Remote Park Assist de Bosch. Aparcamiento automatizado.

Algún día aparcar será divertido. Así avanza el aparcamiento automatizado

Aparcar es molesto, estresante y una pérdida de tiempo. Buscar aparcamiento provoca el 30% del volumen de tráfico en el centro de las ciudades, lo que conlleva más consumo y emisiones. Además, los accidentes al aparcar o maniobrar representan el 40% de todos los accidentes con daños por colisión, algo que duele al bolsillo. Con estas premisas, ¿a quién le gustaría que le aparcaran el coche?

El fabricante de tecnologías para el automóvil, Bosch, quiere eliminar estas molestias con el aparcamiento automatizado. Seguro que has leído noticias o has visto algún vídeo en el que el conductor pulsa un mando desde fuera del coche y éste empieza aparcar de forma autónoma. Es una de las soluciones de movilidad en las que trabaja Bosch y que estará disponible en el mercado en el año 2019. Pero hay más. Te contamos cómo está consiguiendo Bosch que aparcar sea divertido y seguro.

Aparcamiento automatizado Bosch. Park Assist
Con el Park Assist de Bosch el sistema asume el control de la dirección

Soluciones inteligentes de aparcamiento según Bosch

La falta de aparcamiento en las ciudades es motivo de preocupación para el 85% de los españoles, según nos ha contado Bosch. Para más inri, los coches cada vez son más grandes. Por ejemplo el Volkswagen Golf de 2012 es 17 centímetros más ancho y 92 centímetros más largo que el Golf 1 de 1984. Encontrar un sitio para aparcar se convierte en una pesadilla.

Bosch espera que el aparcamiento automatizado totalmente esté listo para producción en serie antes que la conducción automatizada, es decir, antes de 2020. Y esto porque los obstáculos legales para su introducción son más fáciles de superar, sobre todo los relativos a los requisitos para la matriculación del coche y porque la ley permite la automatización por debajo de los 10 km/h.

Park Pilot de Bosch. Aparcamiento automatizado
Los sensores del asistente de aparcamiento detectan obstáculos y ayudan a evitar colisiones

Hasta que llegue ese momento el fabricante de tecnologías va avanzando lanzando diferentes sistemas de asistencia al aparcamiento. Hacemos un repaso:

El primero fue el asistente de aparcamiento ‘Park Assist’ en el año 2008: El conductor es quien maneja el acelerador, freno y caja de cambios -según las instrucciones que recibe-, y es el sistema quien se encarga de mover el volante controlando la dirección. No sólo aparca, también busca un hueco de aparcamiento longitudinal o transversal con un sensor de ultrasonidos ubicado en el lateral del parachoques delantero.

En  2014 llegaría el sistema de cámara trasera marcha atrás, que funciona con cámaras combinadas con sensores ultrasonido. La imagen de la cámara se refleja en el display del salpicadero y muestra el área justo detrás del vehículo.

El sistema multi-cámara y la frenada de emergencia en maniobras se empezaron a producir en serie tan solo un año después, en 2015. En el sistema multi-cámara cuatro cámaras de corto alcance instaladas en el vehículo ofrecen una visión integral 360 grados mientras se aparca. Los conductores pueden elegir cualquier perspectivan que quieran.

Sensor de ultrasonido de Bosch
Los sensores de ultrasonido de Bosch se fabrican en Madrid. Se fabrican 75.000 sensores de aparcamiento al día

En cuanto a la frenada de emergencia en maniobras, este sistema ayuda a evitar una colisión mientras se está aparcando gracias a sensores de ultrasonidos que monitorizan permanentemente hasta una velocidad de 10 km/h. Detecta obstáculos y objetos en movimiento en un alcance de cuatro metros.

Otro hito fue el lanzamiento del ‘Remote park assist’ en el 2015, sistema que permite al conductor aparcar el coche desde su teléfono móvil o pulsando un botón en su llave. El coche aparca solo aunque el conductor es siempre responsable de la maniobra, bien observando cómo aparca desde fuera del coche o desde dentro.

Sensores de seguridad pasiva que fabrica Bosch en su planta de Madrid
Sensores de seguridad pasiva que fabrica Bosch en su planta de Madrid

Lo siguiente en llegar será el ‘Home Zone park assist’ que se introducirá en el 2019. Está diseñado para maniobras recurrentes de aparcamiento, como puede ser un garaje privado, ya que permite no solo el aparcamiento autónomo, también el acercamiento a la plaza en un recorrido de hasta 100 metros. Para que funcione el conductor tiene que enseñarle la maniobra y el sistema será capaz de reconocer obstáculos y sortearlos, siempre que no suponga un desvío importante. El coche utiliza doce sensores de ultrasonidos y una cámara de vídeo estéreo.

En nuestra visita a la fábrica de sensores de Bosch en Madrid hemos tenido ocasión de ver en vivo y en directo cómo el coche puede hacer toda la maniobra por sí mismo sin el conductor dentro.

Aparcamiento automatizado Home Zone Park Assist de Bosch
En la fábrica de Bosch en Madrid hemos podido ver cómo el Home Zone Park Assist permite que el coche circule hasta la plaza de aparcamiento y aparque de forma autónoma

El aparcamiento también será conectado

El internet de las cosas está a la orden del día: nuestra casa conectada, el coche conectado… y también el aparcamiento conectado. Bosch reduce la búsqueda de estacionamiento gracias a sensores especiales de ocupación en plazas de aparcamiento o parkings que detectan e informan sobre su disponibilidad; y a través de los propios sensores de ultrasonidos en los coches que buscan aparcamiento en las calles y los conectan con la ‘nube’.

Para que esto sea una realidad Bosch tiene previsto introducir antes de 2020 la gestión activa de las plazas de aparcamiento. Para eso se utilizan sensores especiales de ocupación instalados en el pavimento que indican si una plaza está libre u ocupada: tienen el tamaño de un CD con una altura de 3 centímetros, no tienen cables y funcionan con baterías que duran 7 años. La información facilitada por estos sensores se transmite de forma inalámbrica a un servidor y los datos se incorporan a un mapa digital en tiempo real.

Automated Valet Parking de Bosch. Aparcamiento automatizado
Con el sistema Valet Parking de Bosch, el conductor deja su vehículo en la entrada de un parking y él solo busca plaza y aparca

También antes de 2020 se introducirá el ‘Automated valet parking’, que permite que el vehículo aparque solo: el conductor simplemente deja su vehículo en la entrada de un parking y mediante una aplicación para smartphone le ordena buscar una plaza para aparcar o regresar al punto de entrega. Para que este sistema funcione la infraestructura del parking deberá ser inteligente, disponer de sensores a bordo de los vehículos y conectividad. Bosch también se está encargando de desarrollar esta infraestructura.

Para el aparcamiento en la calle Bosch está desarrollando el aparcamiento basado en la comunidad. Utilizando sensores de ultrasonidos del sistema de ayuda al aparcamiento, los coches identifican y miden los huecos entre los coches aparcados según circulan junto a ellos; la información registrada se transmite a través de la unidad de control de conectividad a la nube de Bosch donde se genera un mapa digitalizado de las calles al que tienen acceso los conductores. Cuando más coches participen en el sistema, más detallado y actualizado será el mapa. Bosch espera lanzar este sistema al mercado para todos los conductores en 2018 a más tardar.

El aparcamiento basado en la comunidad podría ser una realidad en 2018.
El aparcamiento basado en la comunidad podría ser una realidad en 2018.

Seguro que tras leer todo esto te estarás preguntando: y cuando el coche aparque solo y sufra una colisión ¿de quién será la responsabilidad? Desde Bosch nos dicen que están trabajando en una caja negra para detectar si la colisión se ha debido a un fallo del sistema o no.

¿Y todos estos sistemas se podrán llevar al mercado de la postventa para su montaje posterior? El fabricante dice que sería posible pero que sería muy costoso y no es rentable.

En Madrid se fabrican los sensores de Bosch

La fábrica de Bosch en Madrid -comprada a FEMSA en 1978- es la planta líder en fabricación de sensores de aceleración para sistemas de airbag, que también se fabrican en China y México y líder para centralitas de aparcamiento. En esta fábrica se fabrican al día 200.000 sensores de seguridad pasiva, 75.000 sensores de aparcamiento y 2.000 centralitas (ECUs) para diferentes aplicaciones.

Fábrica de sensores de Bosch en Madrid
La fábrica de sensores de Bosch en Madrid ocupa una superficie de 63.400 m2

Para que nos hagamos una idea de su capacidad de producción, cada 3,5 segundos sale un sensor de la línea de producción, mientras que fabricar uno se tarda una hora aproxidamente -la mayoría del tiempo está dentro de un horno- con un coste de tres euros.

Tras una inversión de 30 millones de euros en nuevas tecnologías durante 2015 y 2016, la planta de Bosch está preparada para iniciar la producción de la sexta generación de sensores ultrasonidos en 2017 con la previsión de que lleguen al mercado en 2018. Esta nueva generación podrá detectar obstáculos a una distancia de 6,5 metros, en lugar de los 5,5 metros actuales. La fábrica está situada en la calle de Hermanos García Noblejas.

También te puede interesar:

 

Sobre Sara Soria

Informadora por instinto, reina de la escritura, perfeccionista y gran profesional del periodismo del motor que sorprende por su valentía a pesar de su aspecto de niña buena. Pone un toque femenino en la web, orden en la redacción y una visión más racional del mundo del automóvil. Jurado del Women's World Car Of The Year.

Mira también...

Pantomima Full, Peugeot y ADAS

Ironía y humor para concienciar sobre los sistemas de ayuda a la conducción

¿Sabías que los sistemas de ayuda a la conducción podrían evitar 51.000 accidentes en España? Estos vídeos del dúo cómico Pantomima Full te harán pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *