero no demasiado porque entonces el coche cree que estamos en una situación de emergencia (pérdida del conocimiento, desmayo, ataque al corazón, etc.) y lo que hará será detenerse a la derecha lo antes posible y de forma segura. Lo probamos y funciona, al menos cuando todo está controlado y el icono del volante verde encendido.

El último de los sistemas que probamos no está relacionado con la seguridad, más bien con la comodidad, pero es de los más llamativos. Se trata del aparcamiento asistido desde el exterior del vehículo. Mediante una aplicación móvil podemos aparcar nuestro Mercedes desde fuera del vehículo y también sacarlo de su espacio de aparcamiento. Él maniobra solo, nosotros lo único que tenemos que hacer es dibujar un movimiento giratorio en la pantalla del móvil mientras el coche se mueve. Si paramos el coche se detiene, igual sucede si durante la maniobra nos llaman por teléfono.

Para alardear delante del vecino es genial, pero la principal ventaja para mí es la posibilidad de sacar el coche de un aparcamiento en batería en el que nos han encerrado y no nos han dejado espacio para abrir las puertas. Sacamos el coche desde el móvil, nos subimos y nos vamos, así de fácil.

Sobre Iván Solera

Con menos de tres años ya se sabía todos los coches que había por la calle, su sueño era ser piloto o probador y acabó logrando el segundo de ellos. Probador de espíritu racing, disfruta de cada coche que conduce como si fuese el primero.

Mira también...

SEAT Ibiza

Los coches más vendidos en abril de 2017, con atracón de SEAT

La despedida de la quinta generación del SEAT Ibiza supone espectaculares números entre los coches más vendidos en abril 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *